Grupo AGVGSB ROTATIVO MININGgolden arrow
JMB Ingenieria Ambiental - RINFA ENCABEZADOCONOSUR ENCABEZADOPWC LOGO MINING PRESS
Induser ENCABEZADOWICHI TOLEDO ENCABEZADOWEG
CAPMINMANSFIELD MINERA HVELADERO ENCABEZADOKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
JOSEMARIA ENCABEZADOBANCO SC ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
FERMA ENCABEZADOERAMET CABECERA
SACDE ENCABEZADOglencore PACHONNEWMONT COVID
CRISTIAN COACH ENCABEZADOHIDROAR ENCABEZADOSECCO ENCABEZADO
EXPO SAN JUAN ENCABEZADOBANCO SJ ENCABEZADOPRELAST
Minetech encabezadoABRASILVER ENCABEZADORUCAPANELEPIROC ENCABEZADO
CERRO VANGUARDIAEXPO LITIO ENCABEZADOLITHIUM SOUTH
PIRCA SAFETY ENCABEZADOALEPH ENERGY ENCABEZADOMETSO CABECERAEXAR ENCABEZADO
Milicic ENCABEZADORIO TINTO RINCONLIVENT ENCABEZADO
PDAC 2024 ENCABEZADOMAPAL ENCABEZADODELTA MINING
PIPE GROUP ENCABEZADMINERA SANTA CRUZPAN AMERICAN SILVER
CINTER ENCABEZADOALLKEMVIALES SANTA FE ENCABEZADO MINING
ESCENARIO
UNCTAD: Economía oceánica, comercio y transición
ENERNEWS/ MININGPRESS

El transporte marítimo maneja más del 80 % del comercio mundial de mercancías por volumen y más del 70 % en valor, la  preservación del mar y su propia economía es fundamental

 

12/05/2023

ANAHÍ ABELEDO

Para sostener el comercio internacional, con aceitadas cadenas de suministro,  es fundamental la preservación del océano y de la economía oceánica y, construirla de modo sostenible, es una de las tareas importantes a mano en pos de la Agenda 2030. El 80 % de la contaminación marina mundial proviene de la agricultura, escorrentía, aguas servidas sin tratar y vertido de nutrientes y plaguicidas. El transporte marítimo maneja más del 80 % del comercio mundial de mercancías por volumen y más del 70 % en valor.

En 2020, el valor de exportación de la economía oceánica fue de US$ 1,3 billones, con exportaciones de bienes de origen oceánico estimado en US$ 681 mil millones, y las exportaciones de bienes y servicios de origen oceánico  US$ 628 mil millones. 

Tras el estancamiento en 2019 y declinado en 2020 en medio de la Pandemia de COVID-19, los flujos de comercio marítimo internacional se recuperaron en 2021 a pesar deL atasco logístico que había resultado en tarifas de flete altísimas, congestión portuaria sin precedentes y menos horarios de envío fiables. 

La segunda Evaluación Mundial de los Océanos de las Naciones Unidas (WOA II) revela que gran parte del océano está seriamente degradado, con pérdidas crecientes en la estructura, función y se beneficia de los sistemas marinos, y sus conclusiones fueron publicadas en el informe "UNCTAD: Trade and environment review 2023; building a sustainable and resilient ocean economy beyond 2030".

Los cierres de puertos y de mercados, las restricciones de viaje y las interrupciones en la cadena de suministro a las industrias por la epidemia COVID19, causaron pérdidas significativas de ingresos y ganancias al turismo marino y costero, pesca y acuicultura. 

Esta situación se ha visto exacerbada por la reciente guerra en Ucrania, que ha tenido graves implicaciones para la seguridad alimentaria, la inflación, los aumentos de precios de productos básicos como los fertilizantes y energía, así como para los flujos comerciales, todos los cuales tienen implicaciones directas para la economía del océano.

Se prevé que el impacto de múltiples factores de estrés en el océano aumente a medida que la población humana crece hacia los US$ 9.600 millones esperados para 2050. 

Cada vez es más urgente acelerar las medidas de adaptación y desarrollo de la resiliencia para puertos marítimos, en particular en los SIDS y otros países costeros en desarrollo, y para proporcionar el apoyo necesario en términos de creación de capacidad y financiación.

El 4º Foro de los Océanos abordó y reveló problemas y soluciones para estos temas:

+  El sector de las algas como palanca para una recuperación económica sostenible de los océanos

+  Transparencia, MNA y reforma de las subvenciones a la pesca

+ Sostenibilidad social de las cadenas de valor de la pesca y la acuicultura

+ Basura marina y contaminación plástica

+ Logística y transporte marítimo sostenible y resiliente

CIFRAS DEL COMERCIO INTERNACIONAL POR MAR Y ESTADO DE LA ECONOMÍA OCEÁNICA
En 2020, el valor de exportación de la economía oceánica fue de US$ 1,3 billones, con exportaciones de bienes de origen oceánico estimado en US$ 681 mil millones, y las exportaciones de bienes y servicios de origen oceánico  US$628 mil millones (Figura 1). 

Las exportaciones de bienes de origen oceánico12 mostraron una fuerte resiliencia a la pandemia de COVID-19 en 2020, cayendo solo un 3% en comparación con 2019, y parecen estar recuperándose rápidamente en los países que han informado datos hasta ahora para 2021.

La pandemia afectó severamente las exportaciones de servicios marítimos. Exportaciones en estos sectores cayó un 44 % de 2019 a 2020, es decir, de US$ 1,1 billones a US$ 628 mil millones de 2019 a 2020 – 14 veces más que el efecto que tuvo la pandemia del COVID-19 en las exportaciones de mercancías basadas en el océano. Las exportaciones de servicios marítimos se recuperaron parcialmente en 2021, creciendo en un 28% para llegar a US$ 801.000 millones.

En 2020, las exportaciones de transporte marítimo, manufacturas de alta tecnología y barcos superaron a las exportaciones de los servicios de turismo marítimo y costero debido a la fuerte caída del turismo internacional. 

Mirando a los principales exportadores de la economía oceánica, la Unión Europea es, con mucho, el mayor exportador de bienes y servicios basados en el océano, con US$ 459 mil millones de exportaciones en 2020. 

Algunos de sus estados miembros son líderes en exportaciones de productos pesqueros oceánicos, como Dinamarca, Países Bajos y España, mientras que otros dominan las manufacturas, como Alemania y Francia.

Los países del sur de Europa, como España, Italia y Grecia, suelen liderar en el mercado internacional de recepción de turistas. China ocupa el segundo lugar con US$ 160 mil millones en exportaciones en 2020, seguido por Estados Unidos  con US$ 84 mil millones (Figura 2).

En términos de países en desarrollo, India sigue a China como el segundo mayor exportador de bienes y servicios basados en el océano en 2020, con  US$ 34 mil millones, seguido por Türkiye (US$ 19 mil millones) y Tailandia (US$17 mil millones) (Figura 3). 

Si bien la mayoría de los diez principales países exportadores, de las economías en desarrollo,  tienen una base de exportación diversificada, algunos se especializan en un sector, como Panamá (Servicios portuarios, infraestructura conexa y servicios logísticos) y Chile (Servicios marítimos pesca, acuicultura y criaderos).

La diversificación de las exportaciones marítimas puede brindar oportunidades para el rápido crecimiento de las exportaciones y la resiliencia de la economía. 

Viet Nam y México, por ejemplo, son líderes en exportaciones de productos marítimos pero todavía tienen un sector de exportación de carga marítima muy pequeño, (para ambos países, la pesca marina y las exportaciones turísticas costeras no se analizan porque aún no se disponía de datos para 2020). 

Por el contrario, Marruecos y Brasil tienen un fuerte sector de servicios marítimos y se beneficiarían de invertir en su capacidad de exportación de bienes marítimos.

Se expandieron las exportaciones de procesamiento de productos del mar y de alta tecnología y otras manufacturas en 2020, ya que el gasto de los hogares se desplazó predominantemente hacia el consumo de bienes debido a Bloqueos relacionados con COVID-19 y medidas de salud pública que posteriormente sofocaron la demanda y oferta de servicios (Figura 4). 

El comercio de productos del mar elaborados creció un 5 %, impulsado por una mayor demanda de platos procesados, esterilizados y preparados durante el confinamiento.

El sector más grande en términos de comercio de bienes basados en el océano: alta tecnología y otros – se expandió en un 2,6 %.

Las exportaciones de pesca marina, acuicultura y los criaderos fueron los que más cayeron, un 9,3 % entre 2019 y 2020, en parte debido a la caída de la demanda de los servicios de restauración y hostelería, así como pesca restringida y actividades pos cosecha. 

El comercio marítimo de mercancías cayó ligeramente en 2019 debido a una disminución de la actividad económica mundial.

En términos de regiones geográficas, los principales exportadores de productos marítimos son Europa, seguida por Asia y América del Norte (Figura 5). 

Al observar la importancia relativa de sectores en las exportaciones, los datos muestran que la participación de los valores de exportación en los cinco océanos, las categorías de bienes de América Latina se distribuye relativamente uniformemente. 

Sin embargo, en Asia, Norte América y Europa, aproximadamente las tres cuartas partes de las exportaciones de productos marítimos son de alta tecnología y otras manufacturas. 

Esto puede explicarse por la fuerte base industrial de estas regiones, entre otras razones. Los países en desarrollo, así como los países africanos, podría beneficiarse de la exportación de más manufacturas basadas en el océano, lo que fortalecería aumentar su productividad y ayudarlos a crear empleos mejor remunerados.

En todo el mundo, los sectores de servicios marítimos se vieron afectados de manera desigual por la pandemia de COVID-19.

El sector del transporte marítimo se benefició porque la gente recurrió a comprar bienes en su lugar de los servicios durante los confinamientos. En particular, el transporte marítimo y los servicios conexos demostraron ser resiliente, con un crecimiento del 4 % en 2020 y del 40 % en 2021, seguido de Port servicios, servicios de infraestructura relacionados y servicios logísticos que, después de una recesión de 4 % en 2020, creció un 25 % en 2021 (Figura 6).

El transporte de pasajeros fue el tipo de transporte marítimo más impactado por el COVID-19, cayendo un 35 % en 2020 antes de recuperarse un 2 % en 2021. 

El efecto del COVID-19 en el transporte marítimo de pasajeros en 2020 fue solo la mitad de su efecto en el medio marino y el turismo costero, que cayó un 80 %. El turismo marino y costero, que fue estimado en US$ 1.1 billones en 2019, disminuyó drásticamente a US$ 215 mil millones en 2020 y registró una fuerte y rápida recuperación cuádruple, alcanzando US$ 801 mil millones en 2021.

Los últimos datos de La Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas sugiere que el sector se recuperó con fuerza en 2022, con una tasa de crecimiento mundial de las exportaciones turísticas de entre el 60 y el 70 %, pero aún por debajo niveles de 2019 (OMT, 2023a).

EL ESTADO DEL TRANSPORTE MARÍTIMO Y LA TRANSICIÓN ENERGÉTICA
El transporte marítimo depende de casi 2 millones de marinos en todo el mundo, que hacen posible que el mundo reciba los bienes y productos necesarios para la vida cotidiana. 

A nivel mundial, el transporte marítimo proporciona el principal modo de transporte para el suministro de materias primas, bienes de consumo, alimentos esenciales y energía. Es pues un primo facilitador del comercio mundial y contribuyente al crecimiento económico y el empleo, tanto en el mar como en tierra.

A principios de 2022, el valor comercial de la flota de transporte marítimo comercial mundial se situó en US$ 1,4 billones. Solo una pequeña proporción de esta flota está lista para funcionar con combustibles alternativos de cero emisiones y la transición a dichos combustibles, para lograr la descarbonización del transporte marítimo, es un gran desafío para la industria. 

Cambiar a combustibles alternativos tendrá implicaciones en el costo del comercio internacional. La densidad energética de la mayoría de los combustibles alternativos es inferior a la de los actuales combustibles marinos usados y, para reducir las emisiones, es probable que los barcos reduzcan su velocidad, al menos durante el período de transición.

Para que los combustibles alternativos sean comercialmente viables, se están discutiendo propuestas que podrían incluir un impuesto sobre los combustibles a base de carbono. Los fondos generados a partir de dicho gravamen podrían luego invertirse en nuevas tecnologías que aceleren la transición energética, y para apoyar a las economías más vulnerables durante la transición. 

Corredores de navegación verdes (es decir, rutas marítimas que muestran combustibles y tecnologías de ciclo de vida de bajas y cero emisiones e involucran la colaboración entre varias partes interesadas en la cadena de suministro, incluidos puertos, barcos y armadores, proveedores de energía, etc.) se están desarrollando actualmente para ayudar con la adopción temprana y crear una masa crítica, en términos de demanda y oferta de combustibles de bajo y cero carbono. 

Mientras que los puertos marítimos son activos críticos de infraestructura de transporte que proporcionan puertas de entrada a los mercados globales y acceso a la economía oceánica y sus actividades, también corren un riesgo significativo de los impactos del cambio climático, en aumento particular del nivel del mar. 

Estos riesgos pueden tener consecuencias de largo alcance para el comercio internacional y las perspectivas de desarrollo de las naciones más vulnerables, pero en particular de los PEID, que dependen de su infraestructura de transporte costero como salvavidas para el comercio exterior, los alimentos y la energía; seguridad y turismo. 

En el Caribe, más del 90 % de los bienes comercializados a nivel internacional son transportados por mar.

Los impactos ambientales asociados con el transporte marítimo incluyen impactos marinos y atmosféricos; contaminación, emisiones de GEI, basura marina, ruido submarino y la introducción y propagación de especies invasivas. 

Medidas reglamentarias pertinentes que abordan las externalidades causadas por el transporte marítimo; operaciones se adoptan bajo los auspicios de la Organización Marítima Internacional (OMI).

Estas regulaciones pueden exigir que la industria naviera y los puertos mejoren la infraestructura, tecnologías ambientales, diseños de barcos y combustibles para mitigar, por ejemplo, el agua procedente de barcos y emisiones al aire, desechos e implementar el tratamiento de agua de lastre, así como reducir la dependencia de combustibles fósiles y promover tecnologías y combustibles con bajas emisiones de carbono o cero. 

La mayoría de estas inversiones no solo son beneficiosas para el medio ambiente, sino que también pueden conducir a ahorros de costos a largo plazo, por ejemplo, debido a una mayor eficiencia energética y al cambio de combustibles. 

 


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews

KNIGHT PIESOLD DERECHA NOTA GIF 300
Lo más leído
PODER DE CHINA
AGUA Y MINERIA
NOTA MÁS LEIDAs MP GIF
VENEZUELA