SECCO ENCABEZADOGrupo AGVgolden arrow
PIPE GROUP ENCABEZADCONOSUR ENCABEZADOPWC LOGO MINING PRESS
Induser ENCABEZADOWICHI TOLEDO ENCABEZADOWEG
LITHIUM SOUTHMANSFIELD MINERA HVELADERO ENCABEZADO
JOSEMARIA ENCABEZADOBANCO SC ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
OMBU CONFECATFERMA ENCABEZADOERAMET CABECERA
SACDE ENCABEZADOglencore PACHONNEWMONT COVID
GSB ROTATIVO MININGRIO TINTO RINCONHIDROAR ENCABEZADO
CRISTIAN COACH ENCABEZADOBANCO SJ ENCABEZADOPRELAST
ABRASILVER ENCABEZADORUCAPANELEPIROC ENCABEZADO
KNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADOCERRO VANGUARDIAEXPO LITIO ENCABEZADO
ALEPH ENERGY ENCABEZADOMETSO CABECERAEXAR ENCABEZADO
ARCADIUM LITHIUMMilicic ENCABEZADO
CAPMINMAPAL ENCABEZADODELTA MINING
INFA ENCABEZADOMINERA SANTA CRUZPAN AMERICAN SILVER
EVENTO LITIO ENCABEZADOCINTER ENCABEZADOVIALES SANTA FE ENCABEZADO MINING
MUNDO LITIO
Los planes de China para el litio de América Latina
FOREIGN POLICY/MINING PRESS

Beijing no busca oro, sino litio

06/03/2023

CHRISTINA LU Y ROCIO FABBRO

Una nueva fiebre del oro está en marcha en América Latina, solo que esta vez, la recompensa es blanca. Con sus extensas salinas, la región es rica en un nuevo mineral, el litio, y todos, desde Alemania hasta China, están trepando para participar en la carrera.

El oro blanco, o litio, es un mineral crítico codiciado que es clave para fabricar las baterías que impulsan la transición energética. Alrededor del 60% de las reservas mundiales de litio se pueden encontrar en el llamado triángulo de litio, una región que abarca ChileArgentina y Bolivia. Tampoco se trata solo de litio: Perú y Chile son los dos mayores productores de cobre del mundo , mientras que Brasil alberga el 17% de todas las reservas de níquel .

“América Latina está al frente y en el centro de la carrera por los minerales”, dijo Ryan Berg, director del Programa de las Américas en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. “Se trata de todos los minerales que necesita para impulsar la infraestructura moderna, la infraestructura verde que vamos a necesitar”.

Eso ha provocado una lucha global para aprovechar la riqueza de la región, una en la que las empresas chinas tienen una ventaja. Durante décadas, Beijing ha incrementado rápidamente su comercio e inversión en la región, afianzando sus lazos económicos e influencia allí mientras la atención de Estados Unidos vagaba. 

Un número creciente de proyectos chinos en América Latina ahora se centran en el sector de la energía limpia, parte de lo que los expertos dicen que es emblemático de un cambio más amplio, ya que Beijing reduce sus grandes préstamos y se concentra en lo que considera el premio.

“Todos sabíamos que la energía renovable eventualmente obtendría el impulso necesario para acelerar y realmente dominar el horizonte de inversión”, dijo Rebecca Ray, experta en finanzas de desarrollo internacional en el Centro de Políticas de Desarrollo Global de la Universidad de Boston

“Y estamos comenzando a ver ese giro en la relación [China-América Latina], donde pasa del potencial a la realidad”, agregó. 

Los conquistadores españoles en el siglo XVI encontraron montones de plata en PotosíBolivia. Los inversores chinos creen que han encontrado su propia veta madre de un tipo diferente. Las empresas chinas ganaron una oferta para desarrollar dos plantas de litio en Bolivia el mes pasado, superando las ofertas de empresas estadounidenses y rusas.

Dirigido por el gigante chino de baterías Contemporary Amperex Technology, el consorcio está apostando fuerte por la enorme riqueza mineral potencial de Bolivia, que se estima alberga los recursos de litio más grandes del mundo, aunque los desafíos de extracción y los obstáculos políticos han obstaculizado durante mucho tiempo el desarrollo de la industria boliviana. El litio de Bolivia simplemente no es tan fácil o rentable de extraer como lo es en los países vecinos.

“Muchos países y muchas empresas han ido allí, han tratado de explotar el recurso, por falta de una mejor frase, y simplemente se enfrentan a desafíos con el gobierno o con la purificación de esa salmuera”, dijo Chris Berry, presidente de House Mountain Partners, un analista de metales independiente, refiriéndose al proceso de secado de salmuera en salinas para extraer mineral de litio. “Ese siempre ha sido el problema con Bolivia”.

Beijing ha tenido más éxito en Argentina, donde la potencia china en baterías Ganfeng Lithium pagó US$ 962 millones para comprar Lithea y hacerse con los derechos de la empresa sobre dos lagos salados. Hace un año, otra empresa china, Zijin Mining, canalizó US$ 380 millones a Argentina para construir una planta de carbonato de litio.

Más allá del litio, Beijing también ha cerrado acuerdos para proyectos solares, eólicos e hidroeléctricos en toda la región, invirtiendo cientos de millones de dólares en parques solares en Argentina y Brasil y firmando contratos para proyectos hidroeléctricos en Bolivia y Argentina. 

En Brasil, las empresas chinas también han incursionado en la industria de vehículos eléctricos del país. Ray, el experto de la Universidad de Boston, dijo que cuando las empresas occidentales se retiraron de la región durante la pandemia y la desaceleración económica resultante, las empresas chinas se mudaron y comenzaron a construir sus carteras. “Entonces, ahora, las empresas occidentales pueden estar tratando de ponerse al día”, dijo.

Parte del atractivo de asociarse con Beijing, dicen los expertos, es la naturaleza misma de los acuerdos chinos. China se ha jactado de su financiación sin ataduras, con menos condiciones económicas y políticas que los prestamistas occidentales. Muchos gobiernos latinoamericanos ven a China como la única opción, y las críticas de que las prácticas crediticias de Beijing han sobrecargado a los prestatarios con deuda no han tenido eco en la región, dijo Berg. 

En septiembre pasado, Ecuador y China, agobiados por las deudas, firmaron un acuerdo para reestructurar US$ 4.400 millones en deuda.

“[Los gobiernos] saben que no obtendrán el mismo nivel de calidad al asociarse con empresas chinas, pero también tendrán menos dolores de cabeza, menos regulaciones, menos lecciones sobre el medio ambiente, menos quejas de [organizaciones no gubernamentales”, completó Berg.


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews