SECCO ENCABEZADOGrupo AGVgolden arrow
PIPE GROUP ENCABEZADCONOSUR ENCABEZADOPWC LOGO MINING PRESS
Induser ENCABEZADOWICHI TOLEDO ENCABEZADOWEG
LITHIUM SOUTHMANSFIELD MINERA HVELADERO ENCABEZADO
Genneia ENCABEZADOJOSEMARIA ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
OMBU CONFECATFERMA ENCABEZADOERAMET CABECERA
SACDE ENCABEZADOglencore PACHONNEWMONT COVID
GSB ROTATIVO MININGRIO TINTO RINCONHIDROAR ENCABEZADO
CRISTIAN COACH ENCABEZADOPRELAST
ABRASILVER ENCABEZADORUCAPANELEPIROC ENCABEZADO
KNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADOCERRO VANGUARDIAEXPO LITIO ENCABEZADO
ALEPH ENERGY ENCABEZADOMETSO CABECERAEXAR ENCABEZADO
ARCADIUM LITHIUMMilicic ENCABEZADO
CAPMINMAPAL ENCABEZADODELTA MINING
INFA ENCABEZADOMINERA SANTA CRUZPAN AMERICAN SILVER
CINTER ENCABEZADOVIALES SANTA FE ENCABEZADO MINING
TIERRAS RARAS
EE.UU. lucha por recuperar independencia en la producción de imanes
WSJ/MINING PRESS

Las necesidades de defensa de Estados Unidos impulsan la reactivación tras décadas de desindustrialización

10/05/2024

JON EMONT 

La maquinaria bélica estadounidense depende de diminutos trozos de metal, algunos tan pequeños como monedas de diez céntimos. Los imanes de tierras raras son necesarios para los cazas F-35, los sistemas de guiado de misiles, los drones Predator y los submarinos nucleares.

El problema: China fabrica la mayoría de los imanes de tierras raras del mundo, con el 92% de la cuota de mercado mundial. Ahora, Washington está repartiendo cientos de millones de dólares en subvenciones y créditos fiscales para reactivar la fabricación de imanes en Estados Unidos. Los fabricantes de defensa tienen las horas contadas.

Una ley estadounidense de 2018 restringió el uso de imanes fabricados en China en equipos militares estadounidenses, reduciendo la lista de proveedores potenciales a un pequeño número en Japón y Occidente. Para 2027, las restricciones se extenderán a los imanes fabricados en cualquier lugar que contengan materiales extraídos o procesados en China, cubriendo casi todo el suministro mundial actual.

Después de tres décadas de desindustrialización tras la Guerra Fría, reconstruir la industria -contra el peso de China en el mercado- es una ardua batalla, incluso con ayuda del gobierno. Sólo una empresa estadounidense produce el tipo dominante de imán de tierras raras.

Anthony Di Stasio, un alto funcionario de defensa estadounidense, afirmó: “No vamos a ser capaces simplemente de pulsar un interruptor y llegar a donde queremos estar”. “Lo único por lo que realmente se puede juzgar el éxito en este momento es por cuántas ondas positivas ha conseguido generar la piedra lanzada al lago”, agregó.

La oficina que Di Stasio dirige en el Departamento de Defensa se sumerge en las cadenas de suministro para invertir en las piezas y partes que hacen funcionar al ejército. Gran parte de lo que invierten es en el procesamiento de minerales y la fabricación de metales, apostando porque, independientemente de cómo evolucione, por ejemplo, la tecnología de los submarinos, se necesitarán los mismos componentes básicos.

“Acerquémonos todo lo que podamos a la tierra para saber que seguiremos necesitándola dentro de 15 años”, dijo Di Stasio.

En los últimos años, el Departamento de Defensa ha destinado más de US$ 450 millones a las tierras raras y los imanes que alimentan. El Departamento de Energía ofrece sus propios incentivos porque los imanes también son fundamentales para los vehículos eléctricos.

La financiación está ayudando a un fabricante alemán de imanes a establecer su primera fábrica norteamericana, que empezó a funcionar en marzo, dos décadas después de que cerrara su última fábrica en Estados Unidos.

La fábrica, situada en Sumter, Carolina del Sur, comprará tierras raras a nivel local. Esos suministros podrían proceder de otros proyectos que están recibiendo financiación gubernamental, como las plantas de procesamiento que se están construyendo en California y Texas, propiedad de mineros estadounidenses y australianos, respectivamente.

Su mayor obstáculo son los bajos precios chinos. Una investigación del Departamento de Comercio de EE.UU. en 2022 concluyó que la posición dominante de China le permitía fijar precios lo suficientemente bajos como para hacer insostenible la producción para sus competidores.

En Occidente, las minas y las instalaciones de transformación se enfrentan a más normativas. Sólo queda un pequeño número de expertos en la materia, lo que obliga a recurrir a soluciones costosas, como la importación de talentos extranjeros, el envío de estadounidenses al extranjero para recibir formación y la automatización.

“Si quieres que sea comercialmente viable, ¿cómo vas a conseguirlo? Porque hay una razón por la que ya no lo hacemos a nivel nacional”, comentó Moshe Schwartz, responsable de la política de adquisiciones de la Asociación Industrial de Defensa Nacional, un grupo comercial que representa a la industria de defensa.

Según Schwartz, obligar a los proveedores de defensa a comprar imanes más caros fabricados en Estados Unidos elevaría los costos y tendría un efecto dominó que podría afectar a cuántos sistemas de defensa, como submarinos y cazas, puede comprar el Departamento de Defensa.

La otra cuestión es quién más comprará los imanes. La demanda de defensa, aunque considerable, no es suficiente. Otras industrias que utilizan imanes, como los fabricantes de vehículos eléctricos, turbinas eólicas y máquinas de resonancia magnética, tendrían que estar dispuestas a pagar más hoy, a cambio de una cadena de suministro fiable.

Al menos una empresa importante, General Motors (GM), ha acordado comprar imanes fabricados en Estados Unidos cuando empiece la producción. Otros dicen estar interesados.

“Si pensamos en la cantidad de narices ensangrentadas, ojos morados y coronarias que se han producido en los últimos dos años por interrupciones de la cadena de suministro, y en los millones que se han perdido, tener un producto regional o casi regional... es muy valioso”, sostuvo Kirk Anderson, director de asuntos gubernamentales de Nidec Motor, una empresa japonesa que fabrica motores en Estados Unidos.

Nidec está en conversaciones para comprar imanes a una empresa estadounidense que ha recibido financiación gubernamental.


ESPARCIDOS A LOS CUATRO VIENTOS
Los primeros imanes de tierras raras fueron descubiertos en los años 60 por científicos de un laboratorio de la Fuerza Aérea estadounidenses. En las dos décadas siguientes, las inversiones militares dieron lugar a versiones más potentes, capaces de mantener su atracción a temperaturas extremadamente altas y extremadamente bajas. Ello permitió nuevas proezas de ingeniería, como los avanzados sistemas de guerra electrónica de los cazas F-15, que pueden funcionar hasta a 70.000 pies de altura.

Estos imanes eran caros, lo que limitaba sus aplicaciones. En los años 80, científicos de GM y Sumitomo, una empresa japonesa, inventaron por separado un nuevo tipo de imán de tierras raras. Utilizaban materiales menos caros, pero tan potentes que podían atraer objetos cientos de veces superiores a su propio peso, lo que mejoraba el par y la eficacia de los motores eléctricos, explicó John Ormerod, consultor del sector.

A finales de los 80, Estados Unidos era uno de los principales productores, sólo superado por Japón. Los minerales se extraían y procesaban en California y se transformaban en imanes en el Medio Oeste. GM creó una división de imanes llamada Magnequench, que vendía a las industrias automovilística, electrónica y de defensa.

Para entonces, China había entrado en el juego. El auge de la minería china de tierras raras y los menores costos de la mano de obra asiática mermaron las ventajas estadounidenses. En 1995, GM se desprendió de Magnequench, que fue adquirida por un grupo inversor que incluía una empresa estatal china. El acuerdo fue aprobado por el gobierno estadounidense.

Un ingeniero, Mitchell Spencer, fue enviado a la ciudad portuaria de Tianjin en 1998 para ayudar a establecer lo que le dijeron que sería una fábrica hermana de la planta magnética de Anderson, Indiana. Poco después de regresar a Indiana, Magnequench cerró la planta de Anderson y, con el tiempo, todas sus operaciones de fabricación en Estados Unidos.

“Construí mi propia horca”, señaló Spencer. El talento estadounidense, dijo, fue “dispersado a los cuatro vientos”.


DE VUELTA AL FUTURO
La ruptura de las cadenas de suministro durante la pandemia de Covid-19 hizo saltar las alarmas. La financiación de la época de la pandemia permitió al gobierno respaldar a Noveon Magnetics, con sede en Texas, una startup que había comenzado la producción de imanes a pequeña escala en 2018. La empresa recibió unos US$ 29 millones para impulsar la producción en sus instalaciones de San Marcos, Texas.

Los imanes fabricados allí se utilizan en misiles de crucero, sistemas de defensa antimisiles y helicópteros.

A medida que aumentaban las tensiones con China, el Departamento de Defensa anunció, entre 2020 y 2022, una financiación de US$ 45 millones para que MP Materials -la empresa minera de tierras raras más importante de Estados Unidos- estableciera instalaciones para procesar minerales en el país. La empresa tiene previsto empezar a fabricar imanes en Texas el año que viene.

También se destinaron unos US$ 250 millones a la australiana Lynas Rare Earths para levantar un complejo de procesamiento de tierras raras en Seadrift (Texas). El año pasado, el gobierno anunció la concesión de casi US$ 100 millones a la firma alemana VAC para su planta de fabricación de imanes en Carolina del Sur.

VAC llevaba décadas siendo uno de los pocos fabricantes de imanes de tierras raras de Occidente y ahora planea producir imanes en serie en sus instalaciones estadounidenses. Ha enviado a trabajadores estadounidenses a Alemania para que reciban formación y automatizará sus procesos para ahorrar costos. Sus imanes serán un 50% más caros que los chinos, dependiendo de las especificaciones, según los ejecutivos.

Las empresas se han encontrado con retos inesperados, como una campaña organizada por cuentas falsas prochinas en las redes sociales que los investigadores de ciberseguridad bautizaron como “Dragonbridge”.

Después de que Lynas, el productor australiano, anunciara su planta de Texas, una avalancha de mensajes en Internet de cuentas que se hacían pasar por locales argumentaron que el proyecto sería destructivo para el medioambiente y afectaría a la salud de la comunidad.

Más recientemente, la caída de los precios de las tierras raras, causada en parte por el aumento de la producción china, ha suscitado dudas sobre nuevos proyectos. En una conferencia sobre beneficios celebrada a principios de año, un analista preguntó a los directivos de MP Materials si reconsiderarían sus planes dados los bajos precios actuales.

“Lo que le diría al respecto es que estamos hablando de una cadena de suministro en el mundo occidental que básicamente no existe”, sostuvo el director ejecutivo James Litinsky. “Aunque el entorno es difícil, por lo que nos dicen los clientes, sigue habiendo un deseo de que exista esta cadena de suministro”, añadió.


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews

KNIGHT PIESOLD DERECHA NOTA GIF 300
Lo más leído
PODER DE CHINA
AGUA Y MINERIA
NOTA MÁS LEIDAs MP GIF
VENEZUELA