golden arrowMINERA ALUMBRERAMinetech encabezado
Milicic ENCABEZADOAGGREKO ENCABEZADO MPCINTER ENCABEZADO
AOMAVACAZUR ENCABEZADO
AMINCO ENCABEZADOMINERA ANDINA DEL SOL ENCABEZADOKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
WINDLAND S.A.CONTRERASSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
FORTE INDUSTRIAL ENCABEZADOMetsoCERRO VANGUARDIA
ERAMET CABECERASECCO ENCABEZADONEWMONT GOLDCOPRP
BALDERRAMO ENCABEZADOSERVICIOS VIALES SANTA FEHOMERO & CIA ENCABEZADO
NEOHIDROAR ENCABEZADOInduser ENCABEZADO
COOKINS ENCABEZADOYAMANA GOLDEPIROC ENCABEZADO
HOMERO DEL SUR ENCABEZADOGALAXY RESOURCES ENCABEZADOCostanera ENCABEZADO
AUSTIN POWDER ENCABEZADOEC ASOCIADOS ENCABEZADOLakeland ENCABEZADO
OMBU ENCABEXZADOPan American Energy encabezadoLIEBHERR ENCABEZADO
INFA ENCABEZADOGrupo AVG
MINERA SANTA CRUZEXAR ENCABEZADOPAN AMERICAN SILVER
ssandvikMurchison ENCABEZADOOROCOBRE
POLÍTICA Y ENERGÍA
Crónica de un día agitado: Barril Macri por 90 días entró en stand by por el rechazo de las petroleras
14/08/2019

El gobierno no publicará la Resolución, para negociar con el sector

ENERNEWS/MINING PRESS/iProfesional

El gobierno argentino y las  empresas petroleras negociarán el congelamiento de precios de los combustibles. Si bien el presidente había señalado que no se iban a aumentar los precios, empresarios petroleros recién serán citados en las próximas horas para buscar un acuerdo El congelamiento de precios de combustibles anunciado este miércoles por la mañana por el presidente Mauricio Macri será discutido en las próximas horas por funcionarios del Gobierno nacional y compañías petroleras que ya adelantaron que no pueden hacerle frente al plazo de 90 días para poder aplicar subas.

 

PATRICIO ELEISEGUI

Entre las petroleras se habla de una pérdida mensual del orden de los 250 millones de dólares si se llevara a cabo la fijación del precio por 90 días.

Fue uno de los récord en materia de desinteligencia durante la gestión macrista: la medida fue anunciada por el propio Presidente pero, 11 horas después, las críticas de la industria petrolera -incluyendo a YPF- llevaron a que se debiera dar marcha atrás.

Desde que Mauricio Macri anunció, como parte de su paquete de medidas de estímulo para la economía, un congelamiento del precio de las naftas por 90 días, reinó un sentimiento ambiguo entre los actores de la producción y venta de combustibles.

Ocurre que si bien esa decisión permitiría, según entienden los expendedores, recuperar un flujo de ventas que no ha hecho más que decaer, sobre todo en el último año, a los ojos de las petroleras la medida provocaría pérdidas multimillonarias para el sector en general.

Hay otros efectos negativos que podrían tomar cuerpo. Así, en el ámbito de los empresarios del expendio no faltaron las voces que anticipan faltantes de combustibles a partir de esta decisión oficial de forzar a las petroleras a afrontar mayores costos.

La medida oficial establecía un tipo de cambio de 45,19 pesos y una cotización del Brent estacionada en los 59 dólares. El mercado, mientras tanto, cerró la jornada del miércoles con una cotización del dólar superior a los 62 pesos.

En tanto el precio del litro de nafta se determina mayormente por acción de los costos en divisa estadounidense, las empresas deberían destinar muchos más pesos para abonar el crudo.

"Esta medida tomada por el Gobierno le generará a todas las empresas del refinamiento y la venta de naftas una pérdida mensual del orden de los 250 millones de dólares", expusieron ante iProfesional fuentes cercanas a una de las principales comercializadoras.

En simultáneo a esto, en el segmento no faltan aquellos que, a partir de este escenario, alertan sobre un futuro de desabastecimiento a partir de la decisión de las petroleras de cuidar sus espaldas financieras.

"Hasta tanto el Gobierno no de a conocer un plan de compensaciones a las compañías por este esfuerzo que deberán hacer, es lógico pensar que alguna de las empresas podría llegar a disminuir el ritmo de demanda de crudo", dijo a iProfesional una fuente del refinamiento.

También estaban quienes opinaban que, como consecuencia del valor congelado en el surtidor, a más de una compañía productora le convendrá exportar directamente el crudo al exterior –el valor de venta está liberado– en lugar de destinarlo al refinamiento para su comercialización en pesos en el mercado interno.

Se seguía debatiendo el tema cuando, para sorpresa general, se supo que el congelamiento tenía marcha atrás. O, por lo menos -valga la redundancia- que el congelamiento quedaría "congelado". 

Los funcionarios del área de energía indicaron que la aplicación de la medida se postergaría hasta que se llegue a un acuerdo con las empresas petroleras. No quedó claro, entonces, si eso implica que se concrete la medida en los términos originales, si habrá cambios en el sentido de los precios o del tiempo de aplicación o si, directamente, no habrá congelamiento.

La nafta en el debate político

La situación provocó de inmediato reproches al gobierno por la desprolijidad de haber realizado un anuncio que luego fue puesto en duda.

Y tuvo la inevitable connotación política. Por caso, Guillermo Nielsen, uno de los principales referentes económicos de Alberto Fernández, apuntó: "Muy impresentable la presentación del congelamiento petrolero. Hay que cuidar YPF que tiene entre sus accionistas a unos 130 fondos de inversión que van a ser necesarios para el desarrollo del sector en los próximos años. No se le fija el precio desde el gobierno".

Mientras tanto, en el Gobierno todas las fichas están colocadas en el predominio de mercado que ostenta YPF como carta táctica para mantener el precio planchado. Sucede que más allá del anuncio oficial, lo cierto es que las petroleras no están obligadas a pedir ningún tipo de permiso para cambiar sus valores en las estaciones de servicio.

"Si YPF mantiene sus precios, el resto por lógica de mercado tampoco hará variaciones. De hecho, el Gobierno negoció con YPF esta idea de aplicar el congelamiento. La única manera en que las empresas puedan capear el temporal es si el Estado les garantiza algún tipo de exención impositiva. Caso contrario, será difícil para sus finanzas", dijo a iProfesional Guillermo Lego, gerente de CECHA, la confederación que nuclea a los estacioneros de todo el país.

La duración del trato con YPF, al margen de la intención oficial, es tomada con pinzas entre petroleras y comercializadores en virtud de que el 49 por ciento de las acciones de la compañía se encuentran en manos privadas. Resta conocer la respuesta de esos accionistas tras la fuerte devaluación de estos últimos días y, dado que la petrolera cotiza en Nueva York, el pronunciamiento del regulador bursátil en los Estados Unidos.

Estación de alerta

Si bien Lego relativizó la posibilidad de que ocurran faltantes en el corto plazo, sí reconoció que entre los estacioneros "están los que olfatean que algo así puede volver a pasar y están alertas".

"Si se dispara el Brent ahí vamos a ver cómo lo afrontan las compañías. Es algo que tranquilamente puede pasar. Los valores que se fijaron ahora son acordes al escenario de hace un mes, no el actual. Los estacioneros que tuvieron malas experiencias son los primeros en mostrar el temor de que empiece a faltar nafta", expresó.

Gabriel Bornoroni, titular de la Federación de Expendedores de los Combustibles y Afines (FECAC), sostuvo ante iProfesional que la quietud de los valores redundará rápidamente en una mejora en los números de ventas en los puntos de expendio. Anticipó que los comercializadores avanzarán con denuncias en caso de constatarse situaciones de desabastecimiento.

"La venta mejorará si mantenemos el pleno abastecimiento. Hasta el momento las petroleras han informado que no habrá inconvenientes en ese sentido. Tal como se presenta, la medida de congelar los precios incentivará el consumo y de seguro permitirá una recuperación en la venta de los combustibles premium. Confiamos en que habrá un beneficio", dijo.

En la primera mitad de 2019, la comercialización registró un desplome del 24,4 por ciento en lo que refiere a la nafta premium y de 7,85 por ciento en el diesel de mayor cotización. Para los combustibles en general la caída no fue más pronunciada debido a que las ventas de gasoil -usado principalmente en el campo-, y la nafta súper aumentaron en el mismo período 7,83 y 5,76 por ciento, respectivamente.

Política aplicada

El Gobierno decidió fijar las variables del precio del dólar y el crudo tipo Brent para congelar los precios de la nafta y el gasoil por 90 días a partir de este miércoles, como parte de las medidas anunciadas por el presidente Mauricio Macri para aliviar la situación económica post elecciones primarias.

Este precio va a ser el que cada refinería tenía vigente con su proveedor, por lo que se determinó fijar las variables a valores del 9 de agosto, con el dólar a 45,19 pesos y el barril de Brent a 59 dólares, se explicó el miércoles desde el Palacio de Hacienda.

A partir de este anuncio, la Secretaría de Energía a cargo de Gustavo Lopetegui informó que trabaja en el diseño de las resoluciones que darán sustento legal para la aplicación de la medida de congelamiento, sobre todo teniendo en cuenta que desde el 1 enero de 2018 rige un mercado liberado de combustibles.

La advertencia de las petroleras

Diario Río Negro

VICTORIA TERZAGHI

Con el congelamiento de los combustibles Nación creó un nuevo barril interno que depreció 15 dólares el valor del crudo. Para algunas operadoras la actividad ya no es rentable y la mayoría revisa inversiones.

Vaca Muerta era la gallina de los huevos de oro para la economía nacional, pero el congelamiento del precio de crudo y el tipo de cambio para ese sector que implicó la instauración de un nuevo barril, el Barril Macri, le asestó una puñalada.

El congelamiento del precio de los combustibles que anunció el presidente Mauricio Macri como parte de un paquete de medidas luego del adverso resultado electoral del domingo fue en realidad una medida mucho más profunda para los productores de petróleo. Esto se debe a que contempla un doble congelamiento que en la práctica representa la pesificación de la industria del petróleo argentino y que automáticamente llevó a que el precio del barril perdiera hoy 15 dólares.

En detalle Nación redacta una serie de resoluciones basadas en la Ley de Abastecimiento para fijar que la cotización del Brent, el tipo de referencia para el crudo argentino, quedará fijada por 90 días en los 59 dólares que cotizó el pasado viernes 9. A su vez, el tipo de cambio aplicado para valuar los barriles se fijó que sea el de ese día, es decir 45,19 pesos.

De esta forma el nuevo Barril Macri quedó fijado en 2.666,10 pesos y ya hoy, con el dólar en torno a los 61 pesos marcaba una caída en su valor del 35% pues sin el congelamiento del tipo de cambio habría representado 3.599 pesos.

La formación no convencional se preparaba para dar un salto en la producción de crudo hacia fines de este año impulsado en gran parte por ser el sector en donde se concentraron las inversiones en el último año por la falta e capacidad de transporte en el segmento del gas. Sin embargo con el nuevo escenario nadie confía en que ahora pueda alcanzarse.

Para las petroleras integradas como YPF y PAE, es decir las pocas que además de producir crudo tienen refinerías, los cambios impuestos desde la misma Presidencia de la Nación depreciaron en la práctica el barril local a 43,70 dólares, es decir que en sólo un día perdió un poco más de 15 dólares.

Pero la peor parte se la llevaron las petroleras no integradas pues son las que al negociar con las refinerías terminan recibiendo un menor valor por sus barriles, al aplicárseles una suerte de descuento equivalente a las retenciones a las exportaciones.

Estas operadoras entre las que se encuentran firmas como ExxonMobil, Vista Oil&Gas, Chevron, Pluspetrol, Tecpetrol, Wintershall, Total Austral y Shell -que se desprendió de sus refinerías- entre otras, vieron caer el precio de sus barriles a muy cerca de los 40 dólares.

A diferencia del Barril Criollo que supo instaurar Guillermo Moreno para elevar artificialmente su valor por sobre la cotización internacional, el Barril Macri deprecia el crudo argentino para acompañar el congelamiento de los precios de los surtidores. Y esta depreciación del nuevo barril relega el crudo a valores que amenazan las inversiones en Vaca Muerta.

Estupor es un término que se queda corto para describir el impacto que ayer generó la medida entre las operadoras de Vaca Muerta, incluso desde una firma no integrada indicaron a “Energía On” que el cambio los “destruyó”.

Es que el congelamiento por tres meses de la industria del petróleo no sólo implica una caída instantánea del 35% en el valor de su producción, sino que deja el precio del barril muy cerca del límite de rentabilidad o ‘break even’ que en los no convencionales es más elevado que en el convencional.

Esta línea que fija el nuevo barril marca para algunas operadoras y algunas áreas puntuales que la actividad continuará siendo redituable porque tienen su límite de rentabilidad bajo, entre los 30 y los 35 dólares. Pero no será tan así para otras firmas que tienen menor escala o áreas más complejas y cuyo límite de rentabilidad está muy cercano al fijado por el nuevo Barril Macri.

Además la depreciación del crudo nacional implica un serio problema para las compañías sustentadas en inversionistas extranjeros que claramente verán que perdieron buena parte del negocio, como así también abre fuertes interrogantes puertas adentro de las compañías extranjeras con presencia en Vaca Muerta que difícilmente incrementarán inversiones para cobrar un barril que ahora vale mucho menos que los norteamericanos.

“Vaca Muerta se quedó afuera del mundo”, sentenciaron desde una petrolera al advertir que el shale de ese país vale hoy mucho más que el de Vaca Muerta. Y al igual que varias de las operadoras consultadas por este medio, señalaron que con el nuevo barril “se van a reanalizar todas las inversiones, las que están empezadas seguirán pero las que no, se van a repasar y sólo se harán las que sean necesarias”.

Pero si el escenario es complejo para las grandes empresas lo es mucho más para las firmas de servicios, muchas de ellas pymes locales, y también para los trabajadores vinculados a la actividad petrolera.

“Entendemos que no se puede trasladar toda la devaluación al surtidor y que cada aumento genera más inflación pero con esta medida la actividad en Vaca Muerta se va a frenar”, sostuvieron desde otra operadora.

La sábana corta y la volatilidad 

La medida adoptada por el gobierno nacional de congelar el precio de los combustibles líquidos refleja claramente la imagen de la sábana corta, en la que al correrla para cubrir a un sector se deja sin cobijo a otro.

En este caso la sábana fue corrida para buscar cubrir a los consumidores, la población en general que de lo contrario habrían sufrido en un escenario de devaluación una suba en los combustibles que además impacta en todos los productos que dependen del transporte.

Quienes quedaron sin cobija son las operadoras centradas en la búsqueda de petróleo pero también buena parte de Vaca Muerta y de la promesa que traía consigo de generar divisas para el país.

Hace apenas un mes y medio se pronosticaba desde YPF que para el año que viene el sector podría estar exportando 70.000 barriles de petróleo por día, pero con el nuevo escenario no sólo es incierto si se alcanzará el incremento en la producción para poder tener ese saldo exportador.

También es incierto si, en función de la aplicación de la Ley de Abastecimiento se autorizarán los envíos al exterior con los que las petroleras podrían gambetear el precio del nuevo Barril Macri.

Pero la sábana corta también deja a otros sectores sin abrigo. Uno de ellos es la provincia de Neuquén, la que capitaliza Vaca Muerta, pues el congelamiento del barril reducirá las regalías que recibe por la producción de petróleo y que representan en conjunto un tercio de los ingresos provinciales.

Los trabajadores vinculados a la industria petrolera son otro de los sectores que se verán afectados. Si bien por ahora ninguna operadora resolvió realizar despidos ni suspender actividades en marcha, las crisis del sector impactan directamente sobre el nivel de empleo que en el caso de Vaca Muerta trasciende las fronteras de la provincia de Neuquén.

El viernes las principales petroleras del país recibieron tres encuestas sobre las elecciones PASO que indicaban un escenario entre la paridad y una leve ventaja de la fórmula encabezada por Alberto Fernández. El resultado de domingo las sorprendió, pero el lunes coincidían en señalar que no ven con temor un cambio en el gobierno de turno pues confiaban que Vaca Muerta es también para el kirchnerismo una política de Estado.

La preocupación era entonces la volatilidad del dólar que impactó en las acciones, hasta el baldazo de agua fría que llegó hoy con la nueva medida.

Guillermo Pereyra: “La provincia no va a permitir una intervención a la actividad hidrocarburífera”

El senador de la Nación y secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra, criticó en duros términos las medidas adoptadas por el Gobierno Nacional tras las PASO: “que afectan directamente la actividad petrolera e hidrocarburífera, que se ha visto intervenida por estas decisiones. Estamos muy tristes porque lo que se ha anunciado no es más que un tiro de gracia, que provocará que la actividad que desarrollamos en Vaca Muerta desaparezca. La provincia no va a permitir una intervención a la actividad hidrocarburífera”.


 
En el marco del desarrollo de la séptima Mesa de Vaca Muerta, Guillermo Pereyra explicó que con las medidas anunciadas por el Gobierno nacional, “se está interviniendo directamente sobre la actividad del no convencional, fijando un precio del barril de petróleo y un dólar a 45 pesos cuando el dólar real superó ampliamente los 60 pesos. Neuquén no va a permitir que avance con medidas que generen conflicto y desocupación, paralizando la producción”, agregó.
 
El dirigente petrolero afirmó que el Gobierno nacional está interviniendo sobre la única actividad, junto al campo, "en pleno desarrollo y que está trayendo inversiones al país. Esta intervención no solo afecta a los trabajadores, también afecta las regalías de la provincia. Por eso, no lo podemos permitir”.
 
La medida anunciada por el presidente Mauricio Macri fija las variables del precio del dólar en la actividad y para lograr este objetivo, plantean congelar por el mismo período de tiempo el precio del crudo.
 
Ante la gravedad de la situación que atraviesa el país, y la importancia que tienen estas decisiones para los intereses de la provincia, quien también es candidato a renovar su banca por el MPN indicó que suspenderá por unos días, su campaña para ocuparse principalmente “del presente muy preocupante de la industria petrolera”.

Guillermo Pereyra pidió también que el Gobierno de Mauricio Macri convoque “rápidamente a una mesa de diálogo entre los gobernadores de las provincias productoras de petróleo, sindicatos y el presidente de la Nación. Esto en una puñalada artera a la actividad hidrocarburífera. Antes de tomar estas medidas el Ejecutivo debería de haber consultado a todos los actores, quienes teníamos mucho para aportar. Es una medida que solo generará conflictos con los más de 25.000 trabajadores que participan de la actividad en la provincia de Neuquén”, finalizó.


Vuelva a HOME


KNIGHT PIESOLD 2019
Lo más leído
CRÓNICAS DE BOSQUE INTERIOR NOTA DERECHA
AGGREKO HOME DERECHO
Eventos MiningClub ARGENTINA
BAKER MCKENZIE DERECHA NOTA LISTADO