golden arrowMINERA ALUMBRERAMinetech encabezado
Milicic ENCABEZADOAGGREKO ENCABEZADO MPCINTER ENCABEZADO
AOMAVACAZUR ENCABEZADO
AMINCO ENCABEZADOMINERA ANDINA DEL SOL ENCABEZADOKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
WINDLAND S.A.CONTRERASSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
FORTE INDUSTRIAL ENCABEZADOMetsoCERRO VANGUARDIA
ERAMET CABECERASECCO ENCABEZADONEWMONT GOLDCOPRP
BALDERRAMO ENCABEZADOSERVICIOS VIALES SANTA FEHOMERO & CIA ENCABEZADO
NEOHIDROAR ENCABEZADOInduser ENCABEZADO
COOKINS ENCABEZADOYAMANA GOLDEPIROC ENCABEZADO
HOMERO DEL SUR ENCABEZADOGALAXY RESOURCES ENCABEZADOCostanera ENCABEZADO
AUSTIN POWDER ENCABEZADOEC ASOCIADOS ENCABEZADOLakeland ENCABEZADO
OMBU ENCABEXZADOPan American Energy encabezadoLIEBHERR ENCABEZADO
INFA ENCABEZADOGrupo AVG
MINERA SANTA CRUZEXAR ENCABEZADOPAN AMERICAN SILVER
ssandvikMurchison ENCABEZADOOROCOBRE
ESCENARIO
COP25: Durísimo diagnóstico. Los mensajes de Macri y Piñera
ENERNEWS/MINING PRESS/Infobae
03/12/2019

Bajo el lema “Tiempo de Actuar”, más de 20.000 personas -entre ellas al menos 50 jefes de Estado, ministros y líderes de los principales organismos multilaterales y de la sociedad civil- confluyeron en Madrid para la COP25, la conferencia de la ONU sobre el cambio climático. El evento iba a tener lugar en Chile, pero el país renunció a la organización -pero no a su presidencia- debido a las graves protestas que allí se desarrollan.

La cumbre tendrá lugar hasta el 13 de diciembre, días durante los cuales los participantes buscarán avanzar en los principales objetivos que los llevaron a la mesa: la efectiva implementación del Acuerdo de París del 2015 en general y tres de sus aspectos en particular.

El objetivo general es una reducción de gases del 45% para 2030 respecto de 1990, y que todos los países en condiciones anuncien un compromiso de neutralidad de carbono para 2050. Y los aspectos particulares que jugarán un rol central durante los próximos días son: la presentación de los Estados miembros de sus avances en sus planes de reducción de emisiones en 2020; la implementación por parte de los países desarrollados de su compromiso de destinar USD 100.000 millones anuales en iniciativas relacionadas; y el debate sobre el artículo 6 del Acuerdo, que busca establecer la manera en que se generan bonos de carbono y otros mecanismos para que haya menos emisiones.

Sin embargo, los últimos estudios publicados determinaron que las metas están lejos de ser logradas. Como telón de fondo de la cumbre aparece un 2019 que ha visto numerosos desastres naturales cuya magnitud lleva la impronta del avance de la crisis climática. Los incendios en Australia, California y el Amazonas, así como los niveles de deshielo, sobre todo en el ártico, son algunos de ellos. Los distintos estudios publicados a lo largo de los últimos meses han confirmado la tesis y advertido acerca de los niveles récord de las emisiones y los efectos catastróficos de no reducirlas drásticamente.

 

Los dos oradores que dieron el puntapié inicial a la cumbre fueron el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, y la ministra de Medio Ambiente chilena, Carolina Schmidt. En su discurso, Guterres aseguró que existen los medios técnicos y económicos para luchar de manera eficiente contra la crisis climática, pero la carencia principal es la falta de acción política.

“Las tecnologías que son necesarias para hacer esto posible ya están disponibles. Las señales de esperanza se multiplican. La opinión pública se está despertando en todos lados. Los jóvenes están mostrando una enorme muestra de liderazgo y movilización. Pero necesitamos voluntad política para ponerle un precio a las emisiones de carbono, voluntad política para terminar con los subsidios a los combustibles fósiles y comenzar a gravar la contaminación, no a las personas”.

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres

Por su parte, Schmidt pidió en su discurso de apertura “aspirar a una transición justa, sin dejar a nadie atrás”. También hizo referencia a la crisis que atraviesa su país y la relacionó con la cumbre: “La crisis social y ambiental que enfrenta hoy el mundo son las grandes crisis del siglo XXI y no podemos enfrentar una sin hacernos cargos de la otra”.

También se pronunció el presidente Sebastián Piñera, aunque lo hizo mediante un mensaje grabado desde Chile. Aseguró que el compromiso del país con la premisa de la cumbre es “claro, firme y contundente”. “Por eso duele, pero mi deber es estar en Chile”, añadió.

Fuera de la Feria de Madrid, donde transcurre el evento, comenzaron las protestas. Distintas organizaciones realizaron respectivas demostraciones criticando lo que ven como una falta de acción por parte de los líderes mundiales para combatir la crisis.

Mientras tanto, la cara más visible del movimiento de protestas, la sueca Greta Thunberg, se encuentra en camino hacia Madrid. Luego de que Chile renunciara a la organización de la cumbre, Thunberg atravesó los Estados Unidos -donde se encontraba después de la última cumbre climática de la ONU, en Nueva York- y logró cruzar el Atlántico con una pareja australiana que viaja alrededor del mundo en bote. La joven indicó que llegará a la capital española el martes, y se espera que el viernes lidere una de las icónicas marchas contra la crisis climática.

Greta Thunberg, de camino a Madrid

Greta Thunberg, de camino a Madrid

Establecer objetivos más ambiciosos que los del Acuerdo de París

Firmado en 2015, los Estados parte del Acuerdo se comprometieron a tomar las acciones necesarias para que la temperatura medio del planeta no supere los dos grados centígrados respecto de los niveles preindustriales y, en la medida de lo posible, se mantenga por debajo de 1.5°: esa es la cifra de consenso en la comunidad científica para evitar los efectos más catastróficos de la crisis.

Sin embargo, los informes indican que se está lejos de siquiera acercarse a ese objetivo. Las emisiones no dejaron de aumentar desde 1992, año en que casi 200 países firmaron la convención marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Y de hecho, el boletín de la OMM sobre los Gases de Efecto Invernadero ha mostrado que la concentración media mundial de dióxido de carbono llegó en 2018 a los niveles más altos de su historia.

El informe anual del PNUMA sobre la brecha de emisiones, en tanto, dice que incluso si se implementan todos los compromisos incondicionales actuales en virtud del Acuerdo de París, se espera que las temperaturas aumenten en 3,2°C para 2100. Esto traerá impactos climáticos de mayor alcance y más destructivos.

En consecuencia, el estudio indicó, la ambición colectiva debe multiplicarse por más de cinco con respecto a los niveles actuales para lograr los recortes necesarios en la próxima década para mantener el número igual o por debajo de 1,5°C.

El Artículo 6

En 2020 se termina el plazo para definir el reglamento que regirá el Acuerdo de París. Uno de los principales puntos de contención de la cumbre será la efectiva implementación del artículo 6 del Acuerdo. El mismo establece un mecanismo de “bonos de emisión” mediante el cual los países que no logren sus objetivos de reducción de emisiones compren cupo a aquellos que sobrecumplan sus metas. El artículo juega un rol preponderante, además, porque es el único que hace referencia a las emisiones generadas por el sector privado y abre la puerta a que puedan adquirir estos bonos.

 

La Ambición

El Acuerdo establece una revisión periódica de los avances de los Estados en sus compromisos. La primera tendrá lugar en 2020, por lo que se espera que los países presenten su compromiso para presentar sus planes para disminuir sus emisiones.

Los representantes de los Estados deberán discutir también la implementación del compromiso de los Estados desarrollados de contribuir USD 100.000 millones por año a partir del 2020 para contribuir a los esfuerzos globales, más allá de sus fronteras.

Sin embargo, este y los otros objetivos se enfrentan con la renuencia de las principales potencias a tomar acción. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que sacará al país, segundo en cantidad de emisiones, del Acuerdo de París. Brasil renunció a ser anfitrión de la cumbre en diciembre de 2018, lo que llevó a que Chile se ofreciera a reemplazarlo. Y, en general, solo el 20% de los países -la mayoría de ellos de la Unión Europea- está en la senda para cumplir con el Acuerdo de París. China e India, dos de los tres principales emisores tienen planes de recortes insuficientes. Y Rusia no ha presentado el suyo.


El mensaje de Piñera

La Tercera

Respectado al estallido social, el Mandatario aseguró que "estamos seguros que con la unidad y grandeza que siempre ha mostrado el pueblo de Chile sabremos superar estos tiempos difíciles y saldremos fortalecidos como un país democrático y plenamente respetuoso de los DD.HH. de todos.

Este lunes, en la inauguración de la COP25 en Madrid, se proyectó un video del Presidente Sebastián Piñera en que se refirió a la lucha contra el cambio climático y abordó la crisis social que vive el país.

El Mandatario agradeció a España y a sus autoridades “por acoger hoy en su casa esta COP25 y por su gran generosidad y comprensión con Chile”.

“La ciencia ha hablado fuerte y claro, necesitamos compromisos climáticos mucho más ambiciosos y cumplirlos en plazos más cortos” que los marcados en el Acuerdo de París de 2015, sostuvo el presidente.

 

En ese sentido, el jefe de Estado apuntó a que “la juventud nos interpela a proteger nuestro planeta y asegurar la vida humana, la ciudadanía nos lo pide y la naturaleza nos implora para que la cuidemos y ella pueda cuidarnos a nosotros”.

Agregando que “sabemos lo que necesitamos, tenemos la ciencia y la tecnología para actuar ahora, llegó el tiempo de la acción, esta COP será el punto de quiebre y un salto hacia un planeta más sano”.

El mandatario hizo referencia a la renuncia de su país como sede de la Cumbre pero aseguró que, a pesar de ello, “el compromiso de Chile es claro, firme y contundente” y añadió “por eso duele, pero mi deber es estar en Chile”, dijo.

En esa misma línea, apuntó a que “tantos” en el país sudamericano trabajaron “tanto, durante tanto tiempo, con tanto compromiso y convicción para proteger nuestro planeta”, por lo que agradeció a España su ofrecimiento y “su gran comprensión” para hacerse cargo de la cita.

Crisis social en Chile

Respecto al estallido social, el Mandatario dijo que “los últimos 30 años han sido muy fecundos” en los que “recuperamos nuestra democracia, logramos un progreso un progreso económico y social que nos pone hoy a la cabeza de América Latina en desarrollo económico y desarrollo”.

“En las últimas seis semanas hemos vivido tres situaciones simultanea,s pero de muy distintas naturalezas. Primero, una ola de violencia criminal, que hemos enfrentado con los instrumentos de la democracia y el Estado de Derecho. Resguardando los derechos humanos de todos. Cualquier desviación de este principio, está siendo investigada por la Fiscalía y será juzgada por los tribunales de justicia, como corresponde en una democracia y en un Estado de Derecho”, dijo el Presidente. “Segundo, una gran y legitima demanda ciudadana por mayor justicia social, que estamos enfrentando con una poderosa agenda social. Y tercero, una búsqueda de un nuevo pacto social, que estamos enfrentando con acuerdos para una nueva Constitución”, comentó.

“Estamos seguros que con la unidad y grandeza que siempre ha mostrado el pueblo de Chile sabremos superar estos tiempos difíciles y saldremos fortalecidos como un país democrático, más justo y plenamente respetuoso de los derechos humanos de todos. Igual, como también estoy seguro, que la humanidad sabrá superar esta crisis climática y actuar con la voluntad, el coraje y la urgencia que los tiempos y los desafíos requieren”, agregó Piñera.


Macri:  Para 2040, la generación eléctrica de la Argentina va a ser libre de emisiones de gases"

La Nación

El presidente Macri durante la Cumbre de Cambio Climático, en Madrid

Tres minutos. Ese era el tiempo reglamentario para que cada jefe de Estado expresara un mensaje a sus pares y a la comunidad mundial durante la primera jornada de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático ( COP25, por sus cifras en inglés, Conference of Parties). El presidente Mauricio Macri, horas después de aterrizar en Madrid, asistió a la ceremonia de inauguración, presidida por su par español, Pedro Sánchez. " Vine personalmente a contarles todo lo que hemos hecho en la Argentina durante estos años para luchar contra el cambio climático", comenzó su intervención.

" Creo que el verdadero liderazgo político del futuro tiene que ser capaz de mantener un compromiso permanente con las próximas generaciones. Sabemos que el futuro depende de lo que hagamos en este presente y es nuestra responsabilidad, como se ha dicho acá, ponernos en acción", expresó Macri. Luego, enumeró algunas medidas de su gestión en sintonía con la resolución de este conflicto: la creación de Gabinete Nacional de Cambio Climático, el impulso a la creación de áreas marinas protegidas, la multiplicación -el doble- de la superficie de parques nacionales, el fomento a la conservación de ecosistemas y la reducción de las emisiones en el sector del transporte.

A su vez, el estímulo a las energías renovables fue un punto clave que destacó Macri en su discurso: " Para 2040, la generación eléctrica de Argentina va a ser libre de emisiones de gases de efecto invernadero", aseguró. La cuestión de las emisiones es el punto central que se discute en este encuentro que se celebrará desde hoy hasta el 13 de diciembre. "También, estamos trabajando nuestra estrategia a largo plazo de bajas emisiones, que marcará el camino para lograr una mayor ambición climática con miras a la neutralidad carbónica al año 2050", agregó.

La jornada de Macri se completa con un almuerzo ofrecido por Sánchez en el predio Ifema, en las afueras de la ciudad, el mismo sitio donde en 2017 se celebró la Feria de Arte Contemporáneo con la Argentina como invitada de honor y con la presencia del mandatario. Por la tarde, Macri asistirá a una recepción ofrecida por los Reyes en el Palacio Real a los líderes mundiales. Mañana, el encuentro con Felipe VI será a solas en el Palacio de la Zarzuela.

El presidente Macri junto al primer ministro de los Países Bajos, Mark Rutte, durante la Cumbre de Cambio Climático, en Madrid

El presidente Macri junto al primer ministro de los Países Bajos, Mark Rutte, durante la Cumbre de Cambio Climático, en Madrid Fuente: Reuters

 

Si bien a las 10.30 Sánchez brindó el saludo oficial de bienvenida a los representantes de los 200 países que asistieron a la Cumbre, desde temprano en Ifema los expertos en cambio climático pronunciaron sus discursos donde urgieron a los líderes mundiales a que este evento no quedase meramente en un encuentro internacional.

Carolina Schmidt, ministra de Medio Ambiente de Chile, pronunció el discurso inaugural. La expresidenta Michelle Bachelet, desde Costa Rica, donde se encuentra en una misión oficial, se refirió al cambio climático como un problema que reviste la importancia de un asunto derechos humanos. También expuso su posición la demócrata estadounidense Nancy Pelosi, quien distanció a su partido de la postura de Donald Trump, quien no asistirá a la cumbre.

Santiago de Chile iba a ejercer como anfitrión de la cumbre, pero, dado el convulso momento que atraviesa, canceló su oferta. El pasado 1° de noviembre las Naciones Unidas aprobaron el cambio de sede y Madrid se erigió como nuevo destino. El problema no era solo de logística, sino de agendas ya que además los líderes y las autoridades españolas se encuentran atareados e inmersos en el proceso de formación de gobierno tras las elecciones celebradas el pasado 10 de noviembre.

En apenas 25 días Madrid coordinó todos los engranajes para recibir en su casa esta cumbre, un tiempo récord para los organizadores quienes suelen contar con un año de anticipación para eventos de estas dimensiones. Las noticias del día domingo aún daban cuenta del evento más importante sobre el mundo equino, Ifema Horse Week, que culminó el día viernes a última hora. En esas 48 horas, en ese mismo predio se desmontaron los establos y la pista central donde se realizaron competencias de salto y exhibiciones de doma. Más de 1500 personas trabajaron contrarreloj para organizar los diferentes pabellones para recibir este evento que recibe atención mundial.

 


¿Hemos pecado de optimistas ante el cambio climático?

The Conversation

ANTONIO FIGUERAS HUERTA

“El cambio climático es el mayor desafío de nuestro tiempo y ahora nos encontramos en un momento decisivo para hacer algo al respecto. Todavía estamos a tiempo de hacerle frente, pero esto requerirá un esfuerzo sin precedentes por parte de todos los sectores de la sociedad”. Esto es lo que publicó Naciones Unidas en su web con motivo de la celebración de la próxima Cumbre del Clima (COP25).

Prevista en un principio para finales de septiembre en Chile, la reunión fue finalmente aplazada hasta diciembre y reubicada en Madrid.

El texto continúa: “La Cumbre supondrá un gran salto en la ambición política nacional colectiva y mostrará grandes avances en la economía real en apoyo de la agenda. Juntos, estos avances reforzaran los mercados y las políticas y darán el impulso necesario en la ‘carrera hacia la cima’ a países, empresas, ciudades y sociedad civil, para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible y del Acuerdo de París”.

 
Percentiles de temperatura en la tierra y en el océano, junio de 2019. (NOAA/The Conversation)
Percentiles de temperatura en la tierra y en el océano, junio de 2019. (NOAA/The Conversation)
 

¿Una visión optimista o pesimista?

La ciencia del cambio climático tiene más de 150 años y es, probablemente, una de las áreas más estudiadas de todas cuantas conforman la ciencia moderna.

Sin embargo, la industria energética y los grupos de presión políticos, entre otros, llevan 30 años sembrando la duda sobre la realidad del cambio climático.

Un reciente informe estima que las cinco mayores compañías petroleras y de gas a nivel mundial invierten anualmente alrededor de 200 millones de dólares al año al mantenimiento de lobbies que influyen, retrasan o impiden el desarrollo de políticas climáticas.

Los últimos cinco años, desde 2015 a 2019, van camino de convertirse en el periodo de mayor temperatura media jamás registrada. Así lo denuncia un informe sobre el medio ambiente presentando recientemente por la ONU con motivo de la Cumbre del Clima.

Expectativas vs. realidad

El documento, denominado United in Science, subraya la creciente distancia que separa los objetivos marcados para frenar el cambio climático de la realidad de la situación.

Por ejemplo, siete de los diez años más cálidos registrados en España desde 1965 forman parte del siglo XXI, según datos de la Agencia Estatal de Meteorología. El último año de récord fue 2017: la temperatura media fue de 16,2 ℃, un 1,1 ℃ superior respecto al periodo de referencia (1981-2010).

El informe revela también que los niveles de los principales gases invernadero –el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso– han alcanzado máximos históricos.

La concentración de dióxido de carbono aumenta un 1 % cada año. Alcanzó un 2 % en 2018. A pesar del gran desarrollo de las energías renovables, el sistema energético global sigue dominado por los combustibles fósiles.

 
Series temporales de aumento de las concentraciones de distintos gases. (WMO Global Atmosphere Watch)
Series temporales de aumento de las concentraciones de distintos gases. (WMO Global Atmosphere Watch)

El CO₂, cada vez más abundante

En los últimos años se ha pasado de una concentración de unas 280 ppm de CO₂ en la atmósfera en la era preindustrial a unas 390 ppm en 2009 (aun cuando su concentración global en la atmósfera es de apenas 0,039 %).

Los gases de efecto invernadero permanecen activos en la atmósfera mucho tiempo. Por eso se los denomina “de larga permanencia”. Del CO₂ emitido a la atmósfera, alrededor del 50 % tardará 30 años en desaparecer, un 30 % permanecerá allí varios siglos y el 20 % durará varios miles de años.

Según United in Science, la estabilización de los gases de invernadero en 445 ppm limitaría el aumento de la temperatura global a unos 2 °C. Pero para ello necesitamos reducir entre un 50 y un 85 % las emisiones de gases de efecto invernadero para mediados de este siglo.

El documentos señala que en 2018 se emitieron 37 000 toneladas de CO₂, una cifra récord. La concentración de este gas era de 407,8 ppm. Los datos preliminares recogidos en 2019 sugieren que los niveles podrían alcanzar o incluso exceder los 410 ppm a finales de año.

Sus autores estiman que la última vez que se registró una concentración de CO₂ de 400 ppm fue hace entre 3 y 5 millones de años. Por entonces, la temperatura superaba en de 2 a 3 grados la actual. Las capas de hielo de Groenlandia y de la Antártida occidental se derritieron y el nivel del mar subió entre 10 y 20 metros.

Altas temperaturas y condiciones extremas

El trabajo indica que, con las reducciones nacionales planteadas en el Acuerdo de París, la temperatura media aumentaría entre 2,9 y 3,4 ℃. Sin embargo, los expertos advierten que este incremento no debería superar los 1,5 grados. Para lograrlo, las propuestas de los países para frenar el cambio climático deberían multiplicarse por cinco. O por tres para que no aumente más de 2 grados.

Un estudio del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU advierte que podríamos cruzar ese umbral crucial de 1,5 ℃ –por encima de los niveles preindustriales– en solo 11 años. Esto supondría una “catástrofe global”.

Situaciones como sequías extremas, incendios forestales, inundaciones o la escasez de alimentos podrían ser algunos de los primeros síntomas del problema.

Para evitar esa situación, de acuerdo con estos especialistas, “el mundo necesita cambios rápidos, de gran alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad”. Según los científicos, hay que conseguir o bien que la producción industrial sea menos contaminante o bien producir menos.

 
Contenido calorífico del océano a nivel global. (NOAA/The Conversation)
Contenido calorífico del océano a nivel global. (NOAA/The Conversation)

Repercusiones económicas de reducir emisiones

El informe también recoge las posibles consecuencias económicas de mantener estable la concentración de gases de efecto invernadero. Controlar la producción de gases tendrá un gran impacto en la actividad económica global.

Bert Metz (el copresidente del panel) ha explicado que, para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 50 y un 85 %, será necesario recortar cada año un 0,12 % del producto interior bruto (PIB) global.

La estabilización en el nivel superior de la escala (710 ppm) provocaría un incremento de hasta 4 °C. Las emisiones de gases de efecto invernadero aumentarían entre un 10 y un 60 % hacia 2050. Esta posibilidad conllevaría una disminución del 0,06 % en el PIB anual.

China, Estados Unidos e India podrían temer que los posibles recortes afecten a su crecimiento económico, por eso podrían haberse esforzado por no figurar en el informe.

Medidas individuales

Pero además de las medidas globales y nacionales, todos podemos contribuir individualmente a prevenir una subida excesiva de las temperaturas, aunque sea de forma modesta. Estos son algunos de los cambios cotidianos que usted puede hacer para ayudar a evitar una “catástrofe” como resultado del calentamiento global:

Todos estos cambios, puestos en práctica todos los días por miles de millones de personas, pueden tener un enorme impacto.

Por Antonio Figueras Huerta, Profesor de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto de Investigaciones Marinas (IIM-CSIC)


Vuelva a HOME


KNIGHT PIESOLD 2019
Lo más leído
CRÓNICAS DE BOSQUE INTERIOR NOTA DERECHA
AGGREKO HOME DERECHO
Eventos MiningClub ARGENTINA
BAKER MCKENZIE DERECHA NOTA LISTADO