JOSEMARIA ENCABEZADOgolden arrowMINERA ALUMBRERAMinetech encabezado
GRUPO LEIVAMAPAL ENCABEZADOMilicic ENCABEZADO
BERTOTTO ENCABEZADOMETSO CABECERACERRO VANGUARDIAWEG
MANSFIELD MINERA HMINERA ANDINA DEL SOL ENCABEZADOKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
PDACPWC LOGO MINING PRESSALLKEMSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
Induser ENCABEZADOCostanera ENCABEZADOERAMET CABECERA
SACDE ENCABEZADOglencore PACHONNEWMONT COVID
INDUSTRIA CONSTRUCTURA MININGHIDROAR ENCABEZADOSECCO ENCABEZADO
ARMINERA ENCABEZADOTOYOTA PRANAPRELAST
RUCAPANELCONOSUR ENCABEZADOYAMANA GOLDEPIROC ENCABEZADO
Grupo AGVLITHIUM SOUTHPIRCA SAFETY ENCABEZADO
PATAGONIA GOLDEXAR ENCABEZADOLakeland ENCABEZADO
RIO TINTO RINCONFERMA ENCABEZADOLIVENT ENCABEZADO
PETROANDINADELTA MININGINFA ENCABEZADO
PIPE GROUP ENCABEZADCINTER ENCABEZADOMINERA SANTA CRUZPAN AMERICAN SILVER
VIALES SANTA FE ENCABEZADO MININGMurchison ENCABEZADOOROCOBRE
POLITICA
Los desafíos de Xi Jinping, el líder chino con más poder desde Mao
DIARIOS/MINING PRESS/ENERNEWS
21/10/2022

Este 16 de octubre, el Partido Comunista de China (PCCh) inició su 20º Congreso,  donde Xi Jinping va por un tercer mandato de cinco años y se consolide así como probablemente el líder chino más poderoso desde Mao Zedong en la década de 1970.

El PCCh no establece ningún límite de mandato. Pero ningún líder además de Mao, el fundador de la China comunista, ha cumplido con un tercer periodo en el poder.

Su ascenso se produce después de la reforma constitucional de 2018, en la que se abolió el límite de dos mandatos que existía para ejercer la presidencia del país, abriendo así la posibilidad de que Xi, de 69 años de edad, permanezca en el poder por el resto de su vida.

Durante los 10 años que lleva en el poder, Xi ha reforzado el control del Partido Comunista sobre todos los aspectos de la vida en el país y ha afianzado la posición de China como potencia económica y militar mundial.

Este encuentro quinquenal es la ocasión de renovar el Comité Central, una especie de parlamento del PCC con unos 200 delegados, incluidos los 25 miembros del Buró Político, el núcleo duro del partido. La realidad del poder está en manos del Comité Permanente del Buró Político, un grupo actualmente compuesto por siete hombres, cuyo secretario general es Xi Jinping, según informó AFP.

"Su tamaño puede ser reducido o ensanchado", advierte Nis Grünberg, analista del Instituto Mercator de Estudios Chinos en Berlín, que recuerda que en el pasado contaba con nueve miembros.

"Hasta cuatro miembros del Comité Permanente podrían ser reemplazados y casi la mitad del Comité Central", pronosticaba esta semana el diario hongkonés South China Morning Post sin citar fuentes.

"Una remodelación amplia será beneficiosa para Xi Jinping", estima Grünberg.

Así "podrá promover un mayor número de sus apoyos del Buró Político hacia el Comité Permanente", la clave del poder en China.

Nuevo primer ministro

El sábado se desvelará el nuevo Comité Central. Pero no será hasta el domingo, al terminar su primer plenario, cuando se publicará la composición del Buró Político y su Comité Permanente.

Los miembros de este último se anunciarán por orden de importancia: en primer lugar, el secretario general, que prácticamente se garantiza un mandato presidencial en la próxima reunión en marzo de la Asamblea Popular Nacional.

El segundo o el tercero en orden será el próximo primer ministro, cuyo actual titular, Li Keqiang, se retira. Entre los nombres barajados para el cargo aparecen Hu Chunhua, el viceprimer ministro, o Wang Yang, miembro del Comité Permanente.

Y entre los favoritos para entrar en este órgano figuran cuatro aliados cercanos a Xi: el jefe del partido en la provincia de Guangdong (sur), Li Xi; el jefe de su gabinete, Ding Xuexiang; el jefe del partido en Shanghái, Li Qiang, y el jefe del partido en la región de Chongqing (suroeste), Chen Min'er.

Sn embargo, "un Partido Comunista de China sin facciones no existe", y esto podría obligar a Xi a incluir otras corrientes de la organización, advierte el sinólogo Jean-Philippe Béja.

Nuevo mandato, ¿y nuevo título? 

Salvo sorpresa mayúscula, Xi Jinping tiene garantizado un tercer mandato como secretario general del partido y, en consecuencia, del país.

Analistas y medios especulan sobre su supuesto deseo de cambiar el nombre de su cargo por "presidente del partido", el título que tenía el fundador de la China comunista Mao Zedong (1949-1976).

También podría incluirse una modificación en los estatutos del PCC, que en 2017 incluyeron una referencia al "pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas de la nueva época", una mención añadida en la Constitución un año después.

Ahora, el partido podría recortar esta fórmula a simplemente "el pensamiento de Xi Jinping".

"Por tonto que pueda parecer, un cambio así señalaría un amplio apoyo a Xi en el seno de la élite del partido, elevando su estatus y su ideología al mismo nivel que Mao Zedong", apunta la firma de análisis Trivium China.


Por qué Xi Jinping no es un nuevo Mao Zedong (ni busca serlo)

BBC/ÁNGEL BERMUDEZ

"Xi es un nuevo Mao".

Es una frase que se ha escuchado con cada vez mayor frecuencia a medida que el actual líder supremo de China, Xi Jinping, ha ido concentrando poder en sus manos.

Esta semana ha vuelto a repetirse con motivo del Congreso del Partido Comunista de China (PCCh) en el que se espera que sea ratificado por cinco años más como secretario general de esa organización, abriendo así las puertas para que se convierta en el hombre más poderoso que ha habido en ese país después de Mao, quien fundó la República Popular China y fue jefe del PCCh desde 1943 hasta su muerte en 1976.

El PCCh no establece ningún límite de mandato. Pero ningún líder además de Mao, el fundador de la China comunista, ha cumplido con un tercer periodo en el poder.

Además, en 2018 hubo una reforma constitucional que abolió el límite de dos mandatos que existía para ejercer la presidencia del país, abriendo así la posibilidad de que Xi, de 69 años de edad, permanezca en el poder por el resto de su vida.

Esa norma que existía desde 1982 limitaba el poder de Xi, que es, al mismo tiempo, secretario general del PCCh, jefe de Estado y presidente de la Comisión Militar Central de China, por lo que dirige las Fuerzas Armadas del país.

Las comparaciones entre Xi y Mao también se han alimentado en los últimos días de la retórica que empleó el actual mandatario chino durante la inauguración este 16 de octubre del 20 Congreso del PCCh.

"Desde este día en adelante, la tarea central del Partido Comunista de China será liderar al pueblo chino de todos los grupos étnicos en un esfuerzo concertado para lograr la Meta del Segundo Centenario de convertir a China en un gran país socialista moderno en todos los sentidos y promover el rejuvenecimiento de la nación china en todos los frentes a través de un camino chino hacia la modernización", dijo.

"Solo echando raíces en el rico suelo histórico y cultural del país y de la nación florecerá aquí la verdad del marxismo", agregó.

Pero ¿cuánto se asemeja realmente Xi a Mao Zedong?

Líderes y momentos distintos

"Ambos son chinos. Ese es el final de la comparación", responde con rotundidad a esta pregunta de BBC Mundo Rebecca Karl, profesora de historia especializada en la China moderna de la Universidad de Nueva York.

