SECCO ENCABEZADOGrupo AGVgolden arrow
PIPE GROUP ENCABEZADCONOSUR ENCABEZADOPWC LOGO MINING PRESS
Induser ENCABEZADOWICHI TOLEDO ENCABEZADOWEG
LITHIUM SOUTHMANSFIELD MINERA HVELADERO ENCABEZADO
JOSEMARIA ENCABEZADOBANCO SC ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
OMBU CONFECATFERMA ENCABEZADOERAMET CABECERA
SACDE ENCABEZADOglencore PACHONNEWMONT COVID
GSB ROTATIVO MININGRIO TINTO RINCONHIDROAR ENCABEZADO
CRISTIAN COACH ENCABEZADOBANCO SJ ENCABEZADOPRELAST
ABRASILVER ENCABEZADORUCAPANELEPIROC ENCABEZADO
KNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADOCERRO VANGUARDIAEXPO LITIO ENCABEZADO
ALEPH ENERGY ENCABEZADOMETSO CABECERAEXAR ENCABEZADO
ARCADIUM LITHIUMMilicic ENCABEZADO
CAPMINMAPAL ENCABEZADODELTA MINING
INFA ENCABEZADOMINERA SANTA CRUZPAN AMERICAN SILVER
EVENTO LITIO ENCABEZADOCINTER ENCABEZADOVIALES SANTA FE ENCABEZADO MINING
ESCENARIO
WSJ: Acciones de oro para controlar a empresas de China
WSJ/MINING PRESS/ENERNEWS

El Estado adquiere participaciones en las empresas, a menudo pequeñas, pero que le otorgan un puesto en el consejo de administración, y poder para garantizar que el comportamiento de las empresas se ajuste a la agenda del partido

09/03/2023

LINGLING WEI

En su incómoda danza con el sector privado de China, el Partido Comunista se está alejando de una batalla pública con algunas de las mayores empresas del país. En su lugar, está avanzando hacia una forma más silenciosa de control.

En el centro de este esfuerzo se encuentra el impulso de varios niveles del gobierno para tomar participaciones en las empresas privadas que han impulsado durante mucho tiempo la innovación y la creación de empleo en China.

Las participaciones gubernamentales son a veces muy pequeñas, como la del 1% que un fondo del organismo de vigilancia del ciberespacio de Beijing adquirió recientemente en la unidad de medios digitales del gigante del comercio electrónico Alibaba Group Holding, pero suelen otorgar al gobierno un puesto en el consejo de administración, poder de voto, e influencia en las decisiones empresariales. Coloquialmente, se conocen como acciones de oro.

Para las empresas, no hay otra opción: vender una participación de este tipo a una entidad gubernamental que la busca es crucial para mantener el negocio. Para el Estado, las participaciones significan una implicación más directa en algunas de las empresas chinas de más alto perfil, piedras angulares digitales de la vida china y, en algunos casos, predilectas de los inversores mundiales.

El gobierno concibió originalmente estas participaciones con una intención diferente, según funcionarios y asesores gubernamentales que participaron en los debates políticos. El líder chino Xi Jinping incluyó la idea de pequeñas participaciones públicas en empresas privadas en un programa de reformas publicado en 2013 con el propósito expreso de reducir el papel del Estado en la economía.

La idea en aquel momento de las acciones de oro -“acciones de gestión especial” en la jerga oficial- era que el Estado cediera su participación mayoritaria en los medios de comunicación y otras empresas, a inversores privados, sin perder totalmente el control, según el documento de 2013 y personas implicadas en los debates políticos.

La forma en que Beijing ha utilizado desde entonces las acciones de oro resume la evolución de la relación entre Xi, el líder más poderoso de China desde Mao Zedong, y su sector empresarial. Esta compleja relación ha sufrido una nueva sacudida en las últimas semanas, con la desaparición de un destacado banquero tecnológico, que ha desatado la alarma en la comunidad empresarial. Y la preocupación por la participación del Estado en empresas privadas ha seguido tensando los lazos comerciales entre China y Estados Unidos.

Una de las consecuencias de la nueva normalidad de la influencia sutil es que la frontera entre el partido-Estado y el sector privado es cada vez más difusa. Se invierte así una tendencia que se remonta a finales de la década de 1970, cuando el líder chino Deng Xiaoping hizo que el partido-Estado se apartara del control de las empresas y dejara florecer a los empresarios.

“La difuminación de la línea divisoria está empujando a los responsables políticos de Estados Unidos y otros países a adoptar una postura ampliamente restrictiva respecto a las empresas chinas”, afirma Scott Kennedy, experto en China del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, un experto de Washington centrado en las relaciones internacionales.

“La carga de la prueba recae en las empresas privadas para demostrar que no son agentes del Estado”, plantea.

La falta de claridad en los límites saltó a la palestra a principios del mes pasado, cuando Washington y Beijing se enfrentaron a causa de un globo chino que Estados Unidos derribó tras sobrevolar el corazón de Estados Unidos.

Washington lo describió como una nave espía utilizada por el ejército chino; Beijing dijo que era propiedad de una empresa privada y que estaba destinado a la investigación meteorológica. El episodio puso de manifiesto la interacción entre las empresas privadas chinas, las universidades y el Ejército Popular de Liberación que, según Estados Unidos, es la base de un programa de globos espía de gran altitud.

La fusión entre el sector público y el privado también guarda relación con las acusaciones de Estados Unidos de que empresas chinas están suministrando equipos de vigilancia a Rusia para su guerra en Ucrania. Al describir la dinámica a CBS News el mes pasado, el Secretario de Estado Antony Blinken dijo: “En China, realmente no hay distinción entre las empresas privadas y el Estado”.

Cuando Xi llegó al poder a finales de 2012, no vio ninguna contradicción entre tratar de impulsar las fuerzas del mercado y reforzar el control del partido sobre el poder, pensando que lo que era bueno para la economía, era bueno para el partido.

En los primeros años, adoptó un enfoque relativamente permisivo con las empresas privadas. Otros altos dirigentes, como el primer ministro Li Keqiang, que dejará el cargo este mes, animaron a empresas como Alibaba y Tencent Holdings, propietaria de la omnipresente aplicación WeChat, a expandirse.

A medida que las empresas crecían y se hacían más poderosas, Xi empezó a recelar de su creciente alcance. A finales de 2020, desencadenó un amplio asalto regulador que ha dejado muy mermadas a las empresas tecnológicas y a sus cabecillas, sobre todo al extravagante cofundador de Alibaba, Jack Ma.

Con su economía en apuros tras el reciente levantamiento de las estrictas restricciones de Covid-19, Beijing ha pasado a decir que apoyará más al sector privado. Por ejemplo, ha dado a entender que se están tomando medidas drásticas contra las grandes empresas tecnológicas.

Xi se está decantando por un enfoque que se sitúa entre el fomento activo de la empresa y la lucha pública contra lo que considera excesos capitalistas: una postura intermedia, centrada en que el gobierno ejerza un control duradero sobre el sector privado.

Desde 2016, las autoridades chinas han debatido la adquisición de participaciones en empresas de medios de comunicación en línea a cambio de licencias de expansión. Estas transacciones se han acelerado en los últimos dos años.

Beijing ha recurrido a las acciones de oro para ganar influencia en empresas que desafían la capacidad del partido para controlar la opinión pública, como los operadores de sitios de noticias y contenidos. Ha tomado pequeñas participaciones en Sina Weibo, 36kr y Qutoutiao, que cotizan en Estados Unidos, y en Kuaishou Technology, operador de una aplicación de videos cortos que cotiza en Hong Kong. Los representantes de las empresas se negaron a hacer comentarios.

Las participaciones en filiales de Alibaba y ByteDance, matriz de TikTok, han permitido al gobierno ser parte del crecimiento de estos gigantes tecnológicos y vigilarlo. La Administración del Ciberespacio de China está en conversaciones con Tencent para invertir en una filial. Una persona cercana a Tencent dijo que tal inversión no afectaría a su negocio global.

Las acciones de oro se han convertido en una herramienta útil para mantener a empresas como éstas en línea con los objetivos del partido sin necesidad de que el Estado sea un accionista importante. Muchas de las empresas implicadas cuentan con capital de inversores extranjeros, a los que preocupa enredarse con el Estado chino en un momento de grandes tensiones políticas.

La Administración del Ciberespacio y la Oficina de Información del Consejo de Estado, que se ocupa de las consultas de prensa de los dirigentes, no hicieron comentarios.

Mientras tanto, la estricta supervisión gubernamental establecida durante la ofensiva reguladora de los últimos años no ha desaparecido, limitando prácticamente todos los principales sectores tecnológicos de China. Jack Ma pasa la mayor parte de su tiempo fuera de China y recientemente cedió el control de tres empresas, entre ellas Ant Group, cuya oferta pública inicial Xi bloqueó a finales de 2020.

“Aunque el periodo de grandes olas reguladoras que se abatían sobre el sector tecnológico chino puede haber terminado, ahora se enfrentan a un aumento permanente del nivel de regulación e intervención estatal”, declaró Martin Chorzempa, investigador principal del Instituto Peterson de Economía Internacional.

Un destacado financiero chino de empresas tecnológicas privadas, Bao Fan, lleva detenido por las autoridades desde febrero sin explicación alguna. La repentina desaparición de Bao, presidente y director ejecutivo del banco de inversiones China Renaissance Holdings, ha causado un gran revuelo en el ya de por sí atribulado sector privado del país.

China Renaissance declaró el 26 de febrero que Bao está colaborando en una investigación. Según personas relacionadas con el asunto, la investigación forma parte de una investigación más amplia del sector financiero chino, centrada en los vínculos entre las empresas y los reguladores que participan en la aprobación de las ofertas públicas iniciales y otros acuerdos.

Xi, que se embarcó en octubre en un tercer mandato que rompe con la tradición, está adoptando el gobierno absoluto del partido como medio preferido para hacer de China un rival más fuerte frente al Occidente liderado por Estados Unidos. Bajo el liderazgo de Xi, el partido-Estado ha debilitado gradualmente la influencia de los empresarios, al tiempo que ha garantizado su lealtad política.

