golden arrowMINERA ALUMBRERAMinetech encabezado
Milicic ENCABEZADOAGGREKO ENCABEZADO MP
WEGAOMAVACAZUR ENCABEZADO
MINERA ANDINA DEL SOL ENCABEZADOKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
PWC LOGOSALES DE JUJUY ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
GSB CABECERA ROTATIVOERAMET CABECERACERRO VANGUARDIA
NEWMONT COVID
ZONDA encabezadoSECCO ENCABEZADOHOMERO & CIA ENCABEZADO
FERMA ENCABEZADONEOHIDROAR ENCABEZADO
SECURITAS ENCABEZADOYAMANA GOLDEPIROC ENCABEZADO
HOMERO DEL SUR ENCABEZADOCostanera ENCABEZADO
METSO CABECERAAUSTIN POWDER ENCABEZADOLakeland ENCABEZADO
PAN AMERICAN ENERGY (JUNIO) CABECERAOMBU ENCABEXZADOLIEBHERR ENCABEZADO
PIPE GROUP ENCABEZADINFA ENCABEZADOGrupo AVG
MINERA SANTA CRUZEXAR ENCABEZADOPAN AMERICAN SILVER
ssandvikMurchison ENCABEZADOOROCOBRE
VIAJES
Paisajes mineros: Redescubriendo la Cueva de las Manos
MINING PRESS/ENERNEWS/Gaceta Mercantil
29/07/2020
La Cueva de las Manos, el mayor atractivo turístico arqueológico de la Patagonia y Patrimonio de la Humanidad, pasó a ser parte de la provincia de Santa Cruz tras años de estar ubicada en una propiedad privada, y esta es una buena excusa para redescubrir este maravilloso lugar argentino.

Las pinturas rupestres de la Cueva de las Manos conmueven a miles de turistas que las visitan cada año en el cañadón del río Pinturas, en el corazón de Santa Cruz, a casi dos horas de viaje de la ciudad de Perito Moreno.

 

El ecoturismo huele su oportunidad

 

La cantidad de visitantes a la cueva decae mucho en invierno. La ciudad de Perito Moreno, a 116 kilómetros de la cueva, tiene más de 6.200 habitantes pero cuenta con entre 600 y 800 camas para hospedar turistas.

 

El "agujero azul", paraíso de ballenas

 

En 1999, la Unesco declaró Patrimonio de la Humanidad a las 600 hectáreas del área del Cañadón Pinturas, que alberga restos arqueológicos de más de nueve mil años, como las famosas pinturas en los aleros que bordean el río que le da el nombre, que constituyen un atractivo turístico internacional.

La donación del predio de 519 hectáreas, ofrecida hace dos años por la fundación Rewilding Argentina, fue aceptada por la gobernadora, Alicia Kirchner, quien firmó el decreto respectivo el lunes pasado.

 

Un té histórico a orillas del Lácar

 

Todo el espacio se encontraba en la estancia Los Toldos, comprada en 2015 por la Fundación Rewilding Argentina (también conocida como Fundación Flora y Fauna), que la sometió a su modalidad de trabajo de "resilvestración", para volverla a su estado silvestre y donarla al Estado para crear una reserva natural.

 

La ruta menos conocida de la Patagonia

 

"A través de la construcción de confianza colectiva, hemos logrado juntar todos los esfuerzos a nivel de turismo, a nivel de medio ambiente, a nivel de organizaciones como Flora y Fauna (Rewilding Argentina), en un claro sentido de responsabilidad social”. afirmó la gobernadora, quien encabezó el acto en la Casa de Gobierno provincial.

 

Un mirador único a la majestuosidad de los cóndores

 

La mandataria destacó que la creación del Parque Provincial Cueva de las Manos y la Reserva Charcamata refuerza el compromiso de su gestión por preservar el patrimonio cultural y ambiental de Santa Cruz y de Argentina, y resaltó su especial relevancia para el desarrollo turístico del noroeste de la provincia. La Cueva de las Manos está entre las localidades de Perito Moreno y Bajo Caracoles en el departamento Lago Buenos Aires, unos 400 kilómetros al norte de El Calafate.

El director del Parque Provincial Cueva de las Manos, Juan Enrique Nauta, afirmó que la Cueva de las Manos “es una parte muy importante de la vida y de la nacionalidad argentina, y es uno de los principales atractivos turísticos de la región".

"Aunque años atrás era un lugar de difícil acceso y para visitarlo había que gestionar el permiso en la Estancia Los Toldos, todos los habitantes de Perito Moreno lo tuvimos siempre muy presente”, aclaró.

Además de su riqueza arqueológica, el área cuenta con paisajes variados e imponentes, que incluyen el lago Buenos Aires, la ruta escénica 41, la meseta, la cordillera, glaciares, cascadas y una fauna silvestre de fácil observación, con manadas de guanacos, cóndores, choiques y chinchillones que sorprenden a los visitantes por su mansedumbre.

Mediante la participación de las comunidades locales, se ofrece al turista la gastronomía regional y las artesanías, mientras desde La Posta de Los Toldos -administrada por Rewilding Argentina- se ofrece hospedaje y actividades de turismo de naturaleza, como guiadas, senderismo, observación de astros y avistamiento e interpretación de fauna silvestre.

Historia. El cauce del río, ahora con exóticos sauces y álamos, garantizaba agua y cobijo a los huemules y guanacos que buscaban los patagones, hace unos 10 mil años, de manera que la zona pasó a ser un buen lugar para cazar en grupo, alimentarse y tratar las pieles de las presas en las cuevas de la parte alta.

Instalados allí los aoniken, por razones que aún se investigan comenzaron a pintar las paredes de piedra -mil años después que las de las Cuevas de Altamira- y esa tarea se extendió hasta la Edad Media europea, casi mil años antes de que Cristóbal Colón llegue a América.

Las primeras pinturas hechas con materiales recogidos de las montañas de la zona datan de 9.300 a 7.300 años y representaban sobre todo escenas de caza de guanacos por grupos de patagones que les lanzaban piedras redondeadas y atadas a tientos para que tengan más velocidad y fuerza.

Los cazadores eran nómades e iban a las cuevas en grupo con sus respectivas familias, lo que se evidencia porque entre las manos de hombres adultos muy grandes aparecen claramente otras más pequeñas, de mujeres, y hasta niños.

El motivo de las pintadas no es claro y hay varias explicaciones: una forma de apropiación del lugar, un rito de iniciación en la caza, una forma identificación del grupo, un modo de trascendencia o sólo dejar una huella, pero está claro que al menos hubo tres o cuatro estilos que se manifestaron allí con el paso del tiempo.

Éstas son la estilística A, sobre todo de escenas de caza de guanacos, con bolas pampa, de los primeros tiempos; la B, donde recuerdan arreos, de 7.300 a 3.000 años de antigüedad; la B1, de 5.300 años, con formas más variadas y abstractas, y la C, de 1.300 años, con dibujos en su mayoría geométricos y un llamativo bailarín en movimiento.

Morrone precisó que las técnicas usadas eran al menos dos: o la pintura de las manos aplicadas en la piedra o bien el soplado para dejar la impronta, que se podía hacer directo con la pintura en la boca o a través de un hueso hueco con el que se lo lanzaba como en aerosol.


Vuelva a HOME

KNIGHT PIESOLD DERECHA NOTA GIF 300
Lo más leído
CRÓNICAS DE BOSQUE INTERIOR NOTA DERECHA
AGGREKO HOME LISTADO MINING PRESS
VICENTIN EDESUR NOTA
CORONAVIRUS TODAS LAS NOTAS
AGUA Y MINERIA
VENEZUELA
EVENTOS NOTA IZQUIERDA