golden arrowMINERA ALUMBRERAMinetech encabezado
Milicic ENCABEZADOAGGREKO ENCABEZADO MPCINTER ENCABEZADO
AOMAVACAZUR ENCABEZADO
AMINCO ENCABEZADOMINERA ANDINA DEL SOL ENCABEZADOKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
WINDLAND S.A.CONTRERASSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
FORTE INDUSTRIAL ENCABEZADOMetsoCERRO VANGUARDIA
ERAMET CABECERASECCO ENCABEZADONEWMONT GOLDCOPRP
BALDERRAMO ENCABEZADOSERVICIOS VIALES SANTA FEHOMERO & CIA ENCABEZADO
NEOHIDROAR ENCABEZADOInduser ENCABEZADO
COOKINS ENCABEZADOYAMANA GOLDEPIROC ENCABEZADO
HOMERO DEL SUR ENCABEZADOGALAXY RESOURCES ENCABEZADOCostanera ENCABEZADO
AUSTIN POWDER ENCABEZADOEC ASOCIADOS ENCABEZADOLakeland ENCABEZADO
OMBU ENCABEXZADOPan American Energy encabezadoLIEBHERR ENCABEZADO
INFA ENCABEZADOGrupo AVG
MINERA SANTA CRUZEXAR ENCABEZADOPAN AMERICAN SILVER
ssandvikMurchison ENCABEZADOOROCOBRE
ANÁLISIS
Bonelli: Claves del Plan Verano de Alberto (economia, impuestos dolar y viajes)
MINING PRESS/ENERNEWS/Clarín
29/11/2019

MARCELO BONELLI

Marcelo Bonelli

Alberto Fernández completa equipo y prepara un “Plan Verano” para empezar

Hasta ahora no hay “peso pesados” en el futuro gabinete y muchos dicen que ese armado será “solo” de transición. Cristina Kirchner avanzó y objetó al menos a cuatro potenciales ministros.

Alberto Fernández junto a Marco Lavagna, quien manejará el INDEC.

Alberto Fernández hará en las próximas horas un último intento para incorporar a Roberto Lavagna al futuro gabinete. Las conversaciones se van a realizar en el máximo secreto y Alberto pondrá como “fecha tope” el lunes. La intención del presidente electo es incorporar a Lavagna como un “ministro coordinador” de toda el área económica del futuro gobierno. En caso de que Lavagna insista con su reticencia, formalmente se le ofrecerá ser el titular del Consejo Económico y Social.

 
 

Detrás de la última jugada también está la propia Cristina Kirchner, que considera necesario fortalecer el futuro equipo. Alberto y Cristina habrían acordado la movida. Fernández dio un primer paso para “ablandar” al ex –ministro: como adelantó Clarín, nombró a Marco Lavagna​ (su hijo) en el Indec.

 

Roberto Lavagna habló con su equipo esta semana y ratificó lo que dijo en campaña. Admitió en privado los sondeos, pero volvió a decir que no va a aceptar ser jefe del Palacio de Hacienda. Así lo dijo: “ Yo voy a cumplir lo que dije en campaña. No voy a ser ministro”. En cambio el economista no da por cerrada una negociación por el Consejo Económico Social. Lavagna afirmó: “Eso es una propuesta a mediano plazo. Se verá más adelante”. No comparte la forma como el gobierno electo trabaja las propuestas económicas.

El ex ministro tiene buena relación con Alberto, pero no coincide con el diagnóstico de sus equipos técnicos: cree que no han tomado la exacta dimensión de la gravedad de la crisis argentina. En caso de que el último intento no prospere, Fernández tendría decidido que una nueva figura se incorporará a la futura conducción económica. El “tapado” sería Martín Abeles, de estrecha relación con Alberto. Heterodoxo y actual director de la CEPAL en Buenos Aires y con vínculos en Washington, en el bunker de Puerto Madero insisten en que Abeles manejará la jefatura en el área de Finanzas y Hacienda. Fue secretario de Política Económica de Néstor Kirchner e integra el núcleo de poder: es esposo de Cecilia Todesca, la economista que más escucha Alberto.

 

El “ tapado” ya se incorporó al nuevo equipo económico: sería ministro y trabajaría en dupla con Matías Kulfas. También continúan grupos financieros promocionando a Martín Guzmán. Su candidatura perdió fuerza, pero integraría el equipo de Finanzas. En verdad, las últimas propuestas públicas de Fernández en materia de la deuda son ideas contenidas en un paper secreto: lo elaboró Daniel Marx para el presidente electo.

 

Martín Redrado sigue hablando con Alberto. El ex titular del Banco Central considera que las medidas de coyuntura no son adecuadas e insiste con un plan integral de estabilización y crecimiento. Ese ambicioso esquema monetario, fiscal y cambiario rechaza la fórmula exclusiva de acelerar la impresión de billetes y propone un plan estructural: busca un acuerdo de largo plazo con el FMI y elevar la inversión al 21 % del PBI. Pero estas ideas no prosperan -por ahora- en el bunker de Alberto F. La indefinición del futuro ministro le mete ruido a la economía: la ausencia de un nombre concreto y oficial siembra dudas sobre la consistencia de las medidas.

 

Lo mismo pasa con la propia integración del gabinete: hasta ahora no hay “peso pesados” y muchos dicen que será solo de transición. Ese fue este jueves el comentario en la Unión Industrial: Fernández exigió condiciones para inaugurar el encuentro fabril. Ignacio de Mendiguren fue mediador y Daniel Funes de Rioja tuvo que visitar el martes a la noche las oficinas de Puerto Madero: aceptó los pedidos que le trasmitió Santiago Cafiero, entre ellos que Alberto no quería tener contacto directo con el periodismo.

Porque las últimas dos semanas estuvieron llenas de ambigüedad. Ayer, en el “vip” de la conferencia industrial, los empresarios tenían un único tema de conversación: la sobreactuación política de Cristina, para demostrar poder y marcar la cancha política.

 

Entre los banqueros e industriales genera fuerte incertidumbre: que Cristina intente construir un poder político bi-frontal con Alberto. La ex presidenta avanzó y tomó acciones concretas para disputar el poder de la futura Casa Rosada. Primero objetó a, por lo menos, cuatro potenciales ministros: la eventual vuelta de Florencio Randazzo y la nominación del senador Carlos Caserio.

 

Insiste en promocionar a Miguel Galuccio en YPF. Galuccio acaba de asumir como CEO de Vista y su nombramiento sería ahora incompatible éticamente. Pero lo más importante fueron sus señales políticas: controla el Senado con quórum propio y arma una propia liga de gobernadores ultra K, con Axel a la cabeza. La sobreactuación de Cristina dejó heridas políticas: los gobernadores moderados que apoyaron a Alberto no tienen lugar en el gabinete. La interna de poder existe en medio de una economía en el tobogán. Dante Sica se llevará el récord de caída industrial: desde que asumió como ministro la industria no paró de caer y acumula 17 meses de retroceso.

 

Marcos Peña también se retira con un sonoro blooper político: en la campaña declaró varias veces que la gente no iba a votar por la economía. En Olivos, Mauricio Macri evita la autocrítica: tuvo una gran oportunidad política y la desaprovechó terminando la administración en un fracaso. Macri repite que Alberto cometerá errores del pasado: “En dos años nos vuelven a votar”. El Presidente se reuniría en Madrid, el próximo martes, con el Rey de España. Felipe ya avisó que no vendrá a la jura de Alberto F.  

 

La comunicación fue diplomática: adujo cuestiones internas de España. Pero su ausencia sería a causa de las dudas que generan los primeros movimientos internacionales del futuro gobierno. Alberto tiene una obsesión: cómo enfrentar la crisis, y su equipo económico le preparó el “Plan Verano”. La ideóloga de ese paquete es Mercedes Marcó del Pont y participan de su armado Todesca, Kulfas , Miguel Pesce y el “tapado” Martín Abeles. El plan de coyuntura se mantiene en secreto, pero incluye las siguientes medidas:

 

* Aumento fuerte de la emisión monetaria para financiar subas de jubilaciones y salarios. Dicen que tienen un importante margen de emisión, sin que se vaya a precios.

* Mayor cepo al dólar y un impuesto al turismo del 25 al 30 %. Un virtual desdoblamiento. El dólar oficial a fin de año estaría entre los 65 y 70 pesos. Así, el dólar turista estaría entre 84 y los 91 pesos.

* Baja en la tasa de interés para pymes y congelamiento de precios, tarifas y salarios por 180 jornadas.

* Los salarios y jubilaciones más bajas aumentarían un 30%.

* Habrá aumento de impuestos. Las retenciones a un mínimo del 10 % y un tributo especial a las ganancias extraordinarias de los bancos. El impuesto a los bienes personales subirá al 1,5 %. Por ahora no avanzó un impuesto nuevo al blanqueo de capitales.

 

Se trata de un esquema de coyuntura para los próximos meses y por eso se conoce como “Plan Verano”. Apunta a descomprimir el descontento social y a reanimar la economía. Pero tiene limitaciones y la “maquinita” requiere una cosa: pericia en el BCRA para no recalentar aún más la inflación.


Vuelva a HOME