El gobierno ha aprobado leyes y reglamentos para garantizar su acceso a los datos recopilados por empresas privadas. Ha ampliado sus esfuerzos para influir en el gobierno corporativo y la toma de decisiones de las empresas. Ha integrado a las empresas en un amplio sistema de crédito social y ha intensificado las presiones para que creen comités de partido.

El año pasado, alrededor del 37% de las empresas cotizadas en Shanghái y Shenzhen habían modificado sus estatutos para formalizar el papel de los comités de partidos dentro de las empresas, frente al 6% en 2018, según una investigación realizada por Lauren Yu-Hsin Lin en la Facultad de Derecho de la Universidad de la Ciudad de Hong Kong, y Curtis Milhaupt en la Facultad de Derecho de Stanford.

Las acciones de oro también pueden ser una forma de que Beijing intente proteger a las empresas de las consecuencias del deterioro de las relaciones entre Estados Unidos y China. Tras el esfuerzo fallido del expresidente Donald Trump para que ByteDance se deshiciera de su negocio estadounidense TikTok, los dirigentes recurrieron a las acciones de oro para evitar que la tecnología cayera en manos extranjeras, según las personas involucradas en las discusiones políticas.

En abril de 2021, un fondo respaldado por el regulador del ciberespacio chino adquirió una participación del 1% en la principal entidad china de ByteDance, Beijing Douyin Information Service, y nombró a un funcionario miembro de su consejo.

Según estas personas, el objetivo de la operación era, en parte, asegurarse de que el gobierno tuviera voz en el destino del algoritmo de TikTok, la fórmula secreta de la aplicación para compartir videos que dirige los contenidos a los usuarios. Bejing quiere evitar la venta o transferencia del algoritmo. El actual director de ByteDance nombrado por el regulador del ciberespacio es un funcionario de su oficina que supervisa la seguridad de los datos y la gobernanza del algoritmo.

ByteDance declaró que su principal filial china tuvo que adoptar un acuerdo de “participación especial en la gestión” para obtener las licencias de sus aplicaciones de redes sociales. La filial no participa en las operaciones globales de la matriz, incluido TikTok.

El año pasado, ByteDance cambió el nombre de varias filiales, eliminando la palabra “ByteDance”, en un intento de distanciar a la empresa matriz de sus unidades y abordar las preocupaciones de Estados Unidos de que TikTok podría estar bajo el control de Beijing. TikTok ha negado en repetidas ocasiones que el gobierno chino vaya a tener acceso a los datos de sus clientes.

Beijing apuesta actualmente por un repunte económico tras el levantamiento de sus severas restricciones de Covid. El domingo anunció un objetivo de crecimiento para 2023 en torno al 5%. Ha dado pocos detalles sobre cómo pretende reforzar el sector privado.

Xi ha seguido haciendo hincapié en el control del partido por encima del pragmatismo, que durante mucho tiempo fue un sello distintivo de la política china. En un discurso pronunciado el 7 de febrero, habló de una “modernización al estilo chino” y subrayó la superioridad del sistema chino sobre el capitalismo occidental. En un discurso inusualmente directo, Xi culpó a la “contención, el cerco y la represión” liderados por Estados Unidos de los desafíos internos.

Siguiendo sus instrucciones, un ministerio que supervisa las empresas estatales está explorando formas de aumentar o crear conglomerados controlados por el gobierno para avanzar en industrias como la logística y la electrónica, según personas con conocimiento de las deliberaciones.

Beijing también ha reformulado el concepto de “reforma de propiedad mixta”. La idea original, a finales de la década de 1990, era animar al capital privado a invertir en empresas estatales. Ahora la expresión se utiliza cuando una gran empresa estatal absorbe a otra privada más pequeña.

Según Thomas Gatley, estratega del mercado chino en la empresa de investigación Gavekal Dragonomics, las empresas de propiedad híbrida, en las que el gobierno posee entre el 20% y el 80%, representan ahora alrededor del 26% de la capitalización total de las empresas que cotizan en bolsa en el continente.

En enero, el regulador que supervisa los activos estatales en Xiangtan, ciudad natal de Mao, se convirtió de facto en el accionista mayoritario de Better Life, promotora de centros comerciales, después de que un vehículo de inversión respaldado por el Estado adquiriera una participación mayoritaria en la empresa cotizada.

Pero las empresas que venden al gobierno participaciones mucho más pequeñas, denominadas acciones de oro, se están dando cuenta de que, incluso de esta forma, el gobierno obtiene mucho poder sobre sus negocios.

El director que el organismo de control de la ciberseguridad de China nombró para el consejo de la principal filial de ByteDance tiene derecho de veto sobre el contenido de aplicaciones como Douyin, la versión china de TikTok, según personas cercanas a la filial.

El director también puede votar sobre cuestiones corporativas como las decisiones de personal de la filial, los paquetes de compensación y los planes de inversión o desinversión, dijeron las personas. “En China, es algo normal”, aseguró uno de ellos.


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews