JOSEMARIA ENCABEZADOgolden arrowMINERA ALUMBRERAMinetech encabezado
GRUPO LEIVAMAPAL ENCABEZADOMilicic ENCABEZADO
METSO CABECERACERRO VANGUARDIAWEG
MINERA ANDINA DEL SOL ENCABEZADOKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
PWC LOGO MINING PRESSSALES DE JUJUY ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
expo san juan encabezadoInduser ENCABEZADOCostanera ENCABEZADOERAMET CABECERA
SACDE ENCABEZADOglencore PACHONNEWMONT COVID
INDUSTRIA CONSTRUCTURA MININGHIDROAR ENCABEZADOSECCO ENCABEZADO
TOYOTA PRANALIEX ENCABEZADOPRELAST
CONOSUR ENCABEZADOYAMANA GOLDEPIROC ENCABEZADO
LITHIUM SOUTHPIRCA SAFETY ENCABEZADO
PATAGONIA GOLDEXAR ENCABEZADOLakeland ENCABEZADO
FERMA ENCABEZADOLIVENT ENCABEZADOPAN AMERICAN ENERGY (CABECERA
PETROANDINADELTA MININGGrupo AVGINFA ENCABEZADO
CINTER ENCABEZADOMINERA SANTA CRUZPAN AMERICAN SILVER
VIALES SANTA FE ENCABEZADO MININGMurchison ENCABEZADOOROCOBRE
ESCENARIO
Atlantic Council: Las 23 lecciones de la invasión de Rusia en Ucrania
ATLANTIC COUNCIL/MINING PRESS/ENERNEWS
20/09/2022

Cuando se lanzó por primera vez en la madrugada del 24 de febrero, se suponía que la invasión a gran escala de Ucrania por parte del Kremlin duraría solo unos días y terminaría con la rápida captura de Kyiv.

El avance en tan solo seis meses, fue rápido. Esos planes colapsaron de manera espectacular cuando Ucrania hizo retroceder a las tropas rusas a través de una combinación de pura determinación y abundantes armas occidentales. 

Pero a pesar del éxito de Ucrania, el conflicto está lejos de terminar. Por el contrario, parece estar asentándose en una larga batalla de desgaste que pondrá a prueba la determinación de Ucrania y Occidente. 

Además, el conflicto ya ha transformado gran parte de lo que el mundo pensaba que sabía no solo sobre operaciones y estrategia militares, sino también sobre diplomacia, inteligencia, seguridad nacional, seguridad energética, política económica y mucho más. 

Entonces, cuando la guerra llega a su medio año, les pedimos a los expertos de nuestra amplia red que compartan las lecciones más importantes que han aprendido de la crisis. Los resultados, un manual ilustrativo y de amplio alcance para los responsables de la formulación de políticas y el público en general, se encuentran a continuación.


LECCIÓN PARA LA DIPLOMACIA OCCIDENTAL: NO DUDEN DE LOS UCRANIANOS

Melinda Haring, subdirectora del Centro Eurasia

Desde el primer día, ha habido demasiada renuencia en la administración Biden: compartir inteligencia en tiempo real con Ucrania por temor a que no todos en el gobierno ucraniano sean confiables; enviar armas pesadas por temor a que los ucranianos no sepan cómo usarlas (y que llevaría demasiado tiempo entrenar a los ucranianos); enviar paquetes de asistencia lo suficientemente grandes por temor a la corrupción. También ha habido una enorme renuencia a utilizar el lenguaje adecuado para describir el objetivo real de Estados Unidos; cuando el secretario de Defensa, Lloyd Austin, habló de derrotar a Moscú de tal manera que no pueda volver a atacar a Ucrania, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, lo criticó. 

Sin embargo, una y otra vez, los ucranianos han demostrado ser dignos de la confianza de Estados Unidos (y algo más). Con la inteligencia occidental, pudieron resistir la invasión del aeropuerto Hostomel de Kiev, que podría haber sido decisiva, y erradicar a montones de generales rusos además del buque insignia de la Armada rusa, el Moskva. Con armas estadounidenses, los soldados ucranianos expulsaron a los rusos de Kyiv y los obligaron a retirarse al Donbas. Ahora, con los cohetes estadounidenses de largo alcance, han alcanzado docenas de objetivos de alto valor. El resultado final es obvio: cuando el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy y su equipo dicen que necesitan algo, la solicitud es legítima y Estados Unidos debe cumplirla de inmediato.   


LECCIÓN PARA LA DIPLOMACIA GLOBAL: NO SE PUEDE CONFIAR EN EL RÉGIMEN DE PUTIN Y DEBE SER DERROTADO

Yevgeniya Gaber miembro sénior no residente del Atlantic Council en Turquía

Seis meses de la guerra genocida de Rusia contra Ucrania, así como años de invasiones del Kremlin a los estados vecinos y la guerra híbrida más reciente contra Occidente, han dejado en claro que cualquier acuerdo con el régimen de Putin simplemente no es viable y, a menudo, contraproducente. Rusia invadió Ucrania en 2014 tras haberse comprometido a ser garante de su soberanía e integridad territorial bajo el Memorándum de Budapest; en su asalto más reciente, el Kremlin se apoderó de una quinta parte de los territorios de Ucrania tras años de negociaciones sobre el conflicto en Ucrania dentro del formato de Normandía y los acuerdos de Minsk.

Moscú ha expresado su falta de respeto por el derecho internacional, las instituciones liberales y todo tipo de tratados internacionales con socios y rivales por igual. Al cometer crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad en Ucrania, violar el principio básico de la libertad de navegación, armar los suministros de alimentos y refugiados, y participar en el chantaje energético y nuclear, el régimen de Putin ha planteado amenazas existenciales no solo para el futuro de la nación ucraniana, sino también a un orden mundial basado en reglas. El apaciguamiento, el diálogo y los compromisos con un agresor nunca han funcionado. Rusia escala cuando siente debilidad y se retira cuando siente fuerza. Si el mundo quiere una paz sostenible en la región, en lugar de una pausa táctica en los ataques rusos, Occidente debe aprender el idioma del poder, que es el único idioma que entiende Putin.


LECCIÓN PARA LA POLÍTICA EXTERIOR DE EE.UU.: ESTADOS UNIDOS YA NO PUEDE CONFIAR EN LA AMBIGÜEDAD ESTRATÉGICA

William F. Wechsler, director sénior del Centro Rafik Hariri y Programas de Medio Oriente del Atlantic Council

Cuando un estado posee sustancialmente más poder que sus adversarios, una política de ambigüedad estratégica puede generar renuencia entre esos adversarios a tomar acciones que podrían provocar represalias, especialmente si la nación más poderosa tiene la reputación de responder de manera impredecible o desproporcionada. Pero cuando se percibe que el poder relativo de un estado está en declive, entonces una política de ambigüedad estratégica puede, por el contrario, inspirar aventurerismo en un adversario, especialmente si se ve que el poder en declive se está retirando, o si de otro modo parece débil o distraído.  

La larga era de fuerte poder relativo estadounidense permitió a los políticos estadounidenses el lujo de adoptar políticas que presentaban ambigüedad estratégica. Pero esos días lamentablemente han pasado, como quedó demostrado cuando el presidente ruso, Vladimir Putin, invadió Ucrania, sin inmutarse por las señales intencionalmente ambiguas que Estados Unidos había enviado durante las décadas anteriores sobre la naturaleza de su compromiso con la soberanía ucraniana. También se sintió alentado por la percepción de la debilidad de Estados Unidos tras la retirada de Afganistán y la disfunción en su política interna. Aquí hay una lección importante para los políticos estadounidenses que preferirían aferrarse a la ambigüedad estratégica cuando buscan disuadir una invasión china de Taiwán, por ejemplo, o una agresión iraní en el Golfo. Hoy en día, se requieren declaraciones más explícitas sobre las líneas rojas de EE.UU. 


LECCIÓN PARA LA SEGURIDAD NACIONAL DE EE.UU.: WASHINGTON DEBE LIDIAR CON BEIJING, MOSCÚ Y TEHERÁN AL MISMO TIEMPO 

Matthew Kroenig, director interino del Scowcroft Center for Strategy and Security.

El gobierno de Biden asumió el cargo creyendo que podía aparcar las relaciones con Rusia, colocándolas sobre una base “estable y predecible” al tiempo que priorizaba la competencia con China como parte de su política de seguridad nacional. Pero Moscú tenía otras ideas: al lanzar la guerra terrestre más grande en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, Putin le recordó a Washington cuánto su seguridad y prosperidad están ligadas a la paz y la estabilidad en Europa. La administración de Biden se vio obligada a volver a la mesa de dibujo y reescribir su estrategia de seguridad nacional (que aún no se ha publicado más de un año y medio después del mandato de Biden) porque la primera versión le dio poca importancia a Rusia.  

China debería ser una prioridad, pero Estados Unidos sigue siendo una potencia global con intereses globales; su estrategia de seguridad nacional debe reflejar esa realidad. Un enfoque efectivo debe abordar las graves amenazas que plantean China y Corea del Norte en el Indo-Pacífico, Irán en el Medio Oriente y Rusia en Europa. Además, estas amenazas están interconectadas: Rusia, China e Irán trabajan cada vez más juntas. El éxito en uno de estos escenarios fortalecerá, no debilitará, el poder de Estados Unidos para tratar con los demás. 


LECCIÓN PARA LAS OPERACIONES MILITARES: EL EQUIPO NO GANA LAS GUERRAS. LA GENTE HACE.

John “Buss” Barranco, ex miembro senior del Cuerpo de Marines de EE.UU. en 2021-22 en el Centro Scowcroft de Estrategia y Seguridad del Atlantic Council.

Rusia gastó alrededor de $ 65 mil millones en defensa en 2021, o más de diez veces lo que hizo Ucrania ese año. Si el equipo fuera el factor decisivo, Rusia habría logrado la victoria abrumadora y ultrarrápida que buscaba hace meses. Pero en esta guerra, Ucrania ha demostrado que un buen liderazgo y entrenamiento, de los cuales tiene mucho, pero Rusia tiene muy poco, marcan la diferencia. 

Dado que ambos países comparten una larga tradición militar que se remonta a la Rusia imperial, la diferencia en sus respectivas actuaciones en el campo de batalla (y las razones por las cuales) son instructivas. Desde 1993, Ucrania ha sido parte del Programa de Asociación Estatal de la Guardia Nacional de los EE.UU., en el que sus fuerzas armadas han sido entrenadas de acuerdo con el modelo de los EE.UU. de dar órdenes tipo misión a los oficiales subalternos y suboficiales (NCO), explicando el comandante intención, y empoderarlos para tomar decisiones sobre el terreno basadas en los hechos cambiantes sobre el terreno. Nadie se convierte en un experto en la toma de decisiones de combate de la noche a la mañana, por lo que se realizan ejercicios realistas y se fomenta una cultura que fomenta la iniciativa individual y exige una evaluación rigurosa. Esta forma abierta y transparente de operar ha resultado en un alto nivel de moral y rendimiento en el campo de batalla. 

Por el contrario, las fuerzas armadas de Rusia (que dependen en gran medida de los reclutas) carecen de suboficiales profesionales y desalientan la iniciativa y la retroalimentación. La autoridad para la toma de decisiones sigue estando fuertemente centralizada, y solo los oficiales superiores pueden actuar de forma independiente. Por eso han muerto tantos generales rusos en esta guerra; nadie en un nivel inferior tenía la experiencia de liderazgo, la comprensión general o la autoridad para actuar con decisión cuando las cosas no salían según lo planeado. La forma rusa de hacer la guerra ha sido predecible: fracaso en el campo de batalla y baja moral. 


LECCIÓN PARA LA PLANIFICACIÓN MILITAR: LAS ARMAS MODERNAS ÁGILES PUEDEN DERROTAR A FUERZAS ARMADAS CONVENCIONALES MÁS GRANDES, ESPECIALMENTE CUANDO ESTÁN A LA DEFENSIVA

Hans Binnendijk, miembro distinguido del Scowcroft Center for Strategy and Security.

Estados Unidos ha organizado un efectivo “Arsenal de la Democracia” para defender a Ucrania. En la batalla por Kyiv, las unidades defensivas ucranianas pequeñas y móviles, armadas con armas como Stingers, Javelins, NLAW y drones, demolieron tanques, transportes de tropas, camiones de suministro, helicópteros y aviones de combate rusos. Una fuerza rusa del siglo XX con una plataforma pesada fue derrotada cómodamente por una ligera del siglo XXI. En la batalla por el Donbas, la artillería rusa del siglo XX superó con creces a la artillería ucraniana, hasta que se introdujeron cantidades bastante pequeñas del nuevo sistema de cohetes de artillería de alta movilidad (HIMARS) de fabricación estadounidense. Su capacidad de ataque de precisión destruyó decenas de depósitos de municiones y cuarteles generales rusos, entre otras unidades, lo que ralentizó el avance ruso. Y en el Mar Negro, Los buques de guerra rusos superaban ampliamente en número a los restos de la Armada de Ucrania, hasta que se introdujeron los precisos misiles Neptune de fabricación ucraniana y Harpoon de fabricación estadounidense, lo que obligó a la Armada rusa a retirarse. Todas estas fueron situaciones esencialmente defensivas para Ucrania.

Ahora Ucrania buscará recuperar la mayor parte posible de su territorio ocupado, pero no será fácil. Las fuerzas ucranianas utilizarán muchos de estos mismos sistemas de ataque de precisión para tratar de recuperar Kherson y Donbas, pero también avanzarán contra fuertes posiciones defensivas rusas. Esto funcionó bien inicialmente para las fuerzas estadounidenses hace dos décadas cuando tomaron medidas ofensivas contra los insurgentes iraquíes y los insurgentes afganos, pero queda por ver si las fuerzas ucranianas pueden lograr la misma hazaña. El resultado determinará si Putin puede reclamar algún grado de éxito en su despiadada aventura.


LECCIÓN PARA LA DISUASIÓN: LOS DESPLIEGUES DE TROPAS FUNCIONAN MEJOR QUE LAS AMENAZAS DE SANCIONES ECONÓMICAS

Hans Binnendijk

Mientras las tropas rusas se reunían para invadir Ucrania a principios de este año, muchos analistas de defensa creían que la amenaza de severas sanciones económicas sería suficiente para disuadir un ataque ruso. Pero para Putin, los objetivos territoriales revanchistas superaban cualquier daño potencial que pudiera causarse a la economía rusa a través de las sanciones occidentales. Si bien se ha causado un gran daño a la economía de consumo rusa, el rublo se ha fortalecido y las reservas de divisas han aumentado debido a los altos precios del petróleo y al cambio de los mercados rusos. El juicio de Putin parece haber sido correcto, al menos en el corto plazo. 

Los líderes de la OTAN habían dejado en claro que no enviarían tropas para defender Ucrania, lo que llevó a Putin a calcular mal en dos frentes: subestimó la capacidad de los ucranianos para defenderse y la voluntad de Occidente de armarlos rápidamente. Así que los funcionarios de defensa occidentales han vuelto a aprender una lección de la era de la Guerra Fría: lo que disuade la agresión rusa son las tropas de la OTAN en el flanco oriental de la Alianza, no la amenaza de sanciones económicas. Es posible que si las tropas de la Alianza se hubieran desplegado en Ucrania, podría haber disuadido la invasión; pero también pueden haber comenzado la Tercera Guerra Mundial. El despliegue de tropas en territorio de la OTAN ahora asegurará que Putin no vuelva a cometer errores de cálculo.

La piedra angular de la reciente cumbre de la OTAN fue un esfuerzo por absorber e implementar esta lección. La postura disuasoria de la OTAN está cambiando de “disuasión mediante el castigo” a “disuasión mediante la negación”, y las fuerzas aliadas se posicionan al frente para negar la capacidad de Rusia de ocupar cualquier parte del territorio de la OTAN. Ahora se han desplegado grupos de batalla de la OTAN del tamaño de un batallón en ocho aliados de primera línea, y las fuerzas estadounidenses en Europa han aumentado a cien mil. Muchos creen que se necesita hacer aún más para asegurar la disuasión mediante la negación, por ejemplo, mediante el despliegue de fuerzas de la OTAN a nivel de brigada o incluso de división en los países aliados de primera línea. 


LECCIÓN PARA LA ECONOMÍA GLOBAL: LAS NUEVAS HERRAMIENTAS DE CONFLICTO SON ECONÓMICAS, Y SON PODEROSAS

Josh Lipsky, director sénior del Centro de GeoEconomía.

Cuando Rusia invadió Ucrania, el presidente Biden dejó en claro que Estados Unidos no intervendría militarmente de manera directa. Pero eso no significó que Estados Unidos y sus aliados se quedaran sin recursos; en cambio, las naciones del Grupo de los Siete (G7) decidieron congelar aproximadamente $ 350 mil millones en activos rusos. Para poner eso en perspectiva, es aproximadamente del tamaño de toda la economía de Austria. La medida conmocionó al presidente ruso, Vladimir Putin, y a su banco central, ejerciendo una enorme presión sobre la economía rusa. También llamó la atención en todo el mundo: la mayoría de los países tienen algunas reservas en dólares y euros, y ahora están pensando mucho en los riesgos para esos activos en caso de una crisis futura. Pero como Estados Unidos, Japón, la Unión Europea y el Reino Unido están alineados, los países no ven muchas alternativas (por ahora). El renminbi de China aún no es una opción viable como verdadera moneda internacional. Entonces, ¿cuál es la comida para llevar en el futuro para la economía global? Estados Unidos, y el dólar, son más fuertes con aliados.


LECCIÓN PARA EL ARTE DE GOBERNAR ECONÓMICO: NO SEPARE LAS SANCIONES DE LOS OBJETIVOS DE POLÍTICA EXTERIOR A MÁS LARGO PLAZO

Brian O'Toole, miembro principal no residente del Centro de Geoeconomía y trabajó en el Departamento del Tesoro de EE.UU. como asesor principal del director de la Oficina de Control de Activos Extranjeros

En el período previo a la invasión, se depositó una gran esperanza en las sanciones como herramienta principal para disuadir la agresión rusa. Putin, según el pensamiento generalizado, no podría querer arruinar su economía por el simple hecho de asesinar ucranianos. Pero la racionalidad es un concepto que puede ser peligrosamente difícil de concretar, y la racionalidad económica no fue un factor en los planes de Putin para Ucrania. Las sanciones como medida disuasoria valieron la pena, pero en última instancia no iban a detener la invasión. 

