golden arrowMINERA ALUMBRERAMinetech encabezado
Milicic ENCABEZADOAGGREKO ENCABEZADO MP
CERRO VANGUARDIAGSB CABECERA ROTATIVOWEG
MINERA ANDINA DEL SOL ENCABEZADOKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
PWC LOGOSALES DE JUJUY ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
Costanera ENCABEZADOAUSTIN POWDER ENCABEZADOERAMET CABECERA
NEWMONT COVID
ZONDA encabezadoSECCO ENCABEZADOHOMERO & CIA ENCABEZADO
LIEX ENCABEZADOHIDROAR ENCABEZADOPRELAST
SECURITAS ENCABEZADOYAMANA GOLDEPIROC ENCABEZADO
BERTOTTO ENCABEZADOFERMA ENCABEZADOHOMERO DEL SUR ENCABEZADO
SANDVIKMETSO CABECERALakeland ENCABEZADO
PAN AMERICAN ENERGY (JUNIO) CABECERAOMBU ENCABEXZADOLIEBHERR ENCABEZADO
PIPE GROUP ENCABEZADINFA ENCABEZADOGrupo AVG
MINERA SANTA CRUZEXAR ENCABEZADOPAN AMERICAN SILVER
AOMAMurchison ENCABEZADOOROCOBRE
DÍA DE LA MINERÍA
(Escribe Bosque): "Mining Surf", o EL 7-M en la Ola K
07/05/2015
MINING PRESS

(Por Daniel Bosque*)  Interesante el panel de la víspera sobre Minería y Elecciones en ARMINERA 2015.  Alejandro Catterberg, de Poliarquía, logró atrapar toda la atención con sus conclusiones y gráficos.  Ha crecido la confianza en la economía de los argentinos y la imagen positiva del elenco gobernante, sostuvo. Lo cual se traduce, de cara a las PASO y elecciones que vienen, en el dato clave. El analista de opinión pública cree que la polarización Daniel Scioli- Mauricio Macri se instaló definitivamente y que la gran pregunta es hacia donde irán los votos del alicaído Sergio Massa en todas las instancias y jurisdicciones. Que la palanca del comicio nacional está en manos de un 15-20% de electorado de perfil medio e independiente, no muy politizado.

Otro resorte importante es la cuasi mitad de la población que recibe subsidios, pensiones o planes varios del Estado, que al igual que ocurrió recientemente en Brasil concurrirá a las urnas condicionado por ese esquema.

Daniel Montamat presentó en la feria la sinopsis de su libro “Minería y Desarrollo” y levantó el ánimo largoplacista de la audiencia: el potencial minero argentino tiene mucho para dar y será muy difícil para el gobierno que venga ignorar lo que puede dar el sector en divisas, desarrollo, aporte fiscal o empleo. A pedido de Martín Dedeu, el presidente de CAEM, trazó un paralelo de debilidades y fortalezas entre el oil&gas y la minería: por encima de sus singularidades, los emparenta sus notables posibilidades y la necesidad de políticas propicias, macroeconómicas y sectoriales.

El que sorprendió un tanto fue Hugo Nielson, a quien Scioli validó el día anterior en San Juan como su referente en la cuestión minera. El ingeniero sanjuanino desplegó su decálogo de premisas para que el país pueda avanzar con fuerza en la radicación de capitales que necesita la industria. Lo llamativo es que unas cuantas de estas premisas conllevan modificaciones sustanciales al rumbo gubernamental del Frente para la Victoria, a través de su actual intérprete, Jorge Mayoral.

El balance de la minería bajo el gobierno K reconoce avances y lamentables retrocesos.

Precisamente, el crónico funcionario, produjo ayer un acto fuera de programa con su adicta Cámara Argentina de Servicios Mineros (CASEMI), sector Julio A. Roca, con un acto testimonial sobre la Sustitución de Importaciones en el cual diversos proveedores agradecieron el paraguas de compre local desplegado para poder venderle a las mineras.

 

 

El cierre de acuerdos varios entre el sciolismo ex naranja y el FPV-La Cámpora sigue dando que hablar. En los pasillos de la exposición minera se comentaba el capítulo de Julio De Vido- Roberto Baratta, con la conjetura de que alguno de los dos podría seguir al frente del ministerio de Planificación e Infraestructura. ¿Con Nielson? ¿Con Mayoral? ¿Con quién?. Los mineros ya votaron y se lo han dicho en la intimidad al bonaerense en más de un café compartido: necesitan cambios de escenarios y de caras, como señales para mostrar a inversores y casas matrices.

