golden arrowMINERA ALUMBRERAMinetech encabezado
Milicic ENCABEZADOAGGREKO ENCABEZADO MP
METSO CABECERACERRO VANGUARDIAWEG
BERTOTTO ENCABEZADOMINERA ANDINA DEL SOL ENCABEZADOKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
PWC LOGO MINING PRESSSALES DE JUJUY ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
Induser ENCABEZADOCostanera ENCABEZADOERAMET CABECERA
GEOBRUGG ENCABEZADONEWMONT COVID
KPMG ENCABEZADOSECCO ENCABEZADOHOMERO & CIA ENCABEZADO
LIEX ENCABEZADOHIDROAR ENCABEZADOPRELAST
CONOSUR ENCABEZADOYAMANA GOLDEPIROC ENCABEZADO
PIRCA SAFETY ENCABEZADOFERMA ENCABEZADOHOMERO DEL SUR ENCABEZADO
SANDVIKLakeland ENCABEZADO
LIVENT ENCABEZADOPAN AMERICAN ENERGY (CABECERA
Grupo AVGPIPE GROUP ENCABEZADINFA ENCABEZADO
MINERA SANTA CRUZEXAR ENCABEZADOPAN AMERICAN SILVER
VIALES SANTA FE ENCABEZADO MININGMurchison ENCABEZADOOROCOBRE
PRONÓSTICOS
Petróleo: Presión sobre stocks durará hasta 2022 ¿Fin del rally?
DIARIOS/ENERNEWS

La AIE calcula que el ciclón que sacudió el Golfo de México a finales de agosto supondrá finalmente una pérdida de producción de cerca de 30 millones de barriles de petróleo

14/09/2021

AIE: La presión sobre las reservas de crudo por el huracán Ida durará hasta 2022

Agencias

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) advirtió que el impacto del huracán Ida, que ha reducido durante semanas la producción de petróleo en el Golfo de México, va a mantener la presión sobre las reservas hasta comienzos del año próximo.

En su informe mensual sobre el mercado petrolero, la AIE calcula que el ciclón que sacudió el Golfo de México a finales de agosto supondrá finalmente una pérdida de producción de cerca de 30 millones de barriles de petróleo.

Las reservas industriales en la OCDE ya se habían reducido en 34,4 millones de barriles en julio para quedarse en 2.850 millones de barriles, lo que significaba 185,7 millones menos que la media entre 2016 y 2020, y 120,3 millones menos que en los cinco años que precedieron la crisis del Covid.

En agosto se estima que hubo una nueva caída de 31,1 millones de barriles. En respuesta a esa situación, Estados Unidos ha decidido, entre otras cosas, sacar al mercado 20 millones de barriles de su reserva estratégica entre el 1 de octubre y el 15 de diciembre.

También China está recurriendo por primera vez a sus reservas estratégicas, aunque la agencia no tiene claro cuánto crudo sacará al mercado.

Como la OPEP y sus aliados (OPEP+) están limitando los recortes que se autoimpusieron al comienzo de la crisis del coronavirus, los autores del informe consideran que "el mercado debería acercarse al equilibrio a partir de octubre".

Pero, aun así, avisan de que "solo a principios de 2022" la oferta será suficientemente elevada para que las reservas industriales se vayan reponiendo, y mientras tanto pueden desaparecer las reservas estratégicas de Estados Unidos y China.

También destacan que los daños provocados por Ida en las infraestructuras petroleras del Golfo de México han sido los mayores en los últimos quince años y llegaron a recortar las extracciones de crudo a finales de agosto en 1,7 millones de barriles diarios.

Por lo que respecta a la demanda, la AIE ha reducido en 200.000 barriles diarios sus previsiones globales del tercer trimestre para tener en cuenta el fuerte impacto de las medidas restrictivas puestas en marcha en Asia, y de forma particular en China para hacer frente a los nuevos brotes de coronavirus.

La situación debería corregirse en el cuarto trimestre, en el que espera una fuerte recuperación del consumo, mayor de lo anticipado, gracias al avance de la vacunación y al levantamiento de muchas de esas restricciones.

De forma que las proyecciones para el conjunto de 2021 son ligeramente inferiores a las de hace un mes (-105.000 barriles diarios), con una media de 97,2 millones de barriles diarios.

Para 2022, la agencia ha elevado sus previsiones sobre el consumo (en 85.000 barriles) hasta 99,4 millones de barriles diarios, lo que significa 5,2 millones más que en 2020, un año que estuvo marcado por el hundimiento del mercado a causa del choque del Covid.

La estimación de la agencia -que reúne a los principales países consumidores que pertenecen a la OCDE- es netamente inferior a la de la OPEP, que en su análisis mensual cree que el año próximo se superará el umbral simbólico de los 100 millones de barriles diarios (hasta 100,8 millones) y ampliamente el anterior récord prepandemia alcanzado en 2019 con 99,7 millones.

 

¿Está el petróleo realmente condenado?

IRINA SLAV/Oil Price

Dos informes recientes advirtieron que la producción de petróleo y gas debe reducirse significativamente si el mundo quiere cumplir los objetivos del Acuerdo de París y frenar los efectos del cambio climático. Se suman a un creciente cuerpo de investigación que pide a las grandes petroleras que dejen de bombear. Pero las grandes petroleras parecen estar haciendo lo contrario.

A principios de septiembre, la italiana Eni, una de las mayores petroleras más ambiciosas en lo que respecta a compromisos de reducción de emisiones, anunció un nuevo descubrimiento de petróleo en la costa de Costa de Marfil. La compañía estimó las reservas potenciales del nuevo descubrimiento entre 5.000 millones y 2.000 millones de barriles de crudo y 1.8-2.4 billones de pies cúbicos de gas natural.

La semana pasada, Exxon informó sobre otro descubrimiento frente a la costa de Guyana: el vigésimo en el bloque Stabroek. Se suma a las reservas ya estimadas en 9.000 millones de barriles de crudo, que el gobierno de Guyana planea explotar lo mejor que pueda.

Mientras tanto, un informe del University College London advirtió que la industria petrolera debe comenzar a recortar la producción a una tasa del 3 por ciento anual para 2050 para cumplir con el objetivo de 1,5 grados Celsius del Acuerdo de París, que es el escenario más ambicioso del acuerdo. Esto, según los investigadores dirigidos por el economista ambiental y energético Dan Welsby, significa que alrededor del 60 por ciento de las reservas mundiales de petróleo, junto con el 90 por ciento de las reservas de carbón, deben permanecer en el suelo.

Otro informe, de Carbon Tracker, pide a las compañías petroleras que planifiquen un futuro en el que la demanda será mucho menor. Mucho más bajo, de hecho, que necesitaban planificar una producción un 50 por ciento más baja durante la próxima década más o menos si realmente quieren participar en los esfuerzos para frenar el aumento de las temperaturas globales a 1,5 grados Celsius por encima de los tiempos preindustriales.

"Las compañías de petróleo y gas están apostando contra el éxito de los esfuerzos globales para abordar el cambio climático", dijo uno de los autores del informe, el jefe de petróleo, gas y minería de Carbon Tracker, Mike Coffin. No podría haberlo dicho mejor, y aunque no es noticia que los intereses de la industria del petróleo y el gas estén en desacuerdo con muchos de los esfuerzos relacionados con el cambio climático, hay más de una razón para ello.

Considere otro informe de noticias reciente. Enbridge de Canadá pagó US$ 3.000 millones por Moda Midstream Operating, una compañía que posee la terminal de exportación de petróleo más grande de los Estados Unidos, el Centro de Energía de Ingleside en Corpus Christi, Texas, que pasará a llamarse Centro de Energía de Ingleside (EIEC).

"La ubicación del puerto exterior altamente ventajosa de EIEC, con conexión directa a un suministro de bajo costo y de larga duración, combinada con la capacidad de VLCC y tasas de carga rápidas, la posiciona como una de las instalaciones de exportación más competitivas a nivel mundial", dijo Enbridge.

El acuerdo llega en un momento en que Estados Unidos está haciendo una loca carrera para que la legislación sobre el cambio climático alcance a Europa, y esta carrera es en gran medida desfavorable para la industria petrolera. Y, sin embargo, Enbridge está apostando fuerte a la demanda continua de petróleo estadounidense a nivel mundial.

El motivo: las perspectivas de la demanda de petróleo.

La demanda de petróleo, que sorprendió al mundo de la energía el año pasado, provocando que las grandes petroleras se tambaleen y muchas pequeñas empresas se hunden, está de regreso con fuerza, superando todas las expectativas, algunas de las cuales predijeron que el cambio a las energías renovables acabaría con el crecimiento de la demanda de petróleo muy pronto. Ahora parece que estas predicciones fueron prematuras.

Es debido a esta perspectiva de demanda que las grandes petroleras están arriesgando, como señala el informe Carbon Trackers, hasta un billón de dólares en proyectos de petróleo y gas que no serán competitivos en un mundo con bajas emisiones de carbono. Porque este mundo de bajas emisiones de carbono es bastante incierto, incluso con toda la legislación y el apoyo de los administradores de activos con billones de dólares en activos.

La semana pasada, los precios récord de la gasolina y las bajas velocidades del viento, que en conjunto fueron una sorpresa desagradable para la red del Reino Unido, obligaron a National Grid ESO a poner en marcha una planta de carbón. La porción de energía que suministró la planta fue minúscula, del 3 por ciento, pero el hecho es que uno de los cortadores de emisiones más ambiciosos del mundo se vio obligado a recurrir al carbón sucio porque el gas menos sucio era demasiado caro y el viento verde era demasiado corto. por el clima.

Mientras tanto, los mismos precios récord de la gasolina y las bajas velocidades del viento están provocando protestas en algunas partes de Europa a medida que aumentan las facturas de la electricidad. 

Con el gas, se trata de una escasez que fue el resultado de una rara combinación de eventos, incluido un invierno prolongado y un fuerte repunte de la actividad económica en Asia, que ha estado engullendo más cargamentos de GNL. Con viento, es el clima. Bien podría darse el caso de que las grandes petroleras continúen con sus negocios como de costumbre, anticipándose a más discrepancias de este tipo entre la oferta y la demanda de energía.

French TotalEnergies, la última gran petrolera en cambiar su nombre de su negocio principal, anunció a principios de este mes una inversión de US$ 27.000 millones en Irak durante los próximos 15 años. El dinero se destinará a impulsar la tasa de recuperación de petróleo en varios campos del sur, reducir la quema de gas para usar el gas en la generación de energía local y construir una granja solar. 

Algunos podrían llamar a esto lavado verde. Otros lo llamarían realidad dura y fría, donde las personas necesitan energía, y obtenerla de manera consistente y confiable supera su huella de emisiones.


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews

KNIGHT PIESOLD DERECHA NOTA GIF 300
Lo más leído
CRÓNICAS DE BOSQUE INTERIOR NOTA DERECHA
AGGREKO HOME LISTADO MINING PRESS
PODER DE CHINA
CORONAVIRUS TODAS LAS NOTAS
NOTA MÁS LEIDAs MP GIF
VENEZUELA
AGUA Y MINERIA