"Ambos son chinos. Ambos son líderes del Estado chino y del Partido Comunista chino, por lo que habitan una esfera y un ámbito institucional que los hace comparables", agrega poco después.

Imagen de Xi junto a Mao.

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES. La imagen de Xi junto a la de Mao ha sido vendida como souvenir durante anteriores congresos de PCCh.

 

La experta advierte que ambos líderes operan en mundos muy distintos, pues la China de Mao estaba inmersa en la Guerra Fría, cuando el mundo estaba dividido entre capitalismo y socialismo, y había una competencia entre dos formas distintas de estructuras económicas, sociales, culturales y políticas.

"Hoy vivimos en un mundo capitalista donde Xi preside un país que compite dentro del capitalismo ante lo que se ha entendido como los estados capitalistas dominantes, Euro América, que ahora ya no son tan dominantes, por lo que todo esto ha precipitado un crisis dentro del capitalismo, no entre el capitalismo y el socialismo", señala.

"Tienes una situación mundial completamente diferente, y lo que Xi está tratando de lograr es algo completamente diferente de lo que Mao estaba tratando de lograr", añade.

"Xi no es el nuevo Mao"

Jacob Shapiro, socio y director de análisis geopolítico de la consultora Cognitive Investments, afirma que Xi y Mao son similares en un aspecto clave y que, entre ellos, todo lo demás son diferencias.

"Ambos son líderes que básicamente han tratado de aumentar el control centralizado en China para aprobar reformas o cambios importantes que necesitan que sucedan para que China pueda ascender a una mejor posición geopolítica", dice el experto a BBC Mundo.

"Ahí terminan las similitudes porque la forma en que Xi está tratando de hacer todas las cosas que está haciendo para que China sea más fuerte, más próspera y más relevante geopolíticamente, en muchos sentidos ha significado que ha tomado todo lo que hizo Mao y está intentando hacer lo contrario", agrega.

Shapiro señala que desde el fin de la guerra civil en China, en 1949, ha habido tres líderes supremos en ese país y cada uno tuvo un rol distinto.

Xi Jinping

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES

"El primero fue Mao. Él fue el responsables de hacer de China una nación moderna a partir de lo que eran un montón de señores de la guerra y de facciones que se estaban combatiendo entre sí en la guerra civil. Él fue quien logró poner a China en pie. El siguiente fue Deng Xiaoping, quien tomó el caos de la era Mao e hizo de China un país próspero haciendo unas reformas económicas sobre las cuales el Estado tenía control, pero cuya máxima prioridad era hacer prosperar el país", dice.

"Yo creo que Xi quiere fortalecer a China en un sentido unificado. Así que Xi no es el nuevo Mao. Xi no es el nuevo Deng. Xi es el nuevo Xi. Y si quieres entender lo que va a hacer y lo que eso significa para el futuro de China, tenemos que descartar este viejo tipo de comparaciones", agrega Shapiro.

Shapiro considera que ese tipo de comparaciones son una forma "perezosa" de pensar que, en realidad, no ayudan a entender mejor a Xi ni lo que él quiere hacer con China.

"Claves maoístas"

Chris Marquis, profesor de Gerencia China en la Escuela Judge de Negocios de la Universidad de Cambridge y autor del libro de próxima publicación "Mao and Markets", coincide en que Xi y Mao son líderes completamente distintos en eras totalmente diferentes, por lo que no tiene sentido compararlos.

"Lo que sí creo que es importante de estas comparaciones es que Xi está usando muchas de las palancas del poder, por así decirlo, de Mao. Xi usa su propaganda e ideología para promover sus programas. De hecho, la forma en que funciona el aparato político de China proviene de Mao", apunta.

El experto señala que Xi usa tres ideales maoístas para gobernar China.

El primero, tiene que ver con mantener al PCCh en el centro de todo. "En China, el PCCh es un paraguas que lo abarca todo: el Estado, el mercado, los militares. El Ejército de Liberación Popular (la Fuerza Armada de China) es una unidad del Partido Comunista, no del gobierno", dice.

El segundo elemento tiene que ver con que Xi, al igual que Mao, rechazan las críticas y los revisionismos internos.

"Una razón por la que el PCCh considera importante controlar la historia es porque sirve de base para la legitimidad del partido. En China se cree que una de las principales razones por las que la Unión Soviética se desintegró fue porque, de alguna manera, renegaron de su historia. Esto se remonta a cuando Nikita Jruschov criticó a Josef Stalin; y luego [Mijail] Gorbachov y [Boris] Yeltsin terminaron desmantelando la ideología comunista", señala.

El tercer ideal tiene que ver con devolver a China al lugar destacado entre las naciones que ocupó durante miles de años.

"Mao es reverenciado en China porque se plantó ante lo que eran básicamente potencias coloniales que habían como troceado China, por así decirlo, en distintas esferas de influencia. China fue por miles de años una civilización líder en el mundo y a mediados del siglo XIX vino el Occidente desarrollado y la conquistó dando inicio a lo que se conoce como el siglo de humillación que culminó en 1949 cuando se fundó la República Popular China", dice.

"Mao trabajó para consolidar China y Xi se ha centrado en esta visión del 'Sueño chino', en el que China recuperará su lugar entre las naciones líderes del mundo, y ha confrontando a los países occidentales mucho más que sus predecesores, por lo que creo que esto es importante", añade Marquis.

El experto considera importante entender estas claves, entre otras razones, porque Xi es visto como un líder difícil de entender debido a que está envuelto en mucha opacidad. "Por eso, puede ser importante entender el sistema en el que opera y cómo está construido", señala.

Un ideólogo, un pragmático

Jacob Shapiro sostiene que una diferencia importante entre Mao y Xi es que el primero era un revolucionario que realmente creía en la ideología que predicaba, mientras que el segundo es, más bien, un pragmático.

Mao Zedong

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES. Los expertos creen que Mao estaba más guiado por la ideología que Xi Jinping.

 

"Xi solo está tratando de encontrar la combinación adecuada de políticas que permitan que China se vuelva fuerte y no creo que tenga el mismo bagaje ideológico que Mao. Xi solo un nacionalista chino y mi mejor ejemplo de esto es que Xi habla todo el tiempo como marxista y comunista, pero cuando miras lo que realmente propone en términos de economía son reformas basadas en la oferta. Básicamente, él está tomando una página del guión de Ronald Reagan o de Margaret Thatcher y tratando de aplicarlo a una situación china", dice.

"Marx y Lenin, todos se revolcarían en sus tumbas si leyeran lo que está haciendo Xi Jinping y tratara de llamarlo comunismo", agrega.

Esa diferencia entre estar guiado por la ideología o por el pragmatismo también se refleja en la forma como cada uno de estos líderes ha realizado purgas dentro del PCCh.

"Mao purgó a amigos y enemigos por igual. Xi solo purgó a sus enemigos. Mao destruyó la burocracia, Xi está moldeándola para servir a sus propósitos", escribió Shapiro en un texto en 2018 el que comparaba a ambos líderes.

Rebecca Karl advierte que al intentar equiparar a Xi con Mao se incurre en un error que tiene consecuencias pues lleva a hacer análisis errados de la realidad.

"La peor consecuencia de la afirmación de que Xi es un nuevo Mao es pasar por alto todos los factores más nuevos sobre lo que Xi está tratando de hacer y cómo está dirigiendo a su nación hacia estos nuevos territorios. La idea de que China todavía está atrapada en el período maoísta solo conduce a un análisis muy malo del momento en el que vivimos", dice.

"En el pasado, Estados Unidos y el mundo capitalista pudieron marginar a China porque no participaba del capitalismo. Hoy, EE.UU. no puede marginar a China. No puede pretender que China no existe. No puede tratar de vencer a China por la fuerza de las armas. Y una comprensión de China como un país maoísta contribuye a esta idea de que China sigue siendo una especie país socialista subordinado. Y no lo es. No lo ha sido durante décadas y es un error fundamental", concluye.


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews