golden arrowMINERA ALUMBRERAMinetech encabezado
Milicic ENCABEZADOAGGREKO ENCABEZADO MP
AOMAVACAZUR ENCABEZADO
MINERA ANDINA DEL SOL ENCABEZADOKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
PWC LOGOSALES DE JUJUY ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
GSB CABECERA ROTATIVOERAMET CABECERACERRO VANGUARDIA
NEWMONT COVID
WEGSECCO ENCABEZADOHOMERO & CIA ENCABEZADO
FERMA ENCABEZADONEOHIDROAR ENCABEZADO
YAMANA GOLDEPIROC ENCABEZADO
HOMERO DEL SUR ENCABEZADOCostanera ENCABEZADO
METSO CABECERAAUSTIN POWDER ENCABEZADOLakeland ENCABEZADO
PAN AMERICAN ENERGY (JUNIO) CABECERAOMBU ENCABEXZADOLIEBHERR ENCABEZADO
INFA ENCABEZADOGrupo AVG
MINERA SANTA CRUZEXAR ENCABEZADOPAN AMERICAN SILVER
ssandvikMurchison ENCABEZADOOROCOBRE
ANÁLISIS
Bonelli: El FMI propone quita del 30% y viene una misión de banqueros
ENERNEWS/MINING PRESS/Clarín

El Fondo sugiere quita del 15 % del capital de la deuda y postergación por tres años pagos de bonos, lo cual sería otra quita del 15%

21/02/2020

Marcelo Bonelli

La Casa Rosada festejó el comunicado del organismo como un gran triunfo. El texto es un aval político. En Washington festejan el ajustazo del 2,4% del PBI, incluyendo la rebanada a los jubilados. También, que no hubo ningún reclamo social.

La quita de la deuda externa que exige el FMI sería del 30 % sobre los bonos de los acreedores privados de Argentina. El Fondo sugiere hacer una quita del 15 % del capital de la deuda y además que se posterguen por tres años los pagos de los bonos.

Este período de gracia representaría (a valor actual ) un recorte de otro 15 %. Así, entre una y otra decisión el descuento total que propicia el FMI sería por lo menos del 30 %. Para Kristalina Georgieva se trataría de la punción mínima para que los bonistas hagan “contribución apreciable” a la Argentina. El número surgió en las negociaciones con la misión que encabezó Julie Kozack. El detalle fino depende del momento de la propuesta: podría subir al 40 %.

La información ya circula en Wall Street y la trasmitió el propio Palacio de Hacienda ayer, en contactos con banqueros extranjeros. Martín Guzmán invitó en la víspera a varios operadores internacionales a sugerir distintas propuestas de acuerdo. Todos los bancos (City, UBS, JP Morgan) trasmitieron una idea concreta: para que la renegociación sea exitosa, Argentina tiene que ofrecer bonos que tengan una paridad de mercado por encima de la actual.

Ahora, la paridad promedio es del 45% y los “lobos” de Wall Street quieren que la propuesta argentina la ubique en 55 o 60 %. Solo así aseguran el éxito del canje.

Se trata de un contragolpe de Wall Street. Dicen tener información confidencial de que el Gobierno y el FMI pactaron en secreto una cuestión central: hacer anuncios y comunicados para bajar ahora el precio de los bonos argentinos en el mercado y así mejorar la posición negociadora de la Casa Rosada. Clarín confirmó que habrá una misión secreta de máximos banqueros la semana próxima en Buenos Aires.

Ayer se enviaron las invitaciones y el encuentro cumbre será entre el jueves y el viernes de la semana próxima. Uno de los coordinadores de la reunión top secret sería el poderoso JP Morgan. Entre el miércoles y el jueves llegarían en sus aviones privados los jefes de los fondos que concentran la mayor parte de la deuda argentina para iniciar las negociaciones.

En la nómina están los encargados de deuda de Greylock, Pimco BlackRock, Fidelity, Templeton y Northem Trust. Estos fondos concentran el 40 % de la deuda argentina. Son decisivos para la suerte de la reprogramación y se verán -por primera vez- cara a cara con el ministro Guzmán. Se los conoce como “El Club de los 40”.

El ministro escucharía, pero hará un primer sondeo de la propuesta de pago de la Argentina. La reunión tiene alto voltaje.

También los “lobos” de Wall Street verán a varios economistas y pidieron una entrevista política: con Sergio Massa. No se sabe si verán a Alberto Fernández.

El Gobierno quiere acelerar la negociación. El cronograma -grave error fue establecerlo- ya no se va a cumplir. Hubo muchas desprolijidades y hechos insólitos. Guzmán abrió un concurso para elegir el banco asesor de la negociación. Cuatro días antes del día fijado para la elección, no habían girado las invitaciones y condiciones para participar de la licitación que cerró ayer.

Al final, y con descuidos, se enviaron las bases del concurso recién a la “medianoche” del ultimo sábado. En el mercado se insiste en que hay un fuerte -y poco ético - lobby del presidente Emanuel Macron a favor del banco Rothschild, del cual fue socio. Igual, la Casa Rosada esta urgida por una cuestión: el cronograma de vencimientos es muy pesado a partir del otoño. El 7 de mayo vencen 1.400 millones de dólares imposibles de cancelar.

La Casa Rosada festejó el comunicado del FMI como un gran triunfo. Alberto F. felicitó a Guzmán. El texto es un aval político a la Argentina. Fernández desde el inicio priorizó la sociedad con el FMI y el documento ratifica ese acuerdo político -no técnico, ni de programa- con el Fondo. Pero el texto del comunicado no es una adecuación del organismo a la posición argentina, como el relato oficial pretende instalar y capitalizar políticamente.

El Fondo Monetario -y Clarín ya lo anticipó hace tiempo- siempre quiso y exigió que los bonistas sean los que hagan una fuerte quita al pago de la deuda argentina. Lo dijeron antes que asuma Alberto.

Kristalina - y la doctrina del FMI desde hace más de 30 años - exige que los fondos de inversión hagan una “contribución apreciable” para compensar las millonarias ganancias que acumularon con la bicicleta de la Argentina. Se trata de asumir el “riesgo moral” de especular con un país que otorgaba suculentas e impagables ganancias.

El comunicado también es un golpazo al frente interno del FMI. Tiene como destinatarios a los responsables de la mega-ayuda a Mauricio Macri: David Lipton, ya desplazado de la vicepresidencia, Alejandro Werner y Roberto Cardarelli. Werner fue excluido de la misión que vino a Buenos Aires y reemplazado por su segunda.

El trío instrumentó la orden del Tesoro de Estados Unidos para apoyar la reelección de Macri. La purga interna la impulsan los directores europeos del organismo.

La lectura “superficial” del texto también eludió dos cuestiones centrales. Al admitir el FMI - algo obvio porque estamos en virtual default- que la deuda “no es sostenible” , también advierte otra cuestión: que la Argentina continúa con un desequilibrio fiscal que debe corregir hacia el futuro y que le impide pagar la deuda. Ademas dice que la Casa Rosada deberá “hacer esfuerzos adicionales” para bajar la inflación.

Uno y otro párrafo están unidos y traducidos dicen los siguiente: que el país debería hacer más ajustes si quiere cerrar en forma tradicional con el FMI.

En Washington ponderan el ajustazo que ya aplicó la Casa Rosada en diciembre. Fue mayúsculo: del 2,4 % del PBI, incluyendo la rebanada a los jubilados.

Tambien festejan que el recorte no generó ningún reclamo social. Ponderan la capacidad de Fernández y del peronismo para adormecer la protesta.

En ninguna parte del texto el FMI admite que se este negociando un acuerdo. No se menciona. En los “paper” de Wall Street se especula que el FMI otorgará un aval político a la reestructuración, pero que no va a incluir – por ahora- un acuerdo tradicional y concreto.

Sostienen que ni a Kristalina, ni a Alberto les conviene plasmar el apoyo en un difícil programa. Eso obligaría a fuertes discusiones. Además, este año no hay vencimientos de la deuda con el FMI y se abre una ventana de tiempo hasta diciembre.

Al máximo nivel de gobierno se afirma que ese acuerdo, solo avanzará una vez que se haya cerrado la negociación con los bonistas en el otoño.

El diálogo entre Kristalina y Alberto es fecundo y ambos definirían el momento. También los dos -por ejemplo- acordaron como iban a manejar las críticas públicas. Así se lo pidió la jefa del FMI: “Alberto, tenés libertad de criticar al Fondo, pero yo te pido una cosa: que siempre antes me avises”.

Guzmán tendría otro criterio. Quiere recobrar el desgaste que tuvo su mal paso por Manhattan. En una reunión hermética con su equipo dijo que todo esta avanzado con el FMI. Y que el acuerdo técnico podría cerrarse de inmediato. Ya se sabe que incluiría otra fórmula para los haberes jubilatorios: no habría compensación por lo perdido y se volvería al sistema de actualizar por la evolución de la recaudación .

Todos los políticos toquetearon el sistema previsional en los últimos 40 años. Ninguno le encontró la solución.


Vuelva a HOME