En el balance de más de diez años de minería bajo el gobierno K reconocen avances y también lamentables retrocesos. Como lo que ocurrió en Pascua Lama y en Potasio Río Colorado, por ejemplo. “Arminera nos parece una feria relativamente pequeña, pero si no estuviera el 2016 como posibilidad de cambios por delante aquí no habría nadie y  mucho menos hablando de negocios”, decía ayer a Mining Press una altísima fuente empresaria, escudada como viene ocurriendo, en el anonimato minero a prueba de represalias administrativas de las autoridades correspondientes.

Siga quien siga (no será lo mismo) quedan varias cosas por desentrañar, como qué pasará con la renta minera, cuyo acápite hoy aflige a las mineras pero también a las provincias que por imperio de la actual coparticipación poco reciben de la torta. O con las empresas públicas, un diseño muy marketinero para la política, dicen los mineros, pero que con los actuales precios puede complicar al OK a cualquier inversión.

Nielson propuso ayer un nuevo Acuerdo Federal Minero, sobre otras bases, y otro rol para la frizada OFEMI, un ente alumbrado tras el conflicto de la  Ley de Glaciares y Famatina y que rápidamente fue cooptado por el tándem De Vido-Mayoral, para transformarse en una cuasi COFEMIN sin la C y la N. Suele pasar en política, dicen los gobernadores cuando entre ellos critican con la mayor de las durezas al gobierno nacional, el espacio que no ocupas, te lo ocupan. Conociendo el paño, no hay que descartar que la autoridad minera  intente robarle el copyright a Nielson para convocar antes de octubre a un nuevo marco minero, decían ayer varios contertulios en Costa Salguero.

 

 

INVERSIONES, POR FAVOR  

En todo el orbe el dinero para la minería está pero no está. Por los precios, por la FED, por China o por Putin, el capital financiero ha huido del riesgo y elige bien donde situarse. Argentina no tiene los sobrecostos que complican la ecuación agua-energía-minería en Chile. Ni tiene los conflictos sociales que inhiben importantes proyectos de Perú, en una madeja difícil hoy de desenredad.

Pero tiene a Cristina, Axel Kicillof y demás actores del elenco que decidieron priorizar otras cosas y se cargaron la actividad minera. Hace pocos días Bloomberg sumó US$ 5.000 millones de inversiones retenidas a la espera de nuevos vientos políticos en Argentina. “El listado se quedó corto, pero ya con eso bastaría con arrancar”, dice el salteño Ricardo Alonso.

Pocos negocios y mucha política marcan a fuego este año de transición en el cual, por el momento, sólo aparece en el horizonte la posible inauguración de Don Nicolás, el proyecto que los peruanos de IRL dejaron totalmente en manos de Mirgor, el grupo afín al gobierno que tiene una sola meta: inaugurar sí o sí antes de las elecciones, en la última teleconferencia minera de Cristina dirigida a mostrar que aquí también el capital celeste y blanco puede imponerse. El holding fueguino no sabía nada de minería pero acudió a Oscar Vázquez y otros profesionales con experiencia en la actividad para acelerar los plazos de la futura mina de oro de Santa Cruz.

Otros proyectos, como el aurífero salteño Lindero de Mansfield Minerals, en el cual el pope inmobiliario Eduardo Elsztain es hoy el mayor accionista, confían en que 2016 será una posible fecha de inicio si la construcción que demandará un año comienza en el 3T 2015. No está asegurado aún los US$ 200 M  de capital de riesgo. La cifra no parece holgada, el problema es cómo recuperarla si el marco jurídico y la previsiblidad es un tembladeral.

Un monto similar es el que necesitarían los rusos de Solway para marchar adelante con San Jorge y producir cátodos con cobre mendocino en la sanjuanina Calingasta. Ya han advertido que el dinero está pero que también se han fijado plazos para concluir si en la Argentina se puede o no se puede. Son sólo algunos ejemplos de lo que está, pero no está, como decía el mago Horangel.

Termina ARMINERA 2015, con el tradicional almuerzo del Día de la Minería y la última jornada de feria previa al Boca-River. El otro superclásico es el duelo de discursos Dedeu-Mayoral, que el año pasado se salió de madre por los recordados exabruptos de la autoridad minera.

En este 7-M habrá discursos para todos los gustos en el país minero. Los empresarios han decidido surfear las olas K que quedan, guardando el equilibrio y tratando de llegar a la playa con el puño en alto y el pecho henchido. Para eso les sirve el trabajoso trainning de estos años. Una época que recordarán por el resto de sus vidas.

Director Mining Press / Enernews

director@miningpress.com


Vuelva a HOME