JOSEMARIA ENCABEZADOgolden arrowMINERA ALUMBRERAMinetech encabezado
GRUPO LEIVAMAPAL ENCABEZADOMilicic ENCABEZADO
METSO CABECERACERRO VANGUARDIAWEG
BERTOTTO ENCABEZADOMINERA ANDINA DEL SOL ENCABEZADOKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
SACDE ENCABEZADOPWC LOGO MINING PRESSSALES DE JUJUY ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
Induser ENCABEZADOCostanera ENCABEZADOERAMET CABECERA
glencore PACHONWINDLAND S.A.NEWMONT COVID
INDUSTRIA CONSTRUCTURA MININGHIDROAR ENCABEZADOSECCO ENCABEZADO
MUNDO REPUESTOS ENCABEZADOLIEX ENCABEZADOPRELAST
CONOSUR ENCABEZADOYAMANA GOLDEPIROC ENCABEZADO
PDACLITHIUM SOUTHPIRCA SAFETY ENCABEZADO
PATAGONIA GOLDEXAR ENCABEZADOLakeland ENCABEZADO
FERMA ENCABEZADOLIVENT ENCABEZADOPAN AMERICAN ENERGY (CABECERA
DELTA MININGGrupo AVGINFA ENCABEZADO
CINTER ENCABEZADOMINERA SANTA CRUZPAN AMERICAN SILVER
VIALES SANTA FE ENCABEZADO MININGMurchison ENCABEZADOOROCOBRE
INFORME
Informe Oxfam: En Covid-19, la desigualdad mata
OXFAM/WEF/MINING PRESS/ENERNEWS

Se ha creado un nuevo multimillonario cada 26 horas desde el comienzo de la pandemia

18/01/2022
Documentos especiales Mining Press y Enernews
OXFAM: INEQUALITY KILLS

Las desigualdades se han profundizado en medio de la pandemia, como resultado de políticas económicas violentas que contribuyen a miles de muertes al día, según un nuevo informe de Oxfam Internacional .

La riqueza de los 10 hombres más ricos del mundo se ha duplicado desde que comenzó la pandemia. Los ingresos del 99% de la humanidad están peor debido a COVID-19. Las crecientes desigualdades económicas, de género y raciales, así como la desigualdad que existe entre los países, están destrozando nuestro mundo.

Esto no es por casualidad, sino por elección: la “violencia económica” se perpetra cuando se toman decisiones políticas estructurales para las personas más ricas y poderosas. Esto nos causa un daño directo a todos, ya las personas más pobres, mujeres y niñas, y a los grupos racializados en su mayoría. La desigualdad contribuye a la muerte de al menos una persona cada cuatro segundos.

Según afirma el documento, se puede rediseñar radicalmente las economías para que se centren en la igualdad. Podemos recuperar la riqueza extrema a través de impuestos progresivos; invertir en medidas públicas poderosas y probadas para acabar con la desigualdad; y cambiar audazmente el poder en la economía y la sociedad. Si somos valientes y escuchamos los movimientos que exigen cambios, podemos crear una economía en la que nadie viva en la pobreza, ni con una riqueza multimillonaria inimaginable, en la que la desigualdad ya no mate.

En informe de Oxfam, presentado en el marco de Agenda Davos, destaca como la riqueza multimillonaria ha crecido exponencialmente durante la pandemia, a tasas récord. Un conjunto único de impuestos de solidaridad para recuperar esta riqueza volvería a poner este dinero al servicio de la economía real y salvaría millones de vidas. Por ejemplo, Argentina ha demostrado que se pueden generar miles de millones de dólares en ingresos para la recuperación de un impuesto único sobre el patrimonio de las personas más ricas.

La brecha entre los más ricos y los más pobres de la sociedad ha crecido durante la pandemia, según el informe de la organización benéfica Inequality Kills .

Para el 99% de la población mundial, los ingresos han caído y más de 160 millones de personas se han visto obligadas a vivir en la pobreza.

Tal desigualdad está contribuyendo a la muerte de al menos 21.000 personas al día, o una persona cada cuatro segundos, dice Oxfam, ya sea por hambre o por falta de acceso a atención médica vital.

Se ha creado un nuevo multimillonario cada 26 horas desde el comienzo de la pandemia. Los 10 hombres más ricos del mundo han duplicado sus fortunas, mientras que se proyecta que más de 160 millones de personas se han visto empujadas a la pobreza.

Mientras tanto, se estima que 17 millones de personas han muerto a causa de la COVID-19, una escala de pérdidas no vista desde la Segunda Guerra Mundial. Todos estos problemas son parte del mismo malestar más profundo. Es que la desigualdad está desgarrando nuestras sociedades. es que la violencia esta amañada

en nuestros sistemas económicos. Es que la desigualdad mata. La pandemia de coronavirus se ha vuelto activamente más mortal, más prolongada y más dañina para los medios de vida debido a la desigualdad. La desigualdad de ingresos es un indicador más fuerte de si morirá de COVID-19 que la edad.9

 Millones de personas todavía estarían vivas hoy si hubieran tenido una vacuna, pero están muertas, se les niega una oportunidad mientras las grandes corporaciones farmacéuticas continúan manteniendo el control monopólico de estas tecnologías. Este apartheid de vacunas se está cobrando vidas y está potenciando las desigualdades en todo el mundo.

Instituciones como el FMI, el Banco Mundial,Credit Suisse,y el Foro Económico Mundial han proyectado que la pandemia ha desencadenado un aumento en la desigualdad dentro de los países de todo el mundo.

Las personas más pobres del mundo y los grupos racializados están soportando la peor parte de las muertes por la pandemia. En algunos países, las personas más pobres tienen casi cuatro veces más probabilidades de morir de COVID-19 que las más ricas.14 Las personas de origen bangladeshí tenían cinco veces más probabilidades de morir de COVID-19 en comparación con la población británica blanca en Inglaterra durante el segundo ola de la pandemia

¿A quién afecta más la desigualdad pandémica?

Las mujeres, las minorías étnicas y los países en desarrollo han sido los más afectados por la creciente desigualdad durante la pandemia de COVID-19, según el informe.

“La respuesta del mundo a la pandemia ha llevado a una profundización de todo tipo de desigualdad. La desigualdad no solo crea sociedades más insalubres e infelices, sino que también es violenta. La desigualdad mata”, dice la directora ejecutiva de Oxfam Internacional, Gabriela Bucher.

La proporción de personas con COVID-19 que mueren a causa del virus en los países en desarrollo es aproximadamente el doble que en los países ricos, según el informe.

Durante la segunda ola de la pandemia en Inglaterra, las personas de origen bangladeshí tenían cinco veces más probabilidades de morir de COVID-19 que la población blanca británica.

Las personas negras en Brasil tienen 1,5 veces más probabilidades de morir por COVID-19 que las personas blancas.

Los pobres y los grupos racializados son los más afectados por las muertes por la pandemia. Imagen: Oxfam Internacional

El año pasado, el informe Global Gender Gap del Foro Económico Mundial encontró que la pandemia había ampliado la brecha de 99 años a 135 años, lo que significa que las mujeres tardarían otra generación en alcanzar la paridad.

El informe de Oxfam encuentra que las mujeres perdieron $800 mil millones en ganancias en 2020, con 13 millones menos de mujeres trabajando ahora que en 2019.

Mientras tanto, 252 hombres tienen más riqueza que los mil millones de mujeres y niñas en África, América Latina y el Caribe juntas.

La desigualdad también está en juego en la crisis climática, con el 1% más rico del mundo emitiendo más del doble de CO2 que el 50% más pobre del mundo, según el informe.

RECOMENDACIONES DE OXFAM PARA LOS GOBIERNOS

Hay signos de esperanza de cambio, dice Oxfam, con EE. UU. y China analizando políticas para reducir la desigualdad mediante la introducción de tasas impositivas más altas para los más ricos y tomando medidas contra los monopolios corporativos.

+Gravar la nueva riqueza creada desde el inicio de la pandemia a través de impuestos permanentes sobre la riqueza y el capital.

+Invertir los billones que podrían recaudarse con estos impuestos en gasto progresivo en atención médica universal y protección social, adaptación al cambio climático y prevención y programación de la violencia de género.

+Aborde las leyes sexistas y racistas que discriminan a las mujeres y las personas racializadas, y cree nuevas leyes de igualdad de género para erradicar la violencia y la discriminación.

+Definir políticas que garanticen que las mujeres, los grupos racializados y otros grupos oprimidos estén representados en todos los espacios de toma de decisiones.

+Poner fin a las leyes que socavan los derechos de los trabajadores a sindicalizarse y hacer huelga, y establecer normas legales más estrictas para protegerlos.

+Renunciar a las normas de propiedad intelectual sobre las tecnologías de vacunas contra el COVID-19 para permitir que más países produzcan vacunas seguras y eficaces para marcar el comienzo del final de la pandemia.


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews