golden arrowMINERA ALUMBRERAMinetech encabezado
Milicic ENCABEZADOAGGREKO ENCABEZADO MPCINTER ENCABEZADO
AOMAVACAZUR ENCABEZADO
AMINCO ENCABEZADOMINERA ANDINA DEL SOL ENCABEZADOKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
WINDLAND S.A.CONTRERASSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
FORTE INDUSTRIAL ENCABEZADOMetsoCERRO VANGUARDIA
ERAMET CABECERASECCO ENCABEZADONEWMONT GOLDCOPRP
BALDERRAMO ENCABEZADOSERVICIOS VIALES SANTA FEHOMERO & CIA ENCABEZADO
NEOHIDROAR ENCABEZADOInduser ENCABEZADO
COOKINS ENCABEZADOYAMANA GOLDEPIROC ENCABEZADO
HOMERO DEL SUR ENCABEZADOGALAXY RESOURCES ENCABEZADOCostanera ENCABEZADO
AUSTIN POWDER ENCABEZADOEC ASOCIADOS ENCABEZADOLakeland ENCABEZADO
OMBU ENCABEXZADOPan American Energy encabezadoLIEBHERR ENCABEZADO
INFA ENCABEZADOGrupo AVG
MINERA SANTA CRUZEXAR ENCABEZADOPAN AMERICAN SILVER
ssandvikMurchison ENCABEZADOOROCOBRE
OPINIÓN
Escribe Christian Ahumada: No son 30 pesos, son 30 años
21/10/2019

CHRISTIAN AHUMADA*

Tras un fin de semana traumático para la mayoría de los chilenos, debiera ser difícil realizar un análisis. Sin embargo, resulta extrañamente fácil identificar las razones y motivos profundos del origen de esta manifestación masiva a la que se le ha sumado un estallido social, un reventón que vino, entre otras cosas, a destrozar el paradigma del sueño chileno.

No cuesta mucho darse cuenta de que la clase política chilena, de derecha e izquierda firmó hace 30 años un contrato que incluía mantenerse más o menos cerca del poder y gozando de sus privilegios, a cambio de no molestar a los prósperos empresarios y de no cambiar una Constitución política que perpetuaría este sistema de beneficios. Gobiernos preocupados enfermizamente por un crecimiento económico delirante, con reformas y políticas públicas eminentemente técnicas, excluyendo absolutamente a la gente, sólo profundizaron el modelo implantado en la dictadura de Augusto Pinochet y sus asesores de Chicago. Una orquestación de privatizaciones exageradas y un debilitamiento total del Estado.

Así, unos políticos y otros se fueron olvidando de la gente, generando una profunda desigualdad en el ingreso de un país que gozaba de un crecimiento inusual entre sus vecinos. Este ingreso desenfrenado incrementó exponencialmente la riqueza de algunos, pero los dirigentes políticos y el poder  económico no entendieron que esto debía alcanzar para muchos más. Si bien es cierto durante estos 30 años se disminuyó la pobreza como nunca antes, también lo es que se incremento la brecha entre estos pobres y los más ricos.

Hoy, gran parte de los hogares chilenos viven con un ingreso familiar que bordea los 500 dólares, en un país que ostenta una salud pública insalubre, una salud privada que resulta privativa, un sistema de pensiones fracasado e insuficiente, una educación pública muy deficiente y otra privada inalcanzable para la mayoría. Además de un desempleo  galopante y un creciente costo de la vida, que pone fuera del alcance de la mayoría el acceso al bienestar. 

A todo esto se vino a sumar el alza del transporte público, lo que terminó por detonar la bomba. Más allá de los 30 pesos del alza, del trauma que significa volver a ver militares en la calle y de ver restringidas nuestras libertades personales con estados de excepción y toque de queda, los ciudadanos esperamos que el gobierno y toda la clase política hayan escuchado y entendido el mensaje de la gente y terminen con la mezquindad y el oportunismo de siempre. 

Y que de una vez por todas se decidan a realizar las reformas que la gente espera.

En Chile las cosas no están bien. Por el bien de todos, cuando cesen los incidentes, la   raíz de nuestros males debería ser muy tenida en cuenta. Más temprano que tarde.

* Periodista. Director de Kontacto.


Vuelva a HOME