Esta lección debe permanecer en primer plano durante lo que probablemente sea una larga guerra. La incapacidad de Occidente para utilizar sanciones para prevenir la guerra no significa que sean una táctica inútil; en cambio, deberían constituir una estrategia para objetivos a más largo plazo. Cualquier ventaja táctica que se derive de las sanciones debe considerarse una externalidad positiva, no un objetivo final explícito. Esos objetivos políticos deberían seguir siendo lo que Biden discutió a fines de febrero: que las sanciones están destinadas a aislar a Putin y su régimen mientras el putinismo siga siendo la forma dominante de gobierno en Rusia. No hay vuelta atrás al período anterior a la guerra, en el que muchos en Occidente se aferraron a la idea de que el comercio podría integrar el Kremlin de Putin en un sistema basado en reglas.  


LECCIÓN PARA EL ARTE DE GOBERNAR ECONÓMICO: LAS SANCIONES FUNCIONAN, PERO SON COMPLICADAS Y TOMAN TIEMPO

Daniel Fried, miembro distinguido de la familia Weiser en el Atlantic Council y ex embajador de EE.UU. en Polonia

Las herramientas de política son generalmente imprecisas. Cuando funcionan, lo que no siempre es así, rara vez está de acuerdo con el resultado limpio o el breve plazo que a menudo se promete en un documento de política del Departamento de Estado de EE.UU. o del Consejo de Seguridad Nacional. Esto es especialmente cierto con las sanciones, que pueden estar destinadas a debilitar a un adversario con el tiempo. 

Estos son los propósitos de las actuales sanciones contra Rusia, que se asemejan a las medidas económicas torpes, polémicas e inconsistentes impuestas contra la Unión Soviética después de su invasión de Afganistán en 1979. Si bien estas medidas no provocaron el colapso de la URSS, lo hicieron más difícil. para que el liderazgo soviético escapara de las consecuencias de la debilidad de la economía soviética no reformada. Quitaron la inversión occidental, la transferencia de tecnología y los préstamos y créditos que habían apuntalado la economía soviética y enmascarado la podredumbre interna. El problema económico resultante se hizo evidente incluso para los partidarios del régimen a principios de la década de 1980.

La decisión de Putin de emprender la guerra contra Ucrania puede traer resultados similares. Las restricciones tecnológicas han perjudicado la producción industrial rusa. La nueva financiación y la inversión de Occidente básicamente no están disponibles. Y, de una forma u otra, los ingresos de Rusia por exportaciones disminuirán. El tiempo no está del lado de Ucrania, razón por la cual el país necesita más asistencia militar (o el filo de la política). Pero Putin ha optado por librar una guerra sucia y hacer de Occidente un enemigo; las sanciones y otros medios de presión económica pueden hacer que su elección parezca una locura, además de un mal.


LECCIÓN PARA LAS COMUNICACIONES ESTRATÉGICAS EN TIEMPOS DE GUERRA: LAS OPERACIONES DE INFLUENCIA SON UN TRABAJO DIARIO

Jennifer Counter, investigadora sénior no residente en la práctica de defensa avanzada del Centro Scowcroft

A pesar de los desafíos que enfrenta, el gobierno ucraniano creó y continúa implementando con éxito un plan de comunicaciones estratégicas para galvanizar el apoyo internacional, denigrar a Rusia e inspirar confianza en su capacidad para liderar el país. Llevar a cabo este tipo de campaña no es sexy: es una rutina, día tras día, compartir puntos de conversación con comunicadores, identificar audiencias para persuadir, recopilar datos y luego conectarse con periodistas, figuras políticas y personas influyentes que pueden promover difundir el mensaje del gobierno. Pero la belleza de lo que han logrado los ucranianos es que una vasta red de personas que siguen los mensajes del gobierno lideran y difunden aún más la campaña de maneras que sus redes individuales pueden entender, creando así nuevos defensores y reforzando la base de apoyo de Ucrania.

Aunque el presidente Zelenskyy es el punto focal de esta campaña, de ninguna manera es la única persona que ha permanecido en el mensaje. Todos los días, la gente de todo el mundo (no solo los ucranianos) se siente empoderada para defender a Ucrania y menospreciar a Rusia. Las imágenes que incluyen el azul y el amarillo de la bandera ucraniana, los girasoles y los niños con carteles contra la guerra están tan ampliamente establecidas que las publicaciones en las redes sociales que incluyen este tipo de imágenes ya no requieren ninguna explicación. En gran parte, el gobierno ucraniano utiliza relatos de primera mano y videoclips como evidencia, lo que refuerza aún más su mensaje; y, lo que es más importante, no ha recurrido a la desinformación y la desinformación a gran escala como lo ha hecho Rusia. En general, la cohesión y la duración de la campaña de los ucranianos pueden y deben 


LECCIÓN PARA LA GUERRA HÍBRIDA: NO IGNORE LOS FUNDAMENTOS 

Arun Iyer, miembro sénior no residente en la práctica de Defensa Avanzada del Centro Scowcroft para Estrategia y Seguridad y se desempeñó en una variedad de asignaciones operativas y de liderazgo operativo en el Departamento de Defensa de EE.UU. de 2005 a 2020

Según casi todas las medidas, la “operación militar especial” de Vladimir Putin ha sido un fracaso estratégico. Si bien sigue siendo peligrosa, podría decirse que Rusia se encuentra en su punto más bajo de influencia suave en la historia reciente, con el rechazo proveniente de naciones neutrales e incluso de las que dependen de la energía rusa. Los crímenes de guerra rusos han quedado al descubierto para que el mundo los vea y todos los han repudiado excepto los aliados más incondicionales del Kremlin. La determinación de la OTAN es hoy más fuerte de lo que muchos podrían haber imaginado. Rusia ha perdido su dominio de la narrativa y, en cambio, Ucrania la trolea regularmente, lo que ofrece un ejemplo alternativo de liderazgo ejecutivo en Volodymyr Zelenskyy. Cada día que Ucrania continúa resistiendo, aunque a un costo terrible para su pueblo, equivale a una humillación cada vez mayor para Rusia, lo que contrarresta de lleno su estado siempre aspiracional como una "gran potencia".

Gran parte de la condición actual se debe a que el Kremlin ignora los fundamentos de la guerra, incluidas las lecciones observables abiertamente de las recientes incursiones estadounidenses en Afganistán, Irak y otros lugares. Lo primero y más importante ha sido la mala utilización de la inteligencia, comenzando con Rusia eligiendo el extremo más cinético del espectro en lugar de centrarse en sus actividades de zona gris más expertas. Al hacerlo, el aparato de inteligencia de Rusia calculó mal tanto la resolución como la capacidad de Ucrania, así como el nivel de apoyo a Ucrania por parte de la comunidad internacional. Esto ha contribuido a las asombrosas pérdidas rusas en el campo de batalla y los horrores contra el pueblo ucraniano perpetrados por un ejército ruso poco profesional.

La guerra híbrida es similar a un bisturí, no a un cuchillo, en la búsqueda de efectos estratégicos, y ese nivel de precisión requiere una sólida conciencia proporcionada por una comunidad de inteligencia competente en la que se debe confiar para entregar malas noticias. El modelo de gobierno autoritario de Rusia no se adapta bien a esto. Deficiencias similares han resultado en un control deficiente del dominio de la información: las campañas "Z" y "anti-nazi" de Rusia han sido fácilmente contrarrestadas por una Ucrania competente que conoce claramente a su adversario y es capaz de responder de manera efectiva a sus mensajes a través de campañas en las redes sociales. junto con un alcance más amplio a la comunidad mundial. Al analizar la experiencia de Rusia, Estados Unidos y sus aliados deben asegurarse de que no se ignoren los fundamentos de la guerra (híbrida).


LECCIÓN PARA EL SECTOR ENERGÉTICO: DÉCADAS DE DIPLOMACIA ENERGÉTICA PUEDEN DESAPARECER CON UNA INVASIÓN BRUTAL

Olga Khakova, subdirectora de seguridad energética europea en el Global Energy Center

Los esfuerzos para atraer a Rusia al redil democrático de sus vecinos occidentales a través de décadas de integración económica y billones de dólares en comercio de energía no lograron evitar una guerra brutal y sin sentido en Ucrania, así como la militarización del suministro de energía por parte del Kremlin en toda Europa. Como resultado, los sistemas energéticos europeos se están transformando en un tiempo récord para funcionar sin petróleo ni gas rusos. Este cambio sin precedentes no es barato ni fácil, y llevará años lograrlo en países enganchados a la energía rusa y dependientes de economías intensivas en carbono.

Mientras tanto, los costos de energía que se disparan, los recortes obligatorios y la incertidumbre general sobre el suministro de energía este invierno alimentarán las tentaciones de volver a caer en el yugo de la dependencia energética rusa. Pero los riesgos de volver al statu quo de la diplomacia energética con Rusia superan monumentalmente cualquier alivio a corto plazo que el Kremlin pueda ofrecer a través de su chantaje de suministro. Eso se debe a que la nacionalización de la industria energética rusa por parte de Moscú deja poco espacio para las decisiones basadas en el mercado, mientras que las prioridades geopolíticas (a menudo agresivas) tienen prioridad. Los cortes y la reducción del suministro en toda Europa han hecho añicos el barniz de fiabilidad de Rusia, mientras que el país se ha duplicado en la economía incesante de los combustibles fósiles en lugar de invertir en la diversificación.

Independientemente de la conclusión de la guerra y los posibles cambios de liderazgo en Rusia, la desrusificación de las fuentes de energía europeas se dirige hacia un punto sin retorno. Los costos y desafíos a corto plazo de esta transformación masiva no se pueden subestimar. Pero forjar sistemas energéticos fiables, resilientes, bajos en carbono y asequibles, que no puedan ser amenazados ni manipulados por proveedores monopolistas, beneficiará a toda la sociedad europea.


LECCIÓN PARA LA INTELIGENCIA GLOBAL: RUSIA NO MIDE DIEZ PIES DE ALTURA 

Marc Polymeropoulos, miembro sénior no residente en la práctica de Defensa Avanzada del Centro Scowcroft de Estrategia y Seguridad del Atlantic Council y trabajó durante veintiséis años en la Agencia Central de Inteligencia.

Hace seis meses, hubo una plétora de análisis pesimistas: la idea de que el ejército ruso creía que podía tomar Kyiv en treinta y seis horas no solo la compartía Putin, sino también los analistas académicos y de la comunidad de inteligencia occidentales. Casi todo el mundo entendió esto fantásticamente mal. Excepto, por supuesto, la entidad que más importaba: los ucranianos, que lucharon con valentía y casi unánimemente creen que ganarán. Una rápida guerra relámpago rusa se convirtió en un pantano que pasará a la historia militar, con 80.000 bajas rusas y sin final a la vista para la “operación especial” de Putin. Ahora vemos que el ejército ruso es un pueblo Potemkin: corrupto, inepto y fundamentalmente carente de principios básicos de logística.

Igualmente importante, los esfuerzos rusos de guerra híbrida en Ucrania, particularmente en el espacio de operaciones de información, también se han quedado cortos. Los esfuerzos anteriores en todo el mundo, como la intromisión de Moscú en las elecciones presidenciales de EE.UU. de 2016, habían asustado a muchos (y quizás por una buena razón). Pero Rusia tuvo éxito en el pasado principalmente porque operó sin retroceso. Ya no: Ucrania ahora parece estar un paso por delante en todo momento. Considere el troleo experto del Ministerio de Defensa de Ucrania en Twitter después de un presunto ataque de las fuerzas ucranianas en un aeródromo ruso en las profundidades de la Crimea ocupada: mostraba a los turistas rusos huyendo de la playa con el sonido de la canción de Bananarama de 1983 “Cruel Summer”. Cómo han cambiado los tiempos: Ucrania troleando a Rusia, no al revés. Esto es exactamente lo que se necesitaba en el ámbito de las operaciones de información.


LECCIÓN PARA POSIBLES INVASORES: NO SE PUEDEN OCULTAR LOS PREPARATIVOS PARA UNA INVASIÓN A GRAN ESCALA

Eto Buziashvili,  investigador asociado para el Cáucaso con sede en Georgia en el Laboratorio de Investigación Forense Digital del Atlantic Council

En los cuatro meses previos a la invasión, los medios en línea propiedad del Kremlin informaron cada vez más que Ucrania se estaba preparando para atacar la región oriental de Donbas, o incluso la propia Rusia. El DFRLab supervisó estas fuentes abiertas a diario para medir la frecuencia de este mensaje; En el período previo a la invasión, la cobertura rusa en línea de la narrativa sobre un inminente ataque ucraniano aumentó drásticamente, con un aumento de casi el 50 por ciento en enero de 2022 con respecto al mes anterior. La narrativa también se volvió cada vez más hostil, acusando a Ucrania de planear un ataque químico en Donbas, por ejemplo. Mientras tanto, las imágenes de las redes sociales, particularmente Telegram y TikTok, documentaron los movimientos y despliegues continuos de tropas rusas a lo largo de la frontera con Ucrania.

La difusión de narrativas hostiles sobre el Kremlin en los últimos meses antes de la invasión estuvo sincronizada con la propagación de las tropas rusas sobre el terreno, con Rusia esencialmente preparando audiencias nacionales e internacionales para la invasión junto con preparativos militares reales. A través del análisis combinado de inteligencia de código abierto del comportamiento de Rusia tanto en línea como fuera de línea, quedó claro que las intenciones de Putin se escondían a simple vista. 


LECCIÓN PARA LA CIBERSEGURIDAD: EL SECTOR PRIVADO DEBE DESEMPEÑAR UN PAPEL OPERATIVO MILITAR FUNDAMENTAL EN EL CIBERESPACIO

Franklin D. Kramer, miembro distinguido y director de la junta del Atlantic Council, y se ha desempeñado como alto cargo político designado en dos administraciones, incluso como subsecretario de defensa para asuntos de seguridad internacional.

Durante mucho tiempo se ha atribuido a la revolución de la información el cambio de aspectos clave de la guerra. Las operaciones centradas en la red, el delito y la defensa cibernéticos y las operaciones de información en línea ahora son elementos establecidos de la doctrina y las operaciones militares. Pero la invasión rusa de Ucrania ha generado un nuevo papel para el sector privado, que se está involucrando en un combate cibernético directo contra los ataques cibernéticos rusos y en apoyo de las funciones militares y gubernamentales de Ucrania.

Si bien Ucrania tiene sus propios ciberdefensores capaces, quienes, por ejemplo, detuvieron un ataque contra la red eléctrica ucraniana, esos esfuerzos se han complementado con empresas del sector privado que han trabajado con Kiev ayudando a identificar y deshabilitar malware y tomando medidas adicionales. acciones para crear un ciberespacio ucraniano mucho más defendible. Tanto Microsoft como Cisco han publicado informes que detallan los esfuerzos cibernéticos defensivos y también se han involucrado firmas europeas de ciberseguridad como la eslovaca ESET.

La defensa de ciberseguridad de Ucrania también se ha mejorado mediante el uso de terminales Starlink y la transferencia de funciones gubernamentales ucranianas a nubes cibernéticas fuera de Ucrania. Las acciones que han emprendido estas empresas privadas presagian el papel fundamental que desempeñarán dichas empresas en los futuros conflictos del siglo XXI.

En el futuro, los Estados Unidos, la OTAN y las naciones democráticas del Indo-Pacífico deben organizar mecanismos de colaboración operativos y de planificación adecuados con elementos clave del sector privado para garantizar el funcionamiento eficaz del ciberespacio en caso de conflicto armado. El Centro Nacional de Seguridad Cibernética del Reino Unido y el más reciente Colaborativo Conjunto de Defensa Cibernética de los EE.UU. son un buen comienzo, pero actualmente no son adecuados para los desafíos del combate a gran escala. Mantener el funcionamiento de la tecnología de la información en tiempo de guerra, particularmente para infraestructuras críticas como energía, alimentos, agua, transporte y finanzas, será un requisito indispensable para las naciones en su conjunto, así como para operaciones militares efectivas.


LECCIÓN PARA LA SEGURIDAD NACIONAL DE EE.UU.: IGNORAR EL FRENTE INTERNO ES UN GRAVE ERROR

Thomas S. Warrick, miembro sénior no residente de la práctica de defensa avanzada del Scowcroft Center for Strategy and Security

Después de un estallido inicial de actividad que culminó a fines de abril y principios de mayo, los esfuerzos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de EE.UU. para contrarrestar la guerra híbrida de Rusia en los EE.UU. parecen haberse desvanecido, incluso en medio de una " avalancha de desinformación " rusa. el Laboratorio de Investigación Forense Digital del Atlantic Council ha documentado.

La última actualización de la página web "Shields Up" de la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad fue del 11 de mayo, y la entrada más reciente en el "Resumen de amenazas cibernéticas de Rusia" de CISA fue del 20 de abril. La última alerta pública específica de Rusia, "Amenazas cibernéticas criminales y patrocinadas por el estado ruso a la infraestructura crítica", se revisó el 9 de mayo. 

Si bien el DHS y el FBI se comunican frecuentemente con las agencias, las empresas y las personas que son objeto de los ataques cibernéticos rusos, el público a menudo desconoce esta actividad silenciosa pero vital. Por lo tanto, el DHS y otros deben hacer más para que el pueblo estadounidense comprenda y resista mejor las campañas rusas de guerra híbrida que promueven la propaganda divisiva y la manipulación de las redes sociales. 

La estrategia de guerra híbrida de Rusia, que utiliza la desinformación incluso más que los ataques cibernéticos, parece diseñada para desgastar la oposición de las democracias occidentales a la agresión de Rusia. Los altos funcionarios del DHS y de la administración deberían hablar más públicamente sobre lo que los estadounidenses pueden hacer para contrarrestar la desinformación rusa, las amenazas cibernéticas y otros objetivos de la guerra híbrida rusa contra la población civil. El frente interno—específicamente, la unidad en los Estados Unidos y la OTAN para oponerse a la agresión rusa contra Ucrania—es una fuente vital de poder nacional. Ignorarlo, o tratar a Ucrania casi en su totalidad como una crisis militar y diplomática, podría ser un error peligroso.


LECCIÓN PARA LA POLÍTICA DE ASISTENCIA DE EE.UU.: INVERTIR PROFUNDAMENTE EN SOCIOS RESILIENTES CLAVE

Daniel B. Shapiro, miembro distinguido de los Programas de Medio Oriente del Atlantic Council y ex embajador de EE.UU. en Israel.

Incluso cuando Washington envía miles de millones de dólares en armas a Ucrania en medio de la guerra en curso, también debería planificar la asistencia de seguridad a largo plazo para el país. El objetivo debe ser garantizar la capacidad de Ucrania para disuadir futuras agresiones (y repelerlas si se producen). Esta será una empresa enorme; pero como un seguro, los costos palidecen en comparación con los de otra ronda de guerra. 

El presidente Zelenskyy ve que su país se está convirtiendo en “un gran Israel”, y el modelo de asistencia estadounidense a Israel también se aplica aquí. Los socios de EE.UU. que están en la primera línea de la competencia con Rusia y China necesitan capacidades, desde defensas antimisiles y armas antitanques hasta inteligencia y contrainteligencia superiores, que les permitan absorber y sobrevivir a los ataques de los adversarios. También deben tener la capacidad de imponer costos inaceptables al agresor. 

En la era de la posguerra, será esencial construir una fuerza aérea ucraniana, un cuerpo de misiles y fuerzas especiales que puedan atacar defensivamente detrás de las líneas rusas. Las asignaciones anuales, los artículos de defensa en exceso y las reservas estadounidenses preestablecidas para uso de emergencia son todas herramientas que pueden emplearse para este fin. También será clave apoyar el crecimiento de una industria nacional que desarrolle y produzca soluciones ucranianas innovadoras para las vulnerabilidades ucranianas. Este enfoque refuerza un requisito que debe acompañar dicha asistencia: la voluntad y la capacidad de Ucrania para defenderse por sí misma, algo que sus ciudadanos ya han demostrado con creces. Esto también significa que, in extremis, se asegurará la interoperabilidad de EE.UU. con un socio clave.

LECCIÓN PARA LA OTAN: LA ALIANZA ES UNA INSTITUCIÓN EXCEPCIONALMENTE VALIOSA QUE REQUIERE UNA INVERSIÓN POLÍTICA Y FINANCIERA DURADERA

Christopher Skaluba, director de la Iniciativa de Seguridad Transatlántica del Centro Scowcroft

La OTAN es una institución a veces arcana donde el desacuerdo y el drama son sucesos rutinarios entre una membresía que pronto llegará a los treinta y dos miembros. En consecuencia, la Alianza puede ser un blanco fácil para los políticos que buscan sumar puntos a nivel nacional, ya que los presidentes de los Estados Unidos y Francia han cuestionado la utilidad y el propósito de la OTAN en el pasado reciente. Pero estas críticas inevitablemente pasan por alto el papel descomunal que ha desempeñado la OTAN para permitir la paz y la prosperidad en Europa (y más allá). No es una coincidencia que la guerra a gran escala esté arrasando de nuevo en Europa pocos años después de que los miembros más importantes de la OTAN cuestionaran abiertamente si había dejado de ser útil; Putin interpretó la desilusión estadounidense y francesa con la OTAN como una falta de compromiso con la Alianza y una oportunidad para romper permanentemente la unidad transatlántica. 

Afortunadamente, los hábitos de cooperación que la comunidad transatlántica ha desarrollado a lo largo de siete décadas no se desplazan fácilmente, y la OTAN está demostrando una vez más su indispensabilidad como actor político y militar. Es una lección que los líderes políticos deben absorber incluso después de la resolución de la guerra de Rusia en Ucrania. Si la OTAN no hubiera existido cuando se desarrolló la crisis actual, los impresionantes niveles de cooperación que se muestran actualmente entre los aliados en apoyo de Ucrania y en el fortalecimiento de la disuasión en Europa no serían posibles. En lugar de utilizar a la OTAN como saco de boxeo, los líderes deben gastar el capital político y económico para mantener la Alianza sana y adaptable.


LECCIÓN PARA UCRANIA: NO HAY MARCHA ATRÁS PARA LAS RELACIONES CON RUSIA

Peter Dickinson, editor de UkraineAlert

Desde el colapso de la Unión Soviética, los lazos bilaterales entre la Ucrania postsoviética y Rusia se han visto teñidos por siglos de bagaje imperial. Si bien esta compleja relación se volvió particularmente espinosa después de la toma de Crimea por parte de Rusia en 2014, un número significativo de ucranianos continuó teniendo actitudes positivas hacia los rusos, mientras que los partidos políticos que abogaban por un deshielo en los lazos bilaterales siguieron siendo populares en las regiones tradicionalmente rusófilas de Ucrania. Todo esto cambió drásticamente el 24 de febrero.

La devastación sin precedentes causada por la invasión ha transformado por completo las percepciones ucranianas de Rusia, particularmente en partes del este de Ucrania que antes eran amigas de Moscú (y ahora están fuertemente bombardeadas). La magnitud de la violencia, que ha incluido crímenes de guerra generalizados, ha sido una llamada de atención traumática para muchos ucranianos que todavía se aferran a las nociones de Rusia como una nación hermana. A nivel anecdótico, ahora es rutinario encontrar a ucranianos que luchan por aceptar la traición de Rusia o que expresan puro odio hacia el pueblo ruso en su conjunto. Muchos ucranianos ya no pueden relacionarse con parientes rusos, mientras que un número creciente está abandonando el idioma ruso y cambiando al ucraniano. Las encuestas de opinión recientes reflejan la naturaleza profunda de estos cambios, con el respaldo ucraniano a la integración euroatlántica disparado y el apoyo a lazos más estrechos con Rusia colapsando a mínimos históricos. La guerra está lejos de terminar, pero ya está claro que la relación entre rusos y ucranianos se ha dañado irremediablemente. 


LECCIÓN PARA CHINA: LA UCRANIA DE HOY NO ES EL TAIWÁN DEL MAÑANA 

Tuvia Gering, miembro no residente del Global China Hub del Atlantic Council.

Los estrategas chinos creen que la ambigüedad estratégica de Estados Unidos sobre Taiwán está muerta en todo menos en el nombre, como lo demuestran las repetidas meteduras de pata de Biden sobre la voluntad de Washington de defender la isla por la fuerza y ​​la reciente visita allí de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi. Creen que si estalla una guerra en el Estrecho de Taiwán, Washington “luchará hasta el último taiwanés”, tal como se ha visto que lo hizo en Ucrania contra Rusia, en una guerra de poder para contener a Beijing, movilizando a sus aliados en el camino. para apoyar el esfuerzo.  

Sin embargo, aunque Occidente ha sido capaz de infligir un castigo doloroso a la economía de Rusia, la guerra de Putin demuestra que las sanciones son un arma de doble filo, especialmente cuando se trata de China, la segunda economía más grande del mundo. Beijing ha estado vigilando de cerca a los ciudadanos europeos, que están soportando una inflación récord y precios de electricidad en alza antes de un invierno potencialmente muy frío. El impulso incesante de los funcionarios chinos por la liberalización económica sirve como algo más que un medio para beneficiarse de la globalización; también actúa como una señal para Occidente sobre los intereses centrales de China, advirtiendo: “Si caigo, te vas conmigo”.

Desde la perspectiva de Beijing, las represalias políticas, diplomáticas y económicas contra las acciones a favor de la independencia en Taiwán, cuando se combinan con la amenaza de un bloqueo militar total y el ruido de sables nucleares de China, pueden servir como un disuasivo creíble que pone la responsabilidad de la escalada en el enemigo (en este caso, Estados Unidos). Por lo tanto, Beijing actuará bajo el supuesto de que, en caso de una guerra en el Estrecho de Taiwán, el tiempo y el impulso están de su lado, lo que significa que el precio que el pueblo chino está dispuesto a pagar por Taiwán es significativamente más alto que el de los constituyentes occidentales.


LECCIÓN PARA LOS POLÍTICOS DE MEDIO ORIENTE: ESTADOS UNIDOS SIEMPRE HARÁ LO CORRECTO, PERO SOLO DESPUÉS DE AGOTAR TODAS LAS ALTERNATIVAS

William F. Wechsler, director sénior del Centro Rafik Hariri y Programas de Medio Oriente en el Atlantic Council

Si bien este adagio a menudo se atribuye a Winston Churchill, en realidad no hay ningún registro de que lo haya dicho alguna vez. Sin embargo, ha resonado durante mucho tiempo entre los socios y aliados extranjeros de Washington, quienes se han sentido repetidamente frustrados por las inconsistencias e inacciones que con demasiada frecuencia han caracterizado las políticas estadounidenses durante décadas. Más recientemente, los líderes de los Emiratos Árabes Unidos expresaron públicamente su decepción porque la administración Biden no respondió lo suficientemente rápido cuando los rebeldes Houthi atacaron el aeropuerto de Abu Dhabi en enero; y de manera similar, los líderes saudíes se horrorizaron cuando la administración Trump no respondió después de que Irán atacara la infraestructura energética del país en 2019.  

Pero la respuesta fuerte e inquebrantable de la administración Biden a la invasión de Ucrania por parte de Putin ha demostrado, una vez más, que se puede confiar en los Estados Unidos, especialmente cuando se enfrenta a una crisis globalmente resonante en una escala que requiere el liderazgo estadounidense. Esa lección no se ha perdido en los líderes de Taipei o Beijing. Y los líderes en el Medio Oriente que se inclinan a dudar de la determinación estadounidense deben señalar que Washington ha tomado medidas poderosas y económicamente dolorosas para apoyar la soberanía de Ucrania, aunque ningún tratado comprometiera a los Estados Unidos a esto por adelantado (al igual que no había ningún tratado que requiriera los Estados Unidos para salir en defensa de Kuwait cuando Saddam Hussein invadió el país). 


LECCIÓN PARA ALEMANIA Y SUS ALIADOS: APROVECHAR ESTE MOMENTO PARA UN CAMBIO ESTRATÉGICO

Jörn Fleck, director interino del Centro Europeo, y Rachel Rizzo es investigadora sénior no residente del Centro Europeo

La guerra de Putin en Ucrania fue un duro despertar para los responsables de la toma de decisiones en Berlín y para el alemán medio desde Hamburgo hasta Múnich. Décadas de desinversión tanto del poder duro como de la diversificación energética, más el desapego estratégico con el que Alemania había perseguido su compromiso global, llegaron a casa. Esto dejó a la economía más grande de Europa expuesta al chantaje energético de Moscú y con pocas opciones para apuntalar a la OTAN como la piedra angular de su propia defensa o mantener a Putin a distancia apoyando a Kyiv con armas.  

Los pronunciamientos elevados del canciller Olaf Scholz sobre el aumento de la capacidad de defensa de su país, en realidad, han sido difíciles de seguir con la acción real. Esto es especialmente cierto para las entregas de armas a Ucrania o las tropas de la Bundeswehr sobre el terreno para fortalecer el flanco oriental de la OTAN.

En el frente energético, el jurado aún está deliberando sobre si una combinación de intervención gubernamental, esfuerzos de conservación, el rápido despliegue de terminales de gas natural líquido e incluso una posible pausa en la salida de Alemania de la energía nuclear puede ayudar a evitar lo peor para el motor económico de Europa. La credibilidad de Berlín como un aliado confiable de la OTAN y la UE ha cobrado un alto precio, especialmente en Europa del Este.       

En el futuro, los socios transatlánticos necesitarán una Alemania más estratégica, política, económica y militarmente, mientras todos se preparan para una confrontación y competencia a largo plazo con Moscú y otros autócratas. El fracaso indiscutible de las piedras angulares de las políticas exteriores, de defensa y energéticas de Alemania se extiende más allá de los tomadores de decisiones de Berlín, muchos de los cuales han lamentado durante mucho tiempo en privado la falta de liderazgo mundial de su país. Los Estados Unidos y los aliados europeos deberían aprovechar la crisis existencial de Alemania como una oportunidad para un reinicio e involucrar a los políticos alemanes en iniciativas concretas. Deberían exigir y apoyar un nuevo liderazgo alemán en áreas clave, como la defensa oriental de la OTAN, la transición energética de Europa lejos de Rusia y nuevos esfuerzos en ambos lados del Atlántico para reducir la dependencia económica y tecnológica de cualquier actor.


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews

KNIGHT PIESOLD DERECHA NOTA GIF 300
Lo más leído
AGGREKO HOME LISTADO MINING PRESS
PODER DE CHINA
CORONAVIRUS TODAS LAS NOTAS
NOTA MÁS LEIDAs MP GIF
VENEZUELA
AGUA Y MINERIA