SECCO ENCABEZADOGrupo AGVgolden arrow
PIPE GROUP ENCABEZADCONOSUR ENCABEZADOPWC LOGO MINING PRESS
Induser ENCABEZADOWICHI TOLEDO ENCABEZADOWEG
LITHIUM SOUTHMANSFIELD MINERA HVELADERO ENCABEZADO
JOSEMARIA ENCABEZADOBANCO SC ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
OMBU CONFECATFERMA ENCABEZADOERAMET CABECERA
SACDE ENCABEZADOglencore PACHONNEWMONT COVID
GSB ROTATIVO MININGRIO TINTO RINCONHIDROAR ENCABEZADO
CRISTIAN COACH ENCABEZADOBANCO SJ ENCABEZADOPRELAST
ABRASILVER ENCABEZADORUCAPANELEPIROC ENCABEZADO
KNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADOCERRO VANGUARDIAEXPO LITIO ENCABEZADO
ALEPH ENERGY ENCABEZADOMETSO CABECERAEXAR ENCABEZADO
ARCADIUM LITHIUMMilicic ENCABEZADO
CAPMINMAPAL ENCABEZADODELTA MINING
INFA ENCABEZADOMINERA SANTA CRUZPAN AMERICAN SILVER
EVENTO LITIO ENCABEZADOCINTER ENCABEZADOVIALES SANTA FE ENCABEZADO MINING
ESCENARIO
Santiago de Chile: Cuatro escenarios para la gran sequía
AGENCIAS/MINING PRESS/ENERNEWS

El cambio climático ha golpeado de lleno a Santiago de Chile hasta tal punto que el gobernador ha anunciado un documento con cuatro escenarios de escasez de agua

20/04/2022
Documentos especiales Mining Press y Enernews
TRANSICIÓN HÍDRICA: EL FUTURO DEL AGUA EN CHILE

Tras más de una década de sequía, Santiago, enclavada al pie de la cordillera de los Andes, comienza a adaptarse al clima semidesértico. El pasto y las plantas que requieren mucha agua empezaron a ser reemplazadas por otras de menor consumo, mientras preparan un racionamiento si no llega la lluvia.

Recientemente, el gobernador de Santiago de Chile, Claudio Orrego, anunció un plan de racionamiento de agua para la capital ante la posible necesidad de cortar los suministros hídricos, según recoge EFE.

Un escenario que las autoridades chilenas no descartan en el corto plazo ante una grave sequía que atraviesa el país desde hace más de una década.

"Hay que darse cuenta de la situación en la que estamos. Ya llevamos 12 años de sequía, por lo tanto, existen hartas posibilidades de que tengamos este tipo de situaciones", dijo Orrego a la prensa.

El programa planteado podría llegar a afectar a 1,56 millones de las 7,1 millones de personas que viven en la Región Metropolitana de Santiago y que se abastecen de los ríos Mapocho (142.000 personas) y Maipo (1,5 millones de personas). 

El documento, que fue encargado por el gobernador a la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior (Onemi), describe principalmente cuatro tipos de alertas basados en el nivel de abastecimiento que dispongan ambos ríos. 

Este plan entraría en vigor si fuese decretado desde el gobierno central un racionamiento de agua, algo que no ha descartado el nuevo presidente Gabriel Boric en el corto o medio plazo.  

En el año 2021, el arquitecto Joaquín Cerda, de 35 años, se dio cuenta de que la ornamentación "al estilo europeo", con grandes extensiones de césped y vegetales que demandan mucha agua no se condecían con el nuevo clima de Santiago, en que las estaciones marcadas y los inviernos lluviosos son cada vez más escasos.

Para hacer frente a esta transición desde un clima mediterráneo, Cerda decidió poner en marcha el proyecto "Vereda Nativa" para reemplazar el pasto que tapizaba unos 150 m2 de veredas en el residencial barrio de Pedro de Valdivia Norte, en la comuna de Providencia, por 25 especies nativas, como el esparto, la flor del minero (Centaurea cachinalensis) o plantas herbáceas anuales.

"Son especies nativas que están acostumbradas al clima mediterráneo de Santiago, a períodos de sequía prolongados y adaptadas a vivir mucho tiempo sin agua", relata a la AFP.

Maravillados con el proyecto, los vecinos ayudaron a sacar el pasto, a plantar y regar la vegetación nativa. Después de un año, estas especies crecen sin problemas.

"Nosotros regamos acá una vez a la semana por media hora y un sistema de riego por goteo. Cada gota de agua es muy preciada y redujimos el consumo de agua a menos de un décimo de lo que se gastaba antes con la franja de pasto", dice Joaquín Cerda, quien dirige la organización Paisajes Colectivos.

Megasequía 
Desde hace más de una década la sequía golpea a la región central de Chile. En 2021, el déficit de lluvia fue de un 71%, convirtiendo al invierno de ese año en el más seco del siglo XXI, según la Dirección Meteorológica de Chile.

Para el invierno austral que está por llegar, los pronósticos no son mejores y para la capital chilena se espera otro año de déficit de lluvias como consecuencia del cambio climático.

Sin lluvias, los principales embalses, lagos y ríos que abastecen a los 7,1 millones de habitantes de Santiago se encuentran en situación crítica.

Frente a este escenario, las autoridades prepararon un protocolo de racionamiento de agua, que considera tres niveles de alerta según el nivel de acumulado y las necesidades de la población: los dos primeros implican el cuidado del agua y la reducción de su presión.

En el último nivel, de "alerta roja", se aplicarán cortes de agua "rotativos", en un sector a la vez y por un máximo 24 horas.

"Nosotros no podemos hacer llover. Eso está fuera del alcance de nuestras manos, pero sí podemos prepararnos para cuando lleguemos a una situación extrema", advirtió Claudio Orrego, gobernador de Santiago.

El río Mapocho 
Cada día el ingeniero agrícola Pablo Lacalle asoma su cabeza hacia el lecho del río Mapocho, que cruza de este a oeste unos 30 km de Santiago, y ve con preocupación cómo su caudal disminuye: el año pasado cayó un 57%, según datos oficiales.

"Para nosotros es como un indicativo. Es como leer el diario durante la mañana; entonces tú con eso te haces una idea de qué va a pasar durante el día con el recurso hídrico", sostiene Lacalle, responsable de Recursos Hídricos del Parque Metropolitano de Santiago (Parquemet).

Con una extensión de 737 hectáreas, el parque está enclavado en el cerro San Cristóbal, uno de los más grandes de Santiago, con más de seis millones de visitantes anuales.

Sus extensos prados se riegan con aguas del Mapocho, que también es el principal abastecedor de los ricos -y más verdes- barrios del este de Santiago.

La población humana de la capital chilena se triplicó en los últimos 50 años.

"Nosotros tenemos que planificar para saber nuestra capacidad de riego en el parque porque tenemos un déficit del 87% de agua respecto a los años anteriores", afirma Lacalle.

Eduardo Villalobos, director del Parquemet, explicó que desde hace más de una década comenzaron a implementar estrategias para la sequía.

"Realizamos el recambio del bosque exótico por el bosque nativo", como en la ladera norte donde se plantaron 100.000 árboles en tres años. "Reducimos el año pasado 50.000 m2 de áreas de pasto por especies nativas" y utilizan preferentemente el riego tecnificado, detalló.

Sin estos emprendimientos, tendrían "bosques secos e incendios". Y la "ausencia de bosques implica el calentamiento del terreno y la pérdida de ecosistema que conforman toda la vida natural de la ciudad", agregó.

En Chile, el agua es un bien nacional público pero su uso está entregado a privados. La Convención que redacta una nueva Constitución aprobó el lunes una norma que establace que "es un bien común unapropiable" cuya administración será participativa, solidaria y equitativa.


CUATRO PANORAMAS PREVISTOS
El plan anunciado consta de cuatro tipos de alertas o panoramas. Una primera, la alerta verde, pondría en marcha la priorización del uso de las aguas subterráneas y el ahorro en el uso del recurso. 

La segunda y tercera, la alerta preventiva y la alerta amarilla, implicarían la reducción de la presión del agua y la verificación del uso de los recursos hídricos. 

En la cuarta y más grave, la alerta roja, se aplicaría un corte rotatorio del suministro de agua en periodos de 4, 6 o 12 días. Además, el racionamiento tendría como prioridad atender a las personas con situaciones más críticas y no podría exceder en ninguno de los casos las 24 horas. 

chile precipitaciones lluvias


UN PROBLEMA SISTÉMICO
Chile, por su situación geográfica y condiciones climáticas, es uno de los países a los que más afecta el cambio climático en el mundo, y la escasez de agua es una de sus principales manifestaciones.  

Según el World Resources Institute (WRI), el país se encuentra en la posición 18 de 168 países en el ranking mundial de riesgo hídrico, siendo el país con peor proyección dentro de la región latinoamericana. 

En 2021, registró un déficit de precipitaciones de más del 50%, lo que supuso una gran disminución de las reservas de agua de los embalses y de los caudales de los principales ríos del país. A finales del año pasado, 184 municipios chilenos tuvieron que declarar la escasez extrema de agua.

Si la situación continúa así, el WRI vaticina que para el 2040, Chile tendría que importar agua dulce para poder abastecer las necesidades hídricas de su población. 

Las principales razones para la crisis hídrica, según descubrió el estudio Transición hídrica: el futuro del agua en Chile de la Fundación Chile, son la gestión y gobernanza deficiente del agua (44%), el aumento de la demanda (17%), la contaminación del agua (14%) y la disminución de la oferta (12%). 

Uno de los sucesos más sonados durante los últimos años fue la crisis social en El Melón, en el centro del país, donde el auge del sector minero y del cultivo del aguacate dejaron sin agua a la población. 

El mismo estudio señala que es necesario “cambiar el actual enfoque y generar nuevas formas de gestión del agua”. Y añade: “Chile debe cambiar la tendencia e iniciar una transición hídrica, reconociendo los problemas y limitaciones que ponen en riesgo nuestro propio desarrollo”. 

La Región Metropolitana de Santiago no es el primer caso. La comuna de Los Nogales en la región de Valparaíso tuvo que implementar en febrero de 2022 un racionamiento del agua potable entre sus habitantes.


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews