JOSEMARIA ENCABEZADOgolden arrowMINERA ALUMBRERAMinetech encabezado
GRUPO LEIVAMAPAL ENCABEZADOMilicic ENCABEZADO
BERTOTTO ENCABEZADOMETSO CABECERACERRO VANGUARDIAWEG
MANSFIELD MINERA HMINERA ANDINA DEL SOL ENCABEZADOKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
PDACPWC LOGO MINING PRESSALLKEMSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
Induser ENCABEZADOCostanera ENCABEZADOERAMET CABECERA
SACDE ENCABEZADOglencore PACHONNEWMONT COVID
INDUSTRIA CONSTRUCTURA MININGHIDROAR ENCABEZADOSECCO ENCABEZADO
ARMINERA ENCABEZADOTOYOTA PRANAPRELAST
RUCAPANELCONOSUR ENCABEZADOYAMANA GOLDEPIROC ENCABEZADO
Grupo AGVLITHIUM SOUTHPIRCA SAFETY ENCABEZADO
PATAGONIA GOLDEXAR ENCABEZADOLakeland ENCABEZADO
RIO TINTO RINCONFERMA ENCABEZADOLIVENT ENCABEZADO
PETROANDINADELTA MININGINFA ENCABEZADO
PIPE GROUP ENCABEZADCINTER ENCABEZADOMINERA SANTA CRUZPAN AMERICAN SILVER
VIALES SANTA FE ENCABEZADO MININGMurchison ENCABEZADOOROCOBRE
MINERÍA
Minería submarina: Forrest se suma al rechazo de gobiernos globales
AGENCIAS/MINING PRESS
09/11/2022

En el marco de la COP 27, los proyectos que se mostraban como el faro al final del túnel de la escasez de materias primas, comienzan a ser cuestionados en una ruta hacia la transición. Es el caso de la minería submarina.

Con ocasión de la Conferencia de Naciones Unidas sobre los océanos celebrada en Lisboa, los gobiernos de Palaos, Fiyi y Samoa lanzaron un llamado a una moratoria a la extracción de minerales del fondo marino, con el apoyo de un centenar de diputados de 37 países. Aproximadamente el 60 por ciento del fondo del océano se encuentra fuera de la jurisdicción de los estados individuales. 

En estas aguas, la prospección de aguas profundas (la búsqueda de minerales y metales), la exploración (evaluaciones de la ubicación, el tamaño y la cantidad) y la explotación (la recuperación y entrega de cantidades económicas de minerales y metales) está regulada por la UNCLOS- creó la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos  (ISA).

La Autoridad Internacional de los Fondos Marinos, afiliada a la ONU, se está reuniendo en Kingston para acelerar las regulaciones que podrían permitir la extracción de metales valiosos en ecosistemas marinos profundos frágiles y biodiversos a partir de 2024. Pero como el Consejo de la ISA, el organismo normativo de la organización, concluyó su primera Durante la semana de reuniones del viernes, un número creciente de países pedían detener la prisa por promulgar regulaciones mineras para julio de 2023, fecha límite establecida el año pasado.

Entre los 36 estados miembros del Consejo, Alemania, Francia, España, Costa Rica, Nueva Zelanda, Chile, Panamá, Fiji y los Estados Federados de Micronesia exigieron la semana pasada una "pausa de precaución" o una moratoria en la minería debido a la falta de datos científicos. sobre las áreas del lecho marino objeto de explotación.

 El lunes en la COP27 en Egipto, el presidente francés, Emmanuel Macron, pidió una prohibición total de la minería en aguas profundas. Mientras tanto, Brasil, los Países Bajos, Portugal, Singapur, Suiza y otros miembros del Consejo también indicaron que no aprobarían ningún contrato minero hasta que existan suficientes protecciones ambientales para los ecosistemas únicos del océano profundo, independientemente de la fecha límite de julio.

El presidente ejecutivo de Fortescue Metals, Andrew Forrest, dijo que su fundación benéfica, la Fundación Mindero, está a favor de una pausa en la minería de los fondos marinos.

La última ronda de negociaciones de la ISA, que finalizó este viernes, estuvo marcada por la división entre los estados miembros sobre si la minería debería continuar.

“Si los reguladores no pueden aplicar exactamente los mismos estudios de todo el ecosistema, incluida la flora, la fauna, el terreno y las consecuencias no deseadas, y los mismos o más altos estándares, como hacemos en tierra, entonces no se debe minar el lecho marino”, dijo Forrest en un panel en la conferencia COP27 en Sharm el-Sheikh.

La minería de los fondos marinos implicaría aspirar rocas del tamaño de una patata ricas en metales de batería que cubren vastas franjas del lecho marino a profundidades de 4 a 6 kilómetros, y son especialmente abundantes en el Océano Pacífico Norte.

La minería del lecho marino en áreas fuera de la jurisdicción nacional no puede comenzar hasta que la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos, un organismo de la ONU con sede en Jamaica, decida sobre las regulaciones que rigen la industria. 

La minería de aguas profundas (DSM, por sus siglas en inglés)  consiste en  recuperar depósitos minerales de nódulos que salpican el fondo del océano, generalmente a más de 600 pies bajo el nivel del mar. Los nódulos económicamente más viables  se  encuentran parcialmente bajo sedimentos en el centro-norte del Océano Pacífico, el sureste del Océano Pacífico y el norte del Océano Índico. Estos valiosos nódulos contienen cobalto, cobre, níquel y otros minerales necesarios para producir tecnologías ecológicas como vehículos eléctricos, paneles solares y turbinas eólicas, publicó el sitio USIP.

Sin embargo, la supervisión regulatoria de esta práctica es una fuente importante de tensiones geopolíticas. La Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS, por sus siglas en inglés) exige que los estados rijan la minería en aguas profundas en los fondos marinos dentro de su jurisdicción nacional.

La demanda de explotación de minerales en los fondos marinos está aumentando. Pero el desarrollo apresurado de un marco regulatorio DSM podría aumentar la competencia geopolítica y la degradación ambiental.

China, en particular, ha demostrado su deseo de dar forma a las normas internacionales en el ámbito marítimo, como lo demuestran las acciones agresivas de Beijing en el  Mar de China Meridional  y DSM . China, que ya domina la minería terrestre, ahora lidera la carrera hacia el fondo del mar al desarrollar capacidades superiores e influir en el entorno regulatorio. Actualmente, China posee  cinco de los 30  contratos de minería en aguas profundas emitidos por la ISA, más que cualquier otro país.

Según la ISA, los estados miembros deben garantizar que las acciones realizadas en virtud de una licencia de exploración cumplan con la ley UNCLOS. Y si bien la ley DSM china   detalla las obligaciones ambientales en virtud de la UNCLOS, los requisitos son vagos, lo que crea una regulación laxa. Como tal, China puede influir en las prácticas operativas y las normas ambientales.

China también es líder en investigación y desarrollo y tiene capacidades de procesamiento de minerales inigualables. La investigación de DSM es costosa y las empresas requieren grandes cantidades de capital para operar. Pero el gobierno chino ha hecho de la financiación de la investigación minera en aguas profundas una prioridad económica y de seguridad nacional. Las empresas estatales chinas tienen acceso preferencial a préstamos de bancos estatales con tasas de interés más bajas, lo que les ofrece una ventaja sobre las empresas que operan en el mercado libre.

Mientras tanto, Estados Unidos no es un estado miembro de UNCLOS o ISA, habiendo firmado pero no ratificado el tratado UNCLOS. Esto deja a los Estados Unidos con una capacidad limitada para dar forma al marco regulatorio del DSM. La UNCLOS también requiere que las empresas de DSM tengan su sede en un estado miembro, lo que significa que las empresas estadounidenses no pueden acceder a los contratos de minería en aguas profundas de ISA.

Para sortear el problema, Estados Unidos aprobó su propia ley sobre minería de los fondos marinos que permitió a la NOAA emitir licencias de exploración para DSM internacional. Sin embargo, a pesar de recibir licencias, las empresas estadounidenses como Lockheed Martin dudan en comenzar las operaciones de DSM, citando la falta de reconocimiento internacional.

Al crear regulaciones paralelas en lugar de ratificar la UNCLOS, Estados Unidos corre el riesgo de debilitar el incentivo para cumplir con el derecho internacional y sienta un precedente peligroso que podría empoderar a los actores malignos. Estados Unidos también depende de la minería terrestre china para obtener minerales críticos. Sin el reconocimiento internacional de las actividades de DSM, las empresas estadounidenses se quedarán aún más rezagadas, por lo que es poco probable que Estados Unidos deje de depender de China

La ISA, que incluye a 167 países miembros y la Unión Europea, fue establecida en 1994 por el tratado de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar para regular la minería en aguas internacionales y garantizar la protección del medio ambiente marino. Durante los últimos 21 años, la ISA ha emitido contratos de exploración a empresas respaldadas por el estado, agencias gubernamentales y empresas privadas para buscar minerales en más de 500 000 millas cuadradas del lecho marino en los océanos Atlántico, Índico y Pacífico. Cada contratista minero debe ser patrocinado por una nación miembro de ISA, que es responsable de garantizar el cumplimiento de las normas ambientales.

La creciente resistencia entre los países miembros de la ISA a la regulación acelerada se produce cuando las investigaciones de Bloomberg Green, Los Angeles Times y el New York Times han revelado la cercanía de la Secretaría de la ISA, el brazo administrativo de la organización, a las empresas mineras que la Autoridad regula y la influencia que algunas de esas empresas ejercen sobre las pequeñas naciones insulares del Pacífico que patrocinan sus contratos, publicó Bloomberg.

Forrest, apodado Twiggy, es la segunda persona más rica de Australia, con un valor neto de alrededor de US$ 17,8 mil millones según Forbes. El magnate del mineral de hierro planea convertir a Fortescue en el grupo de energía verde más grande del mundo y ha pedido previamente a sus rivales que aceleren su transición energética y utilicen hidrógeno verde.


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews