golden arrowMINERA ALUMBRERAMinetech encabezado
Milicic ENCABEZADOAGGREKO ENCABEZADO MP
CERRO VANGUARDIAGSB CABECERA ROTATIVOWEG
MINERA ANDINA DEL SOL ENCABEZADOKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
PWC LOGOSALES DE JUJUY ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
Costanera ENCABEZADOAUSTIN POWDER ENCABEZADOERAMET CABECERA
AOMANEWMONT COVID
ZONDA encabezadoSECCO ENCABEZADOHOMERO & CIA ENCABEZADO
LIEX ENCABEZADOHIDROAR ENCABEZADOPRELAST
SECURITAS ENCABEZADOYAMANA GOLDEPIROC ENCABEZADO
BERTOTTO ENCABEZADOFERMA ENCABEZADOHOMERO DEL SUR ENCABEZADO
SANDVIKMETSO CABECERALakeland ENCABEZADO
PAN AMERICAN ENERGY (JUNIO) CABECERAOMBU ENCABEXZADOLIEBHERR ENCABEZADO
PIPE GROUP ENCABEZADINFA ENCABEZADOGrupo AVG
MINERA SANTA CRUZEXAR ENCABEZADOPAN AMERICAN SILVER
VIALES SANTA FE ENCABEZADO MININGMurchison ENCABEZADOOROCOBRE
ACTUALIDAD
Escribe Daniel Bosque: Panama Papers o yo, tú, él, nosotros, vosotros, ellos
04/04/2016
OPINIÓN

YO, TÚ, ÉL, NOSOTROS, VOSOTROS, ELLOS

DANIEL BOSQUE*

Escribe Daniel Bosque: Bienvenido a Insultilandia, póngase cómodo ...

El consorcio de periodistas ICIJ era una sigla que muy pocos conocían. Pero ayer alumbró al mundo un volumen notable de cuentas no declaradas y de sociedades offshore en paraísos fiscales, a partir de invalorables archivos, ahora nada secretos, de un renombrado estudio panameño.

Como en la recién premiada película Spotlight, la pesquisa periodística ha tirado del hilo hasta llegar a una cifra grandilocuente que le amargó el domingo a decenas de miles de pudientes del planeta.

Son los que acudieron a Mossack Fonseca como una garantía de sigilo libre de impuestos. Pero es tiempo de infidelidades copiadas a pendrive de varios gigas.  Cuesta creer que el destape no provenga de la filtración de un desleal del staff del bufete. Tal como ocurrió con el empleado del Deutsche Bank en el caso de la manipulación de los precios de los metales, o en el caso de las famosas cuentas offshore del HSBC.

En cualquier lugar del mundo, la ingeniería para poner dinero a salvo de los fiscos voraces está más que extendida. De una forma tal que pueden acceder empresarios, políticos y gente del show business que no necesariamente habita en las grandes metrópolis.  

El sólo titular de “vea aquí el listado completo” hoy disparara la curiosidad de cualquier lector, porque el morbo humano es así. Y también las pulsaciones de quienes confiaron en asesores jurídicos y contables de que sus ahorros bien o mal habidos estaban a prueba de fiscalizaciones.

Y del escarnio en la prensa,  en caso de descubrirse el fraude. Sus nombres no aparecerían en negritas, por la condena moral de la sociedad de la que hablaba el insigne jurista Hans Kelsen.

Decenas de congresos para estudiar lal lucha contra el lavado los malditos paraísos. Miles de formularios cada vez sofisticados,  cientos de discos duros colapsados de información no son capaces de terminar con una ruta sofisticada de dineros no declarados, que sin embargo van dejando rastros. Panamá papers confirma que el centroamericano es sólo uno de los destinos. Elija el que más le guste.

Este es un lunes negro para unos cuantos ahorristas del mundo. Y para muchos políticos y gobernantes que hoy ensayan comentarios y explicaciones. Algunos, como el premier islandés Sigmundur Gunnlaugsson, quien hubiera necesitado de un buen media coaching para enfrentar ante la prensa la mala noticia.

Se vienen tiempos, de marcada sobre actuación en la política mundial y en diversos países e idiomas se escuchará el mensaje “seremos inflexibles”. Y primeras planas rutilantes sobre el atractivo escándalo, como las que hoy hay en España sobre la familia Messi.

Quienes no son estrellas del fútbol, ni ahijados de la política, obviamente, enfrentarán otro tratamiento de la opinión pública y del fisco de turno.

Por ese sensato temor, hoy hay teléfonos calientes en todos los continentes y recelos de mandar mails que puedan terminar en algún Wikileaks. Además de la hipertensión y adrenalina de los titulares de cuentas y sociedades que hasta ayer permanecían encriptadas.

Es un buen momento para poner una fábrica de colchones.

* Director de Mining Press y EnerNews

 


 

Más escándalo

EL OPERADOR DE MONTESINOS QUE LUCRÓ CON PARAÍSOS FISCALES

OJO PÚBLICO

En la última década, el abogado Mauricio Muñoz-Nájar Bustamante, un ex alto funcionario de la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat) del régimen fujimorista, fue un aliado clave del estudio Mossack Fonseca para abrirle sociedades offshore a sus clientes en el Perú. Después de una sentencia por corrupción y de hacerse colaborador eficaz, el operador de Vladimiro Montesinos en el fisco se reinventó como un consultor en la sombra de empresas importantes para alejarlas de los controles tributarios.

El hombre que se iba a convertir en pieza clave del mayor negociado de empresas de fachada en la historia peruana reciente era entonces un abogado limeño de unos cuarenta años y una mente hábil para sacar provecho de la ley. En el 2003 una funcionaria de Mossack Fonseca, el bufete legal panameño que buscaba socios para abrir este mercado, lo describió como “la persona con mayor conocimiento en Derecho Tributario en el Perú”.

Se llamaba Mauricio Muñóz-Nájar Bustamante y no solo tenía buenos contactos en la elite empresarial limeña, sino que había sido un alto funcionario de la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat). Ambos atributos le permitieron convertirse en asesor de una compleja estructura de elusión a espaldas de la propia Sunat durante una década, según revelan decenas de documentos y correos que Ojo-Publico.com analizó y verificó como parte de una investigación global liderada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés). El antecedente que explicaba su eficacia estaba oculto en su hoja de vida: había sido el operador clave del asesor presidencial Vladimiro Montesinos en el ente tributario a lo largo del decenio fujimorista.  

Los contactos de Mauricio Muñóz-Nájar con el estudio Mossack Fonseca se remontan a enero del 2003, cuando recibió una visita de Mónica de Ycaza, la principal agente del bufete panameño en Lima. Entonces este abogado trabajaba en el Estudio Michelson & Lawyers de Miraflores, cuyo staff estaba formado por ex funcionarios de la Sunat interesados en usar paraísos fiscales para las operaciones tributarias que aconsejaban a sus clientes.

En la bitácora interna que De Ycaza llevaba sobre sus encuentros de trabajo escribió de Muñóz-Nájar: “Es el autor de las leyes vigentes sobre las sociedades offshore en el Perú. Su estudio se está especializando en atender casos de personas y empresas que tienen algún problema tributario. Por sus amplios conocimientos en el tema, tiene bastante demanda y otros bufetes de abogados también acuden en su ayuda”. 

A partir de esa primera reunión concertaron varias citas de trabajo más y establecieron una relación profesional y amical que se prolongó por varios años. De Ycaza llegó a tener tanta confianza en Mauricio Muñóz-Nájar que prestó su nombre para la conformación de una de las sociedades offshore que él y su hermano Edgardo crearon en el 2008 con el fin de triangular las facturas por los servicios que cobraban a sus patrocinados, entre los que figuraron la Pesquera Diamante, el dueño del hotel El Polo y la productora Tafi Producciones, de Frances Crousillat.

Pero, ¿quién era realmente Mauricio Muñóz-Nájar y por qué se convirtió en una pieza importante para las ambiciones del grupo panameño en el Perú? 

EL OPERADOR

Ojo-Publico.com identificó que este abogado no solo fue un alto funcionario de la Sunat en la oscura década del fujimorismo, sino que estuvo al servicio del asesor presidencial Vladimiro Montesinos para el manejo del organismo tributario conforme a sus intereses políticos. Entre los años 1991 y 2000, fue jefe de fedatarios, gerente adscrito a la Intendencia de Principales Contribuyentes Nacionales, gerente de la Unidad de Clausura y Sanción, Intendente Nacional Jurídico y uno de los asesores principales de los superintendentes Adrián Revilla, Jaime Iberico y Jorge Baca Campodónico, todos investigados tras la caída del régimen fujimorista –este último incluso fue extraditado de Argentina en el 2006 y condenado por varios delitos cometidos durante su gestión al frente del fisco–.

En agosto del 2000, Muñóz-Nájar llegó a ser designado Superintendente Nacional Adjunto de la Sunat, pero duró poco tiempo en funciones antes del derrumbe del gobierno. 

Mientras dirigía la Intendencia Nacional Jurídica de la Sunat, en 1997, este abogado fue uno de los artífices del famoso RUC Sensible, un régimen especial creado ese año para que un selecto grupo de funcionarios públicos del Perú se librara de controles tributarios y para que Montesinos pudiera esconder los millones de soles que robó al Estado. En esa época, Muñóz-Nájar realizó frecuentes visitas al Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) para reunirse con el ‘Doc’, como consta en el informe de la comisión del Congreso que investigó los delitos económicos y financieros del régimen fujimorista y en expedientes judiciales de varias salas anticorrupción.

De hecho, el RUC Sensible fue aprobado por su despacho poco después de que se filtrara por primera vez a la prensa la declaración jurada del asesor presidencial de Fujimori, que revelaba un aumento exponencial en sus ingresos, de 25 mil soles al año en 1993 a 200 mil soles mensuales en 1995. En uno de los juicios a Montesinos se determinó que había sido una medida ilícita para ocultar ese desbalance patrimonial.

Por este caso, Mauricio Muñóz-Nájar pudo terminar en la cárcel junto a otros doce altos funcionarios de la Sunat, pero se libró al acogerse a la Ley de Colaboración Eficaz a cambio de beneficios judiciales en el 2001. Gracias a este acuerdo obtuvo una pena reducida de cuatro años de prisión suspendida por delitos contra la administración pública. También quedó inhabilitado para ejercer cargos públicos durante el mismo tiempo de su condena.

Si bien se le cerraron las puertas del Estado, y desapareció durante años del radar público, los Panama Papers revelan hoy que el antiguo operador de Montesinos en la Sunat supo reinventarse y sacar provecho en la actividad privada de toda la información privilegiada a la que accedió gracias a los importantes cargos que ocupó en el ente rector del sistema tributario. Muñoz se convirtió primero en cliente y luego en consultor de Mossack Fonseca para facilitar la elusión de impuestos a sus clientes con la apertura de sociedadesoffshore en Nevada, Estados Unidos. 

 EL ESQUEMA

Los correos y documentos que Mauricio Muñóz-Nájar intercambió con los agentes de Mossack Fonseca en Lima y Panamá evidencian cómo se unieron para generar esquemas tributarios que permitieron a grandes empresas pagar menos impuestos, y que fueron poco rastreables o sospechosos para la Sunat. Una muestra fue la estrategia administrativa y tributaria que Muñóz-Nájar coordinó directamente con el abogado Ramsés Owens, entonces director y socio de Mossack Fonseca en Panamá, para supuestamente librar de la fiscalización de la Sunat a la Pesquera Diamante en relación a su sociedad offshore Amaril Trading LLC, registrada en Las Vegas, Nevada. En el diálogo se asegura que el organismo tributario peruano había empezado a indagar si Pesquera Diamante, una de las diez más grandes del país, declaraba impuestos por las operaciones de su subsidiaria estadounidense. 

El consultor y el directivo pusieron atención especial a dilucidar el caso por sus posibles repercusiones sobre otras compañías en situación similar. “No podemos permitir que la administración tributaria peruana señale este precedente por cuanto, si es aplicable a mi cliente, también implicaría una posición de la Sunat sobre las empresas de Nevada en directo perjuicio de aquellos empresarios que han adquirido empresas de esa jurisdicción”, advirtió Muñóz-Nájar a Owens, vía electrónica, en agosto del 2009.

El abogado panameño Ramsés Owens  y  Mauricio Muñóz Nájar

La solución que escogieron, de acuerdo al largo intercambio de correos, fue conseguir un certificado de un contador de Nevada para afirmar que Amaril Trading LLC tributaba en Las Vegas y no tenía negocios abiertos en Perú que la obligaran a rendir cuentas a la Sunat. 

Dos años antes, el tema de las sociedades de Nevada ya había llamado la atención de Mauricio Muñóz-Nájar y Ramsés Owens ante la posibilidad de que la Sunat notara que una misma persona –Patricia Amunategui, empleada de Mossack Fonseca en Nevada– aparecía como representante legal en los contratos de todas las offshore de sus clientes registradas en este paraíso fiscal.

“Esto es un problema, ya que estos contratos deben ser presentados antes las autoridades en Perú y van a notar que siempre es Patricia quien firma”, escribió la abogada Stella Ortiz, de la oficina de Panamá, en un correo a sus colaboradores en Lima. Mossack Fonseca permitió que el antiguo operador de Montesinos en la Sunat redactara los contratos para sus clientes y tramitara las firmas necesarias de directores de fachada en Panamá y Nevada por correo postal, para evitar la repetición de nombres en los documentos.

De la información filtrada se desprende que Mauricio Muñóz-Nájar usó también una compañía en Paraguay para realizar transferencias de dinero entre empresas de una misma corporación con el único fin de que esta pagara menos impuestos.  

LA SOCIEDAD PROPIA

El negocio de ofrecer asesorías y esquemas tributarios para grandes empresas fue tan bueno que en el 2008 Mauricio Muñóz-Nájar y sus hermanos Edgardo y Gonzalo crearon su propia sociedad a medida para la triangulación de facturas emitidas a sus clientes. El propio director y socio de Mossack Fonseca, Ramsés Owens, los ayudó a diseñar la estructura de Gairns International LLP, con sede en el Reino Unido, que sería la encargada de emitir las facturas por los servicios que daba el estudio Muñóz-Nájar Bustamante y Asociados. Si bien la empresa no estaba registrada en un paraíso fiscal, tenía un perfil de tipo offshore, en que los directores pueden ser otras sociedades de fachada, lo que garantizaba la confidencialidad de los propietarios reales.

 

Muñóz-Nájar tuvo especial cuidado en que su nombre o los de sus hermanos no aparecieran vinculados a la empresa británica: Gairns International LLP fue inscrita con un directorio formado por las sociedades Green Business y Urpi Properties, ambas inscritas en Panamá. Mónica de Ycaza, la agente que originalmente descubrió en Muñóz-Nájar al socio ideal en el Perú, prestó su nombre para representar a una de esas sociedades ficticias. Sin embargo, el abogado y sus hermanos nunca quedaron satisfechos con la compañía y continuamente se quejaban del costo de las tasas anuales para mantenerla activa. Gairns International LLP dejó de operar en junio del 2013.

Como parte de su conversión de operador tributario a consultor en la sombra, en el 2011 Mauricio Muñóz-Nájar, viajó a Panamá para tratar con los directivos de Mossack Fonseca la reorganización de su estudio legal, que el año anterior había cambiado de nombre a Finanzas & Legal Corporativos. El abogado que en los años noventa estuvo detrás de las reformas tributarias y las primeras disposiciones para evitar la elusión mediante paraísos fiscales viajó para descubrir nuevas oportunidades en lugares como Nueva Zelanda, Irlanda y Reino Unido.

Sin embargo, por alguna razón no precisada sus planes no prosperaron. Con el tiempo las comunicaciones con el estudio panameño se redujeron drásticamente, según se establece a partir de la información de Mossack Fonseca filtrada al diario alemán Suddeutche Zeitung y al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación.

Ojo-Publico.com buscó al abogado y antiguo operador de Montesinos en tres de las direcciones fiscales que registró ante la Sunat. En ninguna dieron razón de su paradero.  A pesar de haber gestionado operaciones financieras de empresas muy grandes, ahora figura reportado en Infocorp como un deudor de alto riesgo por un crédito de 37 mil soles impago. El estudio de Muñóz-Najar fue dado de baja en el 2014. En vista de su historia, esto no significa que la suerte le sea esquiva. 


Vuelva a HOME