golden arrowMINERA ALUMBRERAMinetech encabezado
Milicic ENCABEZADOAGGREKO ENCABEZADO MP
CERRO VANGUARDIAWEG
BERTOTTO ENCABEZADOMINERA ANDINA DEL SOL ENCABEZADOKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
PWC LOGOSALES DE JUJUY ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
Induser ENCABEZADOCostanera ENCABEZADOERAMET CABECERA
AOMANEWMONT COVID
SECCO ENCABEZADOHOMERO & CIA ENCABEZADO
LIEX ENCABEZADOHIDROAR ENCABEZADOPRELAST
CONOSUR ENCABEZADOYAMANA GOLDEPIROC ENCABEZADO
PIRCA SAFETY ENCABEZADOFERMA ENCABEZADOHOMERO DEL SUR ENCABEZADO
SANDVIKMETSO CABECERALakeland ENCABEZADO
PAN AMERICAN ENERGY (CABECERALIEBHERR ENCABEZADO
Grupo AVGPIPE GROUP ENCABEZADINFA ENCABEZADO
MINERA SANTA CRUZEXAR ENCABEZADOPAN AMERICAN SILVER
VIALES SANTA FE ENCABEZADO MININGMurchison ENCABEZADOOROCOBRE
ESCENARIO
Washington Post: ¿Ricos deben pagar pandemia? El ejemplo de Argentina y otros países
WASHINGTON POST/MINING PRESS/ENERNEWS

Argentina adoptó un impuesto único exigiendo hasta el 3,5% del patrimonio neto total de los ciudadanos que poseen al menos US$ 3,4 millones en activos

21/02/2021

DIEGO LAJE Y ANTHONY FAIOLA

En su finca de la época colonial en el centro de Argentina, Gabriel De Raedemaeker (foto) dice que ya está calculando qué partes de su finca podría necesitar vender. No es que las cosechas hayan fallado o que los precios de las materias primas estén bajando. Es el nuevo impuesto a la riqueza del gobierno.

“El estado me está empujando al límite”, dijo De Raedemaeker, de 54 años, quien enfrenta un aumento de impuestos del 70 por ciento bajo el nuevo impuesto de la era de la pandemia de esta nación a los ciudadanos con más de $ 3.4 millones en activos.

Por lo menos ya en la década de 1940, cuando Eva “Evita” Perón pronunció discursos ardientes desde el balcón a sus “masas sin camisa”, el conflicto de clases persiste justo debajo de la superficie de este estado sudamericano crónicamente endeudado. Para salir de un enorme agujero fiscal agravado por la pandemia, Argentina está emitiendo un llamado de atención que ahora resuena en todo el mundo: haga que los ricos paguen.

Resultado de imagen para , Gabriel De Raedemaeker

Las naciones se han vuelto hacia los ricos desde hace mucho tiempo en tiempos de gran crisis. Después de la Primera y Segunda Guerra Mundial, las naciones europeas y Japón adoptaron impuestos únicos sobre el patrimonio para financiar la reconstrucción. Más recientemente, Irlanda e Islandia utilizaron esos impuestos para ayudar a recargar las arcas del Estado después de la crisis financiera mundial.

Entonces, ¿por qué no, argumentan los defensores, imponer el costo de la épica recesión global causada por la pandemia a quienes más pueden pagarla?

De hecho, los primeros datos sugieren que las recesiones impulsadas por una pandemia parecen estar empeorando la desigualdad. Las tasas de pobreza han aumentado, especialmente entre las trabajadoras más jóvenes, menos calificadas y las mujeres, mientras que los ricos disfrutan de los crecientes mercados de valores y el aumento del valor de las propiedades. Solo tomó nueve meses para que las fortunas de las 1.000 personas más ricas del mundo volvieran a los niveles anteriores a la pandemia, según el grupo de lucha contra la pobreza Oxfam International.

Ese resultado desequilibrado está aumentando los pedidos de un impuesto Robin Hood.

Argentina, agobiada por una deuda paralizante agravada por la pandemia, adoptó un impuesto especial único a los ricos en diciembre, exigiendo hasta el 3,5 por ciento del patrimonio neto total de los ciudadanos que poseen al menos 3,4 millones de dólares en activos. También en diciembre, Bolivia en apuros aprobó un impuesto sobre el patrimonio a más largo plazo que afecta a cualquiera con más de 4,3 millones de dólares. Marruecos este año va a imponer una “contribución solidaria” a las empresas y los ciudadanos ricos.

 
 

Con Gran Bretaña enfrentando su mayor déficit presupuestario registrado, una Comisión de Impuesto sobre el Patrimonio independiente recomendó un impuesto único que podría afectar a personas con tan solo 250,000 libras - $ 346,000. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, no ha apoyado un impuesto específico sobre los ricos, pero ha ordenado a su ministro de Finanzas que "identifique formas adicionales de gravar la desigualdad extrema de riqueza".

En Estados Unidos, el debate sobre el impuesto sobre el patrimonio se desvaneció con las candidaturas presidenciales de los senadores Elizabeth Warren (D-Mass.) Y Bernie Sanders (I-Vt.). Pero sigue vivo a nivel estatal en California y el estado de Washington, donde los legisladores han propuesto un impuesto multimillonario que recaería en gran medida sobre los cuatro residentes más ricos, incluidos Bill Gates y el propietario del Washington Post, Jeff Bezos.

Susana Ruiz, jefa de política fiscal de Oxfam, ve que el concepto se está extendiendo.

 
 

“Los muy ricos ya han podido recuperarse financieramente de la pandemia y, en el futuro, se verá una recuperación económica moviéndose a dos velocidades para los ricos y para todos los demás”, dijo. "Así que sí, verás que muchos países analizan la idea de un impuesto sobre el patrimonio este año".

 

Eso ya está sucediendo en partes de América Latina, una de las regiones económicamente más desiguales del mundo, que ahora sufre la peor recesión del planeta. Los políticos de varias naciones, incluidos Chile y Perú, han estado flotando impuestos sobre el patrimonio.

En Bolivia, el país más pobre de América del Sur ha ido más allá de lo que se puede hablar, adoptando un impuesto sobre el patrimonio permanente en diciembre. “El impuesto afectará a solo 152 personas”, tuiteó el presidente socialista Luis Arce. “El beneficio llegará a miles de familias bolivianas”.

 

Sin embargo, en Bolivia, como en otras naciones donde se están considerando impuestos a la riqueza, los opositores están denunciando la guerra de clases, acusando a la izquierda política de usar la pandemia como excusa para impulsar políticas “demagógicas”.

 

“La ley no tendrá ningún impacto en [la capacidad del estado para combatir] la crisis del covid”, dijo el legislador opositor boliviano Miguel Roca. “Es parte de su narrativa de pretender ser un buen gobierno que va a quitarle a los ricos y dárselo a los pobres”.

Los analistas dicen que es probable que la pandemia agregue impulso a los pedidos de sistemas tributarios que aborden las brechas extremas entre ricos y pobres. Pero los impuestos sobre el patrimonio son notoriamente difíciles de hacer bien y tienen un historial de efectos secundarios profundamente negativos que pueden socavar seriamente su intención.

 

En Francia, por ejemplo, se culpó a un impuesto sobre el patrimonio de larga data, derogado en 2018, por un aumento en la evasión fiscal y la huida de miles de los ciudadanos más ricos del país.

"Puede conducir a la salida de la riqueza, lo que no beneficia a ningún país", dijo Jean Pisani-Ferry, investigador principal del Peterson Institute, con sede en Washington.

Hace una década, 12 de los países más desarrollados del mundo tenían impuestos sobre el patrimonio en los libros. El número ha bajado a tres: Noruega, España y Suiza. Particularmente complicados son los impuestos diseñados para capturar un porcentaje de los activos, en oposición a los ingresos, como el gravamen único en Argentina.

 

La razón: incluso los muy ricos podrían no tener suficiente dinero en efectivo a mano para pagar una gran factura de impuestos inesperada.

 

"Tienes desafíos intrínsecos con los impuestos sobre el patrimonio", dijo Pascal Saint-Amans, director de política fiscal de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. “Puede gravar a Bezos con mil millones de dólares, pero ¿siempre tendrá mil millones de dólares listos para pagar en efectivo? ¿Qué tendría que vender? Se trata de la liquidez de los activos ".

 

Argentina está recurriendo a sus ciudadanos más ricos después de haber perdido la fe de los inversores extranjeros y con pocos otros medios para tapar los agujeros financieros. El país ha resistido colapsos financieros periódicos e impagos de deuda durante varias décadas; entró en la pandemia con la necesidad de reestructurar $ 65 mil millones de deuda privada que ya no podía pagar.

La pandemia empeoró las cosas: el PIB se desplomó un 11,8 por ciento el año pasado. El peso se desplomó cuando los temerosos argentinos acumularon dólares estadounidenses y el gobierno, como tantas veces lo ha hecho en el pasado, recurrió a la imprenta para llegar a fin de mes. Ahora Argentina busca otro gran rescate del FMI, uno que seguramente vendrá con la condición de que el país instituya recortes de gastos.

 
 

La tasa de pobreza aumentó del 35,4 por ciento en el primer semestre de 2019 al 40,9 por ciento durante el mismo período en 2020. En los últimos meses, Walmart, Latam Airlines, Uber Eats, Norwegian Airlines y Nike han reducido sus operaciones en Argentina o abandonado el país.

Los comedores populares están llenos de recién llegados de la clase media. En un refugio en Buenos Aires, una tarde reciente, un físico jubilado de 74 años dijo que había venido a buscar comida porque no podía mantenerse con su pequeña pensión en medio de una inflación vertiginosa, proyectada para alcanzar el 50 por ciento este año. Ha sufrido retrasos crónicos en su tratamiento contra el cáncer, dijo, ya que los limitados recursos de salud estatales se desviaron a la lucha contra el Covid-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus .

“Mi vida se acabó”, dijo el hombre, que se negó a dar su nombre. "¿Lo entiendes?"

 
 

El gobierno ha logrado evitar un aumento más amplio de la pobreza durante la pandemia adoptando programas sociales y ofreciendo donaciones en efectivo. Los funcionarios dicen que el impuesto sobre el patrimonio es necesario para ayudar a compensar ese gasto. Proyectan que el impuesto único recaudará $ 3.5 mil millones de aproximadamente 12,000 personas.

“Estamos hablando del 0,02 por ciento de la población”, dijo Carlos Heller, miembro de la Cámara de Diputados de Buenos Aires que copatrocinó el proyecto de ley. “Es una pequeña contribución que estamos pidiendo a los argentinos más ricos”.

 

Los argentinos más ricos, sin embargo, son conocidos por ocultar su riqueza en el exterior, invirtiendo en lujosos condominios en Miami o casas de playa uruguayas para mantener sus activos fuera de los libros nacionales. Un grupo al que le cuesta mucho más hacer eso: los ruralistas, agricultores acomodados.

De Raedemaeker y otros propietarios de agronegocios argentinos ven el impuesto como la última batalla en la guerra de clases entre el partido populista peronista del presidente Alberto Fernández y los agricultores rurales ricos que una vez impulsaron el ascenso de Argentina para convertirse en una de las naciones más ricas del mundo. A principios del siglo XX, se decía, los granjeros argentinos llevaban sus vacas con ellos en viajes familiares a Europa, para que sus hijos pudieran beber la leche familiar.

 

Argentina se derrumbó de su lugar en la cima de la cadena de riqueza global hace mucho tiempo, en una sucesión de crisis económicas, dictaduras y contundentes batallas políticas entre los ruralistas y los peronistas. En 2006, cuando el peronista Néstor Kirchner era presidente, las exportaciones de carne fueron prohibidas temporalmente para reducir los precios internos de la carne y ganarse el favor de los votantes urbanos.

Entonces De Raedemaeker perdió un paquete, dijo. Ahora, de un plumazo en diciembre, el gobierno peronista ha aumentado su carga tributaria al equivalente de $ 192.000, frente a los $ 113.000.

Como muchos ruralistas, De Raedemaeker es rico en tierras; cultiva trigo y soja en 1.700 acres en la provincia de Córdoba, en la fértil Pampa occidental. Pero dice que no tiene el flujo de efectivo para absorber un aumento tan repentino y que podría necesitar vender un tractor para cubrir el costo.

“Este intento de construir la igualdad nos aplana a todos”, dijo. "En lugar de recompensar el mérito, el trabajo arduo y el estudio, simplemente quieren que las personas dependan del estado".


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews