SECCO ENCABEZADOGrupo AGVgolden arrow
PIPE GROUP ENCABEZADCONOSUR ENCABEZADOPWC LOGO MINING PRESS
Induser ENCABEZADOWICHI TOLEDO ENCABEZADOWEG
LITHIUM SOUTHMANSFIELD MINERA HVELADERO ENCABEZADO
JOSEMARIA ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
OMBU CONFECATFERMA ENCABEZADOERAMET CABECERA
SACDE ENCABEZADOglencore PACHONNEWMONT COVID
GSB ROTATIVO MININGRIO TINTO RINCONHIDROAR ENCABEZADO
CRISTIAN COACH ENCABEZADOPRELAST
ABRASILVER ENCABEZADORUCAPANELEPIROC ENCABEZADO
KNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADOCERRO VANGUARDIAEXPO LITIO ENCABEZADO
ALEPH ENERGY ENCABEZADOMETSO CABECERAEXAR ENCABEZADO
ARCADIUM LITHIUMMilicic ENCABEZADO
CAPMINMAPAL ENCABEZADODELTA MINING
INFA ENCABEZADOMINERA SANTA CRUZPAN AMERICAN SILVER
CINTER ENCABEZADOVIALES SANTA FE ENCABEZADO MINING
ESCENARIO
Oil Price: ¿Puede Vaca Muerta ayudar a Argentina?
OIL PRICE/ENERNEWS

La expansión significativa de la producción de gas natural es clave para reducir el déficit energético de Argentina y, por lo tanto, el futuro económico

23/09/2022

MATTHEW SMITH 

Al igual que los países de América Latina, Argentina se vio muy afectada por la pandemia de COVID-19. Las tasas de infección y mortalidad aumentaron a pesar de que el gobierno de Buenos Aires implementó un estricto confinamiento. 

Esos eventos golpearon severamente una economía ya frágil y un gobierno con problemas fiscales. Durante 2020, el producto interno bruto de Argentina se contrajo de manera sorprendente 9,9%. A pesar de que el crecimiento del PIB se recuperó en un impresionante 10,2% durante 2021, Argentina se encuentra sumida en otra crisis económica. 

La inflación se está saliendo de control, ya que pesa mucho sobre una economía ya tensa, así como sobre las finanzas gubernamentales débiles. Por esas razones, existe el temor de que Argentina esté al borde de un colapso económico que obligue a otro incumplimiento de la deuda soberana. 

Un factor clave de esos vientos en contra es el creciente déficit energético de Argentina, que durante 2022 se espera que alcance hasta US$ 6.000 millones, más del triple que el año anterior. Esos desarrollos están ocurriendo a pesar de la explotación exitosa de la formación de esquisto de Vaca Muerta, que Buenos Aires ha considerado durante mucho tiempo como una bala de plata para los problemas económicos de Argentina.

En el centro de la crisis que se está gestando está la inflación desenfrenada, que según los datos del gobierno para agosto de 2022 aumentó a una tasa anualizada desalentadora del 78,5%, el nivel más alto en tres décadas. Hay indicios de que la inflación sigue descontrolándose a pesar de los agresivos intentos del banco central de Argentina por frenar el alza de los precios. Esas medidas incluyen aumentar la tasa de interés general al 75%, que es la más alta en dos décadas y la tasa de interés oficial líder a nivel mundial. 

Economistas pronostican que la inflación en Argentina alcanzará una tasa anualizada del 90% para fines de 2022, lo que hará que la pobreza aumente y ejerza una presión extrema sobre una economía y finanzas gubernamentales ya débiles. El riesgo de que Argentina incumpla con su deuda soberana, que ya ha ocurrido nueve veces desde su independencia de España, sigue aumentando. Una serie de acontecimientos recientes apuntan a que ese riesgo sigue aumentando. 

El aumento vertiginoso de los rendimientos de los bonos locales, donde la tasa total superó la friolera de 70%, y los grandes vencimientos de deuda en 2022, junto con la disminución de las reservas en dólares estadounidenses, ejercen una presión considerable sobre la capacidad del gobierno para cumplir con sus obligaciones financieras. La creciente falta de reservas de divisas es tan severa que Buenos Aires planea tomar medidas para restringir las importaciones.

Un déficit energético descontrolado está avivando la inflación a máximos de varias décadas y aumentando las presiones fiscales que afectan a la economía argentina. Eso está ocurriendo a pesar de la exitosa explotación en curso de la vasta formación de esquisto de Vaca Muerta de 7,5 millones de acres que Buenos Aires ha considerado durante mucho tiempo como una bala de plata para los problemas económicos de Argentina. 

El cuerpo geológico, ubicado en la Cuenca Neuquina, en el norte de la Patagonia, cuenta con recursos técnicamente recuperables estimados de 16.000 millones de barriles de petróleo de esquisto y 308.000 millones de pies cúbicos de gas de esquisto, lo que lo convierte en el segundo depósito de gas de esquisto más grande del mundo. Desde la pandemia, la producción de petróleo y gas natural en Argentina, debido a la perforación en Vaca Muerta, sigue escalando a niveles récord. 

El creciente volumen de actividad en la formación geológica rica en hidrocarburos está respaldado no solo por los precios más altos del petróleo y el gas natural, sino también por las reformas tributarias y regulatorias implementadas por el gobierno nacional de Argentina.

Durante julio de 2022, la producción de hidrocarburos de Argentina alcanzó otro récord, superando el establecido un mes antes, bombeando 577.446 barriles de petróleo crudo y 4.950 millones de pies cúbicos de gas natural por día, con lo que la producción total de hidrocarburos alcanzó los 1,46 millones de barriles de petróleo equivalente por día. 

Esos números resaltan que se ha producido un notable crecimiento de la producción del 13%, 7% y 9%, respectivamente, año tras año. El aumento vertiginoso de la producción de petróleo y gas de esquisto en Vaca Muerta está impulsando esas fuertes ganancias. 

La producción de petróleo no convencional de Argentina en julio de 2022 creció un increíble 47% año tras año a 247,007 barriles por día, lo que representa el 43% de la producción de petróleo crudo del país en comparación con el 33% del año anterior. La producción de gas natural no convencional para el mismo mes se disparó en un notable 24% año tras año a 2.800 millones de pies cúbicos por día.

La expansión significativa de la producción de gas natural es clave para reducir el déficit energético de Argentina. Los altísimos precios del gas natural, que se dispararon un 117% desde principios de año, principalmente debido a la guerra en Ucrania y la falta de inversión de la industria durante la pandemia, están exacerbando el déficit energético de Argentina. 

El país económicamente asolado por la crisis depende en gran medida de las importaciones de energía, con una quinta parte del gas natural de consumo interno procedente de Bolivia y del mercado internacional de gas natural licuado. Durante 2021, Argentina importó casi 23 millones de metros cúbicos de gas natural por día, un aumento de casi el 14% con respecto a 2020, con un fuerte aumento de la demanda del combustible a medida que la economía reabrió y se recuperó de la pandemia. 

Argentina experimentó un déficit de energía de US$ 1.700 millones en 2021 y esto aumentará significativamente durante 2022. Una combinación de precios de la energía en espiral, causados ​​principalmente por la invasión de Ucrania por parte de Rusia, y la creciente demanda de gas natural en Argentina podría hacer que su déficit de energía se dispare a US$ 6.000 millones, para 2022, o más del triple de lo reportado un año antes.

Pesará mucho en una economía con problemas fiscales que ya experimenta un estrés y una agitación significativos si eso ocurre. Incluso la explotación exitosa de la vasta Vaca Muerta, la vaca muerta en inglés, formación de esquisto, ha hecho poco para reducir el creciente déficit de energía. Esto es sorprendente porque el desarrollo del cuerpo geológico está impulsando un fuerte crecimiento de la producción de petróleo y gas natural en Argentina. 

Para julio de 2022, la producción total de hidrocarburos alcanzó un nuevo récord de 1,46 millones de barriles diarios, lo que representó un aumento del 9,4% en comparación con el mismo mes del año anterior. 

Esa notable expansión en la producción se puede atribuir a que la producción de petróleo crudo aumentó un 12,8% para alcanzar un nuevo récord mensual de 577.446 barriles diarios, y la producción de líquidos de petróleo representó el 39,6% de la producción de hidrocarburos de Argentina en comparación con el 38,4% del año anterior. 

Un sólido aumento en la producción de gas natural, que se disparó un 7,2% año tras año a un récord de 140 millones de metros cúbicos. 

La vertiginosa producción de petróleo y gas natural no convencional, debido a la exitosa explotación de Vaca Muerta, es responsable de esa rápida expansión de la producción de hidrocarburos de Argentina. 

Los datos del gobierno muestran que la producción de petróleo de esquisto alcanzó los 247 007 barriles por día en julio de 2022, un impresionante 47% más que los 167.994 barriles por día bombeados en el mismo mes del año anterior. La producción de gas de esquisto, de suma importancia, aumentó a un récord de 79,7 millones de metros cúbicos o 2.800 millones de pies cúbicos por día, lo que representó un aumento notable del 28% anual. 

Como resultado, el petróleo de esquisto ahora representa el 43% de la producción total de petróleo de Argentina en comparación con el 33% del año anterior, mientras que el gas de esquisto es responsable del 57% de la producción total de gas natural frente al 49% para el mismo período en 2021.

Hay signos de un sólido crecimiento de la producción de Vaca Muerta. La actividad de perforación está aumentando, con el número de plataformas de Baker Hughes lo que indica que había 53 plataformas activas a fines de agosto de 2022, o dos más que el mes anterior, siete más que en el mismo período durante 2021 y cuatro veces más que en agosto de 2020.

La actividad de fracking está creciendo a un ritmo notable y los datos del Ministerio de Economía muestra un marcado incremento en el volumen de pozos terminados. 

Durante julio de 2022, el volumen de pozos de exploración completados se expandió un 34% en comparación con junio de 2022 a 4.229, mientras que los pozos de servicio perforados se triplicaron con creces mes a mes a 10.767. El enfoque de Argentina en atraer más inversiones y expandir significativamente la producción de hidrocarburos. 

Recientemente se puso en marcha un nuevo gasoducto que conecta Vaca Muerta con Buenos Aires, la ciudad más poblada del país.


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews