golden arrowMINERA ALUMBRERAMinetech encabezado
Milicic ENCABEZADOAGGREKO ENCABEZADO MP
CERRO VANGUARDIAGSB CABECERA ROTATIVOWEG
MINERA ANDINA DEL SOL ENCABEZADOKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
PWC LOGOSALES DE JUJUY ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
Costanera ENCABEZADOAUSTIN POWDER ENCABEZADOERAMET CABECERA
AOMANEWMONT COVID
ZONDA encabezadoSECCO ENCABEZADOHOMERO & CIA ENCABEZADO
LIEX ENCABEZADOHIDROAR ENCABEZADOPRELAST
SECURITAS ENCABEZADOYAMANA GOLDEPIROC ENCABEZADO
BERTOTTO ENCABEZADOFERMA ENCABEZADOHOMERO DEL SUR ENCABEZADO
SANDVIKMETSO CABECERALakeland ENCABEZADO
PAN AMERICAN ENERGY (JUNIO) CABECERAOMBU ENCABEXZADOLIEBHERR ENCABEZADO
PIPE GROUP ENCABEZADINFA ENCABEZADOGrupo AVG
MINERA SANTA CRUZEXAR ENCABEZADOPAN AMERICAN SILVER
VIALES SANTA FE ENCABEZADO MININGMurchison ENCABEZADOOROCOBRE
ACTUALIDAD
Virus: 70% de petroleros de Mendoza at home
ENERNEWS/Los Andes

Cada equipo que vuelva a la normalidad implicará la vuelta al trabajo de ocho personas de forma directa, pero también de decenas de trabajadores de forma indirecta

19/08/2020

El 70% de los trabajadores del sector petrolero de Mendoza se encuentran aun inactivos, pese a la reanudación de la producción en gran parte de los pozos de la provincia. Así lo confirmaron desde el Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Cuyo, desde donde detallaron que son 1.100 los agremiados que han podido volver a sus actividades y 2.400 los que permanecen en su domicilio.

Esta situación condujo a la firma de un acta de entendimiento entre YPF y el sindicato de los petroleros, que contempla una reactivación progresiva de los equipos de pulling y workover (mantenimiento de los pozos). “Se irán poniendo en marcha los equipos de a poco en un plazo de seis meses. Este martes se reactivó un equipo de Aesa y a lo largo de la semana se reanudarán uno de Clear, uno de San Antonio y uno de Emepa”, explicó David Castro, titular del sindicato.

Cada equipo que vuelva a la normalidad implicará la vuelta al trabajo de ocho personas de forma directa, pero también de decenas de trabajadores de forma indirecta. “El derrame que genera cada pozo es muy importante. Con los trabajos de pulling y workover se mueven muchos sectores de la construcción y el transporte”, aseguró.

A media máquina

La cantidad de empleados activos es una clara demostración del nivel de actividad con el que está trabajando el sector petrolero de Mendoza. De acuerdo a Emilio Guiñazú, Subsecretario de Energía y Minería de la Provincia, recién a fin de año la actividad petrolera local estará trabajando a un 50% de su capacidad normal, lo que significa que hoy está realmente muy lejos de tener un movimiento siquiera cercano al que tenía antes de la pandemia. “Algunas operadoras están vaciando sus stocks, porque tenían sus tanques llenos y pronto volverán a la actividad, pero por ahora el ritmo es lento. Las empresas están financieramente estresadas y todas las inversiones que no se están haciendo ahora se va a tener que hacer más adelante”, apuntó.

“Debemos estar con un 70% de los pozos de extracción trabajando (de un total de 8.000). Muchos son son de YPF y nunca pararon. El problema es con los pozos de las otras operadoras. Algunas arrancan rápido y otros no, porque requieren mover un equipo de pulling o algo”, agregó.

Por otro lado, Guiñazú indicó que todo los equipos de perforación de Argentina están parados. “No se están haciendo pozos nuevos, solo se está avanzando con los mantenimientos. Hay muchos yacimientos que, después del parate, están comenzado a trabajar con mantenimiento (pulling y workover)”, remarcó.

Por lo pronto, los números no acompañan demasiado. Según el Ministerio de Energía de la Nación, en los primeros seis meses del año la producción de crudo en Mendoza se contrajo 14,6% en relación al año pasado. En gran parte, eso se explica por la pandemia, ya que en los meses de abril, mayo y junio las caídas fueron siempre superiores al 20%, pero también es justo aclarar que aun antes del inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio, los resultados eran alarmantes. En el parcial de marzo, ya se podía observar que el nivel de producción del sector petrolero local era el más bajo desde que se tiene registro (1999). Luego, por razones evidentes, la situación empeoró.

Desde el inicio de la cuarentena, el ya alicaído nivel de producción comenzó a ser excesivo para el nivel de consumo. Las ventas de combustibles por parte de las estaciones de servicio se desplomaron y tanto las naftas como el gasoil empezaron a “rebalsar” los tanques de la destilería.

En consecuencia, en ese momento YPF dejó de comprar crudo a operadores independientes y se limitó a trabajar con producción propia. Recién cuando la flexibilización de las medidas restrictivas se hizo más evidentes la destilería pudo retomar un ritmo de trabajo más parecido al normal y luego de varias semanas de negociaciones, en las que también intervino el Gobierno Provincial, YPF retomó las compras de crudo a terceros.

Ese fue el primer paso claro a la reactivación de la actividad, pero como lo indicaron desde el Gobierno y desde el Sindicato, aún falta mucho camino por recorrer.

Escenario incierto

Como en toda actividad económica, hay múltiples variables que inciden en el sector petrolero. Emilio Guiñazú, repasó algunos de los aspectos más importantes de cara al futuro. “Una buena noticia, es que hoy parece que no hay decisión de volver para atrás en términos de cierres económicos, lo que permite tener buenas perspectivas en cuanto al consumo”, indicó. Esto podría incluir, por ejemplo, la vuelta de los vuelos de cabotaje, una actividad que regularmente demanda mucho combustible diario en Mendoza, sobre todo después del mejoramiento del Aeropuerto El Plumerillo y la llegada de nuevos competidores al mercado.

También parece estar ayudando la evolución del precio internacional del barril de crudo, que luego de cotizar a valores muy bajos, por momentos negativos, hoy cotiza cerca de los U$S45 (barril Brent). Esto, explicó el funcionario, alienta a la producción.

“Como contraparte, el congelamiento de los precios de los combustibles desalienta y genera estrés entre refinadoras y operadoras petroleras”, señaló Emilio Guiñazú. “Cuando el barril cotizaba a U$S65 y el dólar se encontraba a U$S60, había margen para negociar. Hoy el dólar oficial está a U$S75 y si bien el barril está a un valor más bajo, el litro de nafta sigue valiendo lo mismo. Eso resta rentabilidad a las empresas”, explicó el Subsecretario de Energía y Minería.

“De todas formas, es cierto que tampoco han aumentado los salarios. Además, vemos una demanda mayor, y la refinadora ya ha cerrado acuerdos con casi todas las operadoras. Hay un reinicio, que está lejos de ser normal, pero al menos la actividad ya no está cayendo”, concluyó.

Mendoza atrapada entre las regalías y el precio del barril “criollo”

En mayo pasado, el Gobierno Nacional estableció la vuelta del “barril criollo” a un valor de U$S45, con el fin de sostener el nivel de la actividad petrolera en todo el país. Esto quiere decir que las empresas productores de petróleo que operan en el país pueden cobrar el barril de crudo a un valor de U$S45, en vez de hacerlo al precio que cotiza en el mercado internacional.

Cuando la Nación tomó la decisión, el Brent cotizaba en torno a los U$S25, lo que golpeó con dureza a muchas grandes petroleras a nivel mundial, incluyendo a las que se desempeñan en suelo mendocino. El barril criollo, entonces, tenía la función de darle un incentivo a las empresas para que el nivel de productividad se mantenga.

Ese escenario también le convenía al Gobierno de Mendoza, dado que el cobro de regalías por la extracción de crudo no solo demanda del volumen, sino también del valor al que se venda ese petróleo. Cuando el barril a U$S45 comenzó a regir, se estimó que Mendoza recibiría $2.000 millones en regalías a lo largo del año, revirtiendo así la tendencia negativa que se registró en los primeros cinco meses del año, cuando la recaudación por ese concepto se desplomó un 24,6%, de acuerdo a los datos publicados por la Dirección de Regalías de la Provincia.

Este mecanismo funcionó desde mayo hasta hoy, aunque la realidad es que actualmente el barril de crudo internacional prácticamente igual al barril criollo. De todas formas, a diferencia de lo ocurrido en otras oportunidades, esto no sería un problema. El Subsecretario de Energía de Mendoza, Emilio Guiñazú, recordó que existe un “mecanismo de salida” para el barril local. “Si por diez días el precio internacional es igual o mayor al del barril criollo, este último se desactiva”, apuntó.

Dicho de otra forma, las petroleras pueden trabajar sabiendo que no cobrarán menos de U$S45 por barril y si el valor internacional sube, podrán seguir esa cotización. Claro está, que si eso ocurre seguirá aumento la presión sobre el valor de los combustibles en bocas de expendio